Secreto japonés para eliminar las manchas del rostro

Compartir
Secreto japonés para eliminar las manchas del rostro

A menudo, especialmente si tienes una piel muy sensible, puede pasar que por algunas causas como el sol, la depilación, el acné u otras razones, aparezcan pequeñas manchitas. Puede que al consultar con el dermatólogo te diga que no son graves, pero a ti tal vez te resultan molestas a nivel estético. 


Para atenuarlas sin dañar tu piel puedes aplicar esta receta japonesa que asegura disminuir su aspecto en un mes, y para la que necesitarás muy pocos ingredientes que seguramente incluso ya tienes en tu casa. 

[Lee también: ¿Porqué a veces aparecen repentinamente hematomas en el cuerpo? ¡Préstale mucha atención!] 

¿Cuál es la clave de este secreto? El agua del arroz que tiene propiedades regenerativas y antioxidantes naturales que ayudan naturalmente a aclarar el cutis y proteger la piel. Mira aquí cómo usarla para las manchas. 





Ingredientes

  • Media taza de agua filtrada
  • Algodón
  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de miel
  • 3 cucharadas de arroz

[Lee también: Cómo quitar las manchas de la piel]


Preparación

  1. Cocina el arroz en el agua por aproximadamente 10 minutos. Cuela y reserva el líquido resultante.
  2. Una vez que enfríe, agrega la miel y la leche. 
  3. Aplícalo sobre la piel remojando el algodón en el líquido. 
  4. Deja actuar 20 minutos.
  5. Enjuaga bien. 

Repite esto una vez por semana.  Si percibes alguna reacción desfavorable, suspende el tratamiento. 

[Lee también: Elimina de forma fácil las manchas de la piel]

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Comentarios