¿Qué es la permacultura?

2.4K
¿Qué es la permacultura?
2.4K

Quizás escuchaste hablar de Permacultura, y te  suena interesante, pero no estás del todo seguro de lo que significa. En ese caso, a continuación podrás aclarar tus dudas.


Permacultura es un sistema de principios de diseño agrícolas y sociales centrado en la simulación o directamente en el uso de los patrones y las características observadas en los ecosistemas naturales. Se trata de un término genérico para la aplicación de éticas y principios de diseño universales en planeación, desarrollo, mantenimiento, organización y preservación del hábitat, apto de sostenerse en el futuro.

La Permacultura también es una red y un movimiento internacional de practicantes, diseñadores y organizaciones, la gran mayoría de los cuales se han desarrollado y sostenido sin apoyo de corporaciones, instituciones o gobiernos.

Este sistema tiene muchas ramas que incluyen, pero no están limitadas al diseño ecológico, la ingeniería ecológica, diseño ambiental, la construcción y la gestión integrada de los recursos hídricos, que desarrolla la arquitectura sostenible y los sistemas agrícolas de automantenimiento modelados desde los ecosistemas naturales.

El término permacultura (como un método sistemático) fue acuñado por primera vez por los australianos Bill Mollison y David Holmgren en 1978. En palabras de Bill Mollison: “Es la filosofía de trabajar con, y no en contra de la naturaleza; de observación prolongada y reflexiva, en lugar de labores prolongadas e inconscientes; de entender a las plantas y los animales en todas sus funciones, en lugar de tratar a las áreas como sistemas mono-productivos.”

La palabra (en inglés, permaculture) es una contracción, que originalmente se refería a la agricultura permanente, pero se amplió para significar también cultura permanente, debido a que se ha visto que los aspectos sociales son parte integral de un sistema verdaderamente sostenible, inspirado en la filosofía de la Agricultura Natural de Masanobu Fukuoka.

Desde sus inicios a finales de los años ´70, la permacultura se ha definido como una respuesta positiva a la crisis ambiental y social que estamos viviendo.

Los tres principios básicos de la Permacultura

Permacultura - principios básicos
Estos principios son instrumentos para una transición productiva de una sociedad industrial de alto consumo energético hacia una cultura sostenible.

David Holmgren ideó una ética de la Permacultura basada en tres principios fundamentales:

Ética 1: Cuidado de la Tierra: conservación del suelo, los bosques y el agua. Implica la provisión para todos los sistemas de vida para que continúe y se multiplique. Éste es el primer principio, porque sin una tierra sana, los seres humanos no podrían prosperar.

Ética 2: Cuidado de las personas: ocuparse de sí mismos, de los familiares, parientes y de la comunidad. Es la provisión para que las personas puedan acceder a los recursos necesarios para su existencia.

Ética 3: Repartición justa: es la redistribución de los excedentes (límites al consumo y a la reproducción). Reinvertir los excedentes de nuevo en el sistema para proporcionarlos a las dos primeras éticas. Esto incluye devolver los residuos al sistema para reciclarlos útilmente.

La tercera ética se refiere a la Compartición justa reflejando que cada uno no debe tomar más de lo que necesita.

Los 12 principios de diseño

permacultura - Los 12 principios de diseño
Cada pétalo de esta flor, es uno de los ámbitos de nuestra cultura que necesitan un rediseño.

A partir de estos principios éticos, Holmgren definió 12 principios de diseño de la Permacultura, enfocados en la teoría de sistemas. Sirven como guías generales para orientarnos dentro de la enorme complejidad natural y social a la hora de desarrollar un sistema sostenible:

1. Observar e interactuar. Tomando el tiempo necesario para involucrarnos con la naturaleza, podemos diseñar soluciones que se ajusten a nuestra situación particular. La naturaleza es un gran sistema complejo de interrelaciones del que podemos aprender para crear sistemas integrados en ella que nos beneficien.

2. Capturar y almacenar recursos. La riqueza actual en el mundo es estacional y se basa en el uso y derroche energético de fuentes no renovables que acabarán por agotarse, y en la degradación del entorno. Por lo tanto es necesario idear modos inteligentes y sustentables para la generación y almacenamiento de recursos que permitan el desarrollo de generaciones futuras. Como recursos se consideran tanto las fuentes de energía renovables como el agua, el suelo fértil o la biodiversidad.

3. Obtener un mejor rendimiento. Los sistemas que diseñemos deben producir frutos que garanticen la supervivencia de la comunidad aunque sin hipotecar el futuro. La productividad debe ser medida en terminos de producto real a partir del esfuerzo invertido.

4. Aplicar la autorregulación y acepta la retroalimentación. Comprendiendo cómo funcionan las retroalimentaciones en la naturaleza, tanto negativas como positivas, podremos diseñar sistemas que sean autorregulados, reduciendo el esfuerzo necesario para su gestión y manejo correctivo.

5. Usar y valorar los servicios y recursos renovables. Hacer el mejor uso posible de la abundancia natural para reducir nuestro comportamiento consumista y nuestra dependencia hacia los recursos no renovables.

6. Dejar de producir residuos. Encontrando un valor a cada recurso disponible y utilizándolos para integrarlos adecuadamente dentro de los ciclos naturales, el concepto de residuo deja de tener sentido.

7. Diseñar desde los patrones a los detalles. Observando la naturaleza y la sociedad desde una perspectiva más amplia se pueden detectar patrones o motivos generales que pueden utilizarse luego como columna vertebral de nuestros diseños, para luego implementarlos en los detalles.

8. Integrar más que segregar. Las conexiones entre los elementos son más importantes que los elementos mismos. En la naturaleza encontramos relaciones de muchos tipos entre las especies, tales como la depredación, el parasitismo o la simbiosis. Disponiendo los elementos adecuados en sus lugares adecuados se desarrollan relaciones de cooperación entre los elementos que mejoran y fortalecen el conjunto. 
Hay que tener en cuenta que:

* Cada elemento efectúa diversas funciones

* Cada función importante es soportada por varios elementos.

9. Usar soluciones lentas y pequeñas. Los sistemas lentos y pequeños son más fáciles de mantener que los grandes y rápidos, ya que hacen un mejor uso de los recursos locales y producen resultados duraderos.

10. Usar y valorar la diversidad. La diversidad reduce la vulnerabilidad a las posibles amenazas y saca partido al entorno único en el que reside.

11. Buscar los bordes y valorar lo marginal. En los bordes es donde se encuentra el mayor dinamismo y riqueza dentro de la naturaleza. Los interfaces entre tierra, agua y aire permiten intercambios constantes que facilitan la creación de condiciones adecuadas para el desarrollo de la vida.

12. Usar y responder creativamente al cambio. Se puede obtener un impacto positivo sobre los cambios inevitables o sobre una visión de futuro observando con atención e interviniendo en el momento oportuno.

En este video podrás conocer más sobre la Permacultura:

La Permacultura en el mundo

Por Melissa Olavarrieta
Voluntaria de La Bioguia

Fuentes:
Comentarios