Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

8 objetos asquerosos que nunca deberías compartir ni con tu mejor amigo y por qué

Compartir está muy bien, pero hay algunas cosas que deberías evitar para cuidarte a ti y al otro.

Entretenimiento

8 objetos asquerosos que nunca deberías compartir ni con tu mejor amigo y por qué

Compartir está muy bien, pero hay algunas cosas que deberías evitar para cuidarte a ti y al otro.

Celeste Wagner

04/06/2018

Compartir es un valor que aprendemos desde pequeños, y está muy bien porque es parte de tener empatía y no ser apegado a las cosas materiales. Pero no todo hay que tomarlo tan al pie de la letra. Algunas cosas no es conveniente compartirlas; no de mala voluntad, sino porque podría tener un riesgo para tu salud, y pasar de ser una buena acción, aun dolor de cabeza. 

¿Cuáles son las 8 cosas asquerosas que no deberías compartir ni siquiera con tu mejor amigo? 

[Lee también:  Un asqueroso experimento viral que te hará dar cuenta de la importancia de lavarte las manos]

1. Jabón

Al usar el jabón, inevitablemente le quedan adheridos microorganismos de la piel que al entrar en contacto con otra pueden provocar infecciones, hongos, afecciones dérmicas u otros problemas. Es mejor que cada persona use su propio jabón; más aún si puede ser casero y natural.

[Lee también:  Cómo hacer un jabón de aloe vera en tu casa]

2. Toallas

Algo que puede parecerte muy normal, puede llevar un riesgo que no estás viendo. Al quedar húmedas después de usarse, las toallas son un ambiente ideal para que crezcan hongos y otros gérmenes. Por eso, por el cuidado propio y de nuestro amigo/a o pareja, es mejor que cada uno use su toalla, la extienda bien luego de usarla, y la lave con frecuencia.

3. Desodorantes en roll on

Los desodorantes en roll on son muy buenos con el ambiente, a comparación de los que vienen en aerosol, pero es mejor que cada persona use el suyo personal, porque al estar en contacto con las axilas y la transpiración, pueden acumular bacterias y gérmenes.

4. Cepillo de dientes

Aunque no lo veas, los cepillos de dientes acumulan muchos microorganismos bucales en las cerdas. Por eso es mejor que cada persona tenga el propio, y lo limpie bien y con frecuencia para evitar llevar luego a la boca más suciedad.

[Lee también:  5 datos importantes que deberías saber sobre tu cepillo de dientes]

Además, en estos casos, donde puede haber contacto no intencional con sangre, la precaución debe ser aún mayor, para evitar otro tipo de contagios.

5. Bálsamos de labios

Es muy común compartirse bálsamos labiales entre amigas, pero aunque no lo veas, quedan adheridas partículas de piel muerta, bacterias e impurezas. Además, puede incrementar el riesgo de desarrollar herpes.

[Lee también:  Cómo hacer un bálsamo labial casero de chocolate y menta]

6. Afeitadoras

Las máquinas de afeitar son individuales, ya que además de acumular bacterias y hongos, pueden ser fuente de contagio de enfermedades de transmisión sanguínea.

7. Auriculares

Al estar en contacto con los oídos, los auriculares acumulan microorganismos y restos de cera. El estafilococo y los estreptococos son bacterias que suelen habitar en elementos como éste y generar infecciones e inflamación.

8. Aretes

Los pendientes o aretes pueden contagiar enfermedades sanguíneas o infecciones, por eso es mejor no compartirlos.


Otros

Salud

A esta mujer los senos no dejan de crecerle y ésta es la razón

Desde que tiene 8 años, sus senos no han parado de crecer. Aunque algunos pueden creer que esto tiene algo positivo, no lo tiene en absoluto.

Entretenimiento

Consejos para salir con alguien que dice no querer enamorarse

Si una persona se enamoró, y tuvo una mala experiencia, quizás le cueste mucho volver a confiar. Pero eso no quiere decir que sea imposible. 

Salud

¿Qué es el \"síndrome del copo de nieve\" y cómo saber si lo tienes?

Si sientes que eres más susceptible que los demás y tienes poco tolerancia a la frustración, puede que tengas el "síndrome del copo de nieve".

share