Deliciosa torta de chocolate ¡sin azúcar ni leche ni harinas!

2
| Valoración de Usuarios:
328.0K
Deliciosa torta de chocolate ¡sin azúcar ni leche ni harinas!
328.0K

El momento del postre o el acompañamiento dulce suele ser uno de los mayores obstáculos al momento de optar por hábitos más saludables, ya que muchos de los alimentos dulces que solemos consumir contienen harinas y azúcares que dañan nuestra salud y generan adicción. 


Con esta receta podrás aprender a realizar un delicioso pastel de chocolate de manera sencilla sin recurrir a la harina ni al azúcar. Tampoco utilizarás lácteos, que muchas personas suelen excluir de sus dietas por intolerancia, lo cual lo hará más liviano y saludable.

Además, estarás agregando proteínas gracias a los garbanzos y los huevos, una alternativa para celíacos que, aunque parezca imposible, puede reemplazar la harina blanca refinada conservando un delicioso sabor. 

Ingredientes

-500 gramos de garbanzos cocidos
-2 tazas de chocolate negro para fundir (sin azúcar ni lactosa). Puedes utilizar también cacao en polvo. 
-4 huevos
-2 cucharadas de stevia o 100 gramos de miel
-1/2 cucharadita de levadura en polvo
-2 puñados de nueces picadas

Opcional:

-Canela
-Jengibre
-Esencia de vainilla
-Ralladura de naranja

Preparación

1. Antes de comenzar, precalienta el horno a 180º C.
2. En un recipiente, derrite el chocolate a baño maría.

3. Por otro lado, bate los huevos y añade los garbanzos. 
4. Procesa la preparación hasta lograr una textura fina. 
5. Añade el endulzante y la levadura en polvo. Integra bien. 

6. Agrega el chocolate fundido o el cacao en polvo y las nueces picadas. Revuelve. 
Si lo prefieres, puedes agregar canela, jengibre, esencia de vainilla o ralladura de naranja. 

7. Vierte la preparación en un molde lubricado con rocío vegetal y cocina en el horno durante 40 minutos. 

Para terminar, puedes decorar con cascaritas de naranja o un baño de chocolate derretido que lo hará aun más tentador. 

Mira cuán delicioso se verá listo tu pastel sin harina, ni azúcar, ni leche, para acompañar un desayuno o merienda con un té aromático de vainilla. 

Fuente:
Comentarios