5 datos importantes que deberías saber sobre tu cepillo de dientes

Compartir
5 datos importantes que deberías saber sobre tu cepillo de dientes

Cepillar los dientes con frecuencia y después de cada comida es una buena forma de mantener la higiene bucal y evitar que ciertas bacterias maduren, previniendo enfermedades.


Pero, ¿cada cuánto es necesario cambiar el cepillo? ¿Cómo hay que limpiarlo correctamente?

[Lee también:  ¿Por qué tenemos mal sabor en la boca por la mañana? 5 posibles causas y cómo evitar cada una de ellas ]

Desde pequeños nos enseñan cómo cepillarnos, pero muchas curiosidades que no son tan populares rondan al utensilio con cerdas.

A continuación te contamos 5 datos que deberías saber sobre tu cepillo de dientes.


1) No todos los cepillos son iguales

Fuente: los40.com.mx

Más allá de los colores vistosos y las compañías que los fabrican, no todos los cepillos de dientes son para todo el mundo. Es necesario tener en cuenta el tamaño del mango y del cabezal en proporción a la boca del usuario que lo utilizará. Los cepillos más pequeños suelen alcanzar esquinas y rincones más profundos, logrando una mejor higiene. También se recomiendan aquellos con cerdas más suaves y flexibles para evitar lastimar las encías.

[Lee también:  Cómo eliminar la placa dental con estos dos tratamientos naturales ]

2) Vida útil

Fuente: OneSea

La vida útil de un cepillo de dientes es de unos 200 usos o tres meses si es utilizado con la frecuencia adecuada. No importa si a primera vista el cepillo luce bien, es importante cambiarlo. Una vez pasado ese tiempo, las cerdas comienzan a debilitarse y ya no limpian con la misma eficacia que lo hacían antes. También es importante tener en cuenta que las bacterias que removemos de nuestras bocas se van asentando en el cepillo.

Pero, para no generar tantos residuos plásticos puedes usar por opciones biodegradables que ya están en el mercado. 

3) Higiene del cepillo

Fuente: Clínicas Culmen

Si bien la vida útil promedio de un cepillo de dientes es de tres meses, durante ese tiempo también es importante mantenerlo limpio e higienizado. Una de las técnicas más comunes para desinfectar es remojar el cepillo en agua hirviendo por lo menos dos minutos. Pasado ese tiempo, se debe enjuagar en agua fría para que las cerdas recuperen su estado inicial.

También existen otros métodos de desinfección y limpieza, en los cuales se pueden utilizar bicarbonato de sodio, vinagre y hasta el propio enjuague bucal.

4) Opciones prácticas: cepillos de dientes masticables

Fuente: form.allabout.co.jp

Son comunes entre viajeros ya que no necesitan agua y suelen ser desechables. Al masticarlo, el cepillo libera dentífrico entre sus cerdas.

5) Error: mojar antes de lavar

Fuente: sumedico.com

No debemos mojar el cepillo con agua antes de cepillarnos. El cepillo de dientes es como una escoba, si se moja no removerá la basura correctamente. Lo ideal es utilizar el cepillo en seco y sin agua, así limpiará mejor.

¿Conoces algún otro dato para mejorar la limpieza bucal? ¿Utilizas el cepillo junto a otros instrumentos de higiene?

Fuentes:
Vix
Comentarios