Torta sin horno de queso con frambuesas

128.1K
Torta sin horno de queso con frambuesas
128.1K

Si te gusta mucho cocinar y eres un amante de los postres dulces, pero no tienes horno o mucho tiempo para dedicarle a tus platos favoritos, este pastel de queso y frambuesas sin cocción va a encantarte.  La combinación del queso con los frutos rojos es un clásico que queda muy bien y le gustará a la mayoría de los comensales con quienes lo compartas. 


Este cheesecake es excelente como postre, ya que además de ser liviano, estarás incorporando en una preparación dulce todas las propiedades de las frambuesas. Estas pequeñas frutas son ricas en vitamina C, antioxidantes y ayudan a depurar el organismo de sustancias tóxicas.

Si te gusta esta receta, quizás quieras probar también el crumble de frutos rojos o estos ricos cuadraditos de yogurt con frambuesas.


Ingredientes

Para la base:

- 30 galletas tipo María

- 125 gr de mantequilla derretida

También necesitarás papel antiadherente para hornos y un molde desmontable para tortas.

Para el relleno:

- 500 gr.de queso Quark tipo alemán (queso fresco) o queso crema (preferiblemente bajo en grasas)

- 2 sobres de azúcar vainillado o extracto de esencia de vainilla

- 150 gr de azúcar

- 6 láminas de gelatina sin sabor o cantidad en polvo necesaria para gelificar 500 ml

- 200 ml de nata líquida para montar 

Para la cubierta:

- 500 ml de gelatina para gelificar 

- 50 ml de jugo de manzana

- 250 ml de agua

- 4 cucharadas de azúcar

- 350 gr de frambuesas 

Preparación

Preparación

Base:

1. Tritura las galletas con una procesadora o licuadora.

2. Coloca las galletas trituradas en un recipiente y mezcla bien con la mantequilla derretida.

3. Coloca papel antiadherente para horno en el molde para tortas y vierte dentro la mezcla de galletas.

4. Aplasta con ayuda de un vaso o palo de amasar para cubrir todo el fondo.

Relleno:

1. Remoja la gelatina en un recipiente.

2. Monta la nata líquida (o crema de leche).

(Para montar nata debe estar bien fría y debes batir a velocidad máxima hasta que comience a espesar y luego continuar a poca velocidad unos segundos). 

3. En otro recipiente, mezcla el queso tipo alemán (queso fresco o queso crema) con el azúcar y la vainilla hasta que el azúcar se haya disuelto completamente.

4. Calienta un poco de agua y agrégale la gelatina. Vierte encima parte de la mezcla de queso para templarla. Luego, añade el resto y mezcla bien.

5. Agrega con una espátula la nata montada en tandas y mezcla de manera envolvente.

6. Vierte esa mezcla homogénea y brillante encima de la base de galletas y refrigera entre 4 y 6 horas.

Cubierta:

1. Remoja la gelatina para ablandarla. Luego calienta el jugo de manzana, el agua y el azúcar y cuando estén calientes agrega la gelatina. ¡Cuidado!, no debe hervir.

2. Cuando el relleno de queso haya cuajado, cubre toda la superficie con las frambuesas y luego con la mezcla de gelatina. 

Deja reposar una hora en la heladera, ¡y luego disfrútalo!

Fuentes:
Comentarios