¿Porqué a veces aparecen repentinamente hematomas en el cuerpo? ¡Préstale mucha atención!

Compartir
¿Porqué a veces aparecen repentinamente hematomas en el cuerpo? ¡Préstale mucha atención!

Las marcas negras y azules se asocian a menudo con los hematomas. Un moretón, o contusión, aparece en la piel debido a un trauma, como un corte o un golpe en una zona del cuerpo. Esta lesión causa la explosión de pequeños vasos sanguíneos llamados capilares.


La sangre queda atrapada debajo de la superficie de la piel, lo que causa un hematoma. Pueden ocurrir a cualquier edad y, mientras que es cierto que la mayoría de ellos son poco dolorosos y no conllevan un gran riesgo, existen varias causas que podrían provocarlos y que son más serias de lo que podrías pensar.

Hay tres tipos de hematomas según su ubicación en el cuerpo:

  • Subcutáneos: aparecen justo debajo de la piel.
  • Intramusculares: ocurren en los músculos subyacentes.
  • Periósticos: si tienen lugar en los huesos.

Los síntomas pueden variar muchos según la causa, aunque la decoloración de la piel es a menudo el primero. Si bien suelen ser negros o azulados, también pueden ser rojizos, verdosos, púrpura, marrones o amarillentos.

Si has notado en repetidas ocasiones la aparición de moretones sin causa aparente, es posible que necesites acudir al médico para descartar algunas condiciones.

¿Porqué a veces aparecen repentinamente hematomas en el cuerpo?

1.  Deficiencia de vitaminas


Una de las causas de la aparición de moretones repentinos en las piernas u otras zonas es una deficiencia de vitaminas. Por ejemplo, la falta de vitamina C puede provocar escorbuto, causando hematomas y hemorragias inexplicables. La vitamina K es necesaria para ayudar a coagular la sangre adecuadamente y prevenir estas dolencias. Varios estudios informaron que el ácido ascórbico (vitamina C) ayuda a fortalecer los vasos sanguíneos y evita que se rompan. Los suplementos vitamínicos se usan para ayudar a reducir estos hematomas repentinos en pacientes que padecen enfermedades de la piel. Además la vitamina K juega un papel importante en la coagulación de la sangre, lo que es más que recomendable para impedir la aparición de este tipo de manchas en la piel.

2. Trastornos hemorrágicos

Los trastornos hemorrágicos pueden causar grandes hematomas sin explicación alguna. Por ejemplo, la hemofilia y la enfermedad de Willebrand afectan a la capacidad de coagulación de la sangre y pueden causar un gran sangrado, además de moretones excesivos. Sin embargo, dichos hematomas no son el único síntomas de este tipo de trastornos. Además del exceso de manchas en la piel, los hemofílicos suelen tener hemorragias nasales inexplicables, un sangrado prolongado debido a cortes y rasguños menores, y las mujeres pueden sufrir períodos menstruales muy intensos.

3. Una exposición prolongada al sol

Aunque estar bajo el sol es necesario para ayudar al cuerpo a producir vitamina D, una exposición excesiva al sol puede dañar la piel y causar hematomas fácilmente. Además, las quemaduras solares pueden tardar mucho tiempo en curarse y sus efectos son duraderos, además del riesgo de cáncer de piel que conlleva. Si notas un sangrado anormal debajo de la piel después de una quemadura solar, no tardes en acudir a tu médico. Si tu piel muestra signos de un posible quemazón, como piel enrojecida, sensible al tacto y ampollas, te puedes aliviar un poco mediante algunos remedios naturales, como el aloe vera, la miel, la hamamelis o la avena.

[ También te puede interesar: 9 soluciones naturales para tratar los moretones ]

4. Envejecimiento

Las personas mayores tienden a sufrir hematomas fácilmente debido a los cambios en su piel a medida que envejecen. Esto hace que la capa protectora de grasa de la piel se vuelva más delgada, siendo más propensas a la aparición de moretones. Asimismo, también pueden ser menos estables con sus pies y chocar con objetos que frecuentemente causan moretones accidentales. Sin embargo, los médicos recomiendan que cualquier hematoma inexplicado en una persona mayor sea investigado para descartar otra condición más seria. El 90% de los hematomas ocurren en las piernas y los brazos, y raramente en el cuello, las orejas, las nalgas o las plantas de los pies.

5. Ejercicio intensivo

Ejercitarse excesivamente pueden causar moretones inexplicables en ciertas partes del cuerpo bajo estrés. Levantar pesas o un entrenamiento intensivo causa pequeñas roturas en los vasos sanguíneos debajo de la piel. Si notas que tienes hematomas después de haber hecho ejercicio, será mejor que sigas los siguientes pasos: Descansa la extremidad lesionada; usa hielo en la zona afectada sin colocarlo directamente sobre la piel; usa una venda compresiva para prevenir la hinchazón y la inflamación; y mantén en alto la zona dañada para evitar que llegue mucha sangre a la misma.

[ También te puede interesar: Usos y propiedades del árnica para la piel ]


6. Diabetes

Si padeces diabetes, puedes notar que te magullas fácilmente y que los hematomas duran más. Esto ocurre cuando la condición afecta a los vasos sanguíneos y causa una enfermedad vascular periférica. Además de los frecuentes hematomas en las piernas, la diabetes causa un aumento de la sed y la orina, pérdida de peso, náuseas y dolor abdominal. Aquellos que aparecen de forma inexplicable en las piernas, son un signo de una diabetes avanzada, es por eso que esta enfermedad se debe administrar adecuadamente. Tu médico podría recomendarte controlarla mediante una dieta estricta o varios medicamentos.

7. Infección viral

Las infecciones virales también pueden causar hematomas al azar en las piernas que no tienen explicación. Algunas provocan una afección llamada trombocitopenia que afecta a la coagulación de la sangre. Algunas infecciones virales que también causan moretones son la varicela, las paperas y la rubéola. Otras afecciones como el VIH, la anemia aplásica o la leucemia también pueden afectar a las plaquetas sanguíneas, lo que dificulta la coagulación de la sangre y provoca hematomas repentinos e inexplicables.

8. Enfermedad

Varias enfermedades auto-inmunes pueden ser la razón por la cual estás presentando hematomas fácilmente sin una razón aparente. Estos ocurren cuando el cuerpo produce anticuerpos que atacan a tus propios tejidos, en lugar de combatir las infecciones. El lupus puede causar hematomas y hemorragias excesivas; los medicamentos para tratar la artritis reumatoide también provocan moretones al azar. La vasculitis, que es la inflamación de los vasos sanguíneos, tiene a los hematomas como uno de los primeros síntomas. De hecho, puede causar cambios en la piel, como manchas rojas o moradas.

9. Cáncer

Algunos tratamientos contra el cáncer pueden afectar a las plaquetas sanguíneas, causando moretones y sangrados difíciles de detener. La quimioterapia causa hematomas al azar, además manchas púrpuras o rojas en la piel. Asimismo, un bulto o moretón raro que no desaparece en un seno podría ser un signo de cáncer de mama inflamatorio. Otros síntomas son senos sensibles al tacto, dolorosos, que se hinchan, pican o con secreciones de los pezones. La leucemia causa pérdida de peso, cansancio constante, infecciones recurrentes y un sangrado inexplicable, además de hematomas repentinos. Aunque es poco frecuente que los moretones sean un signo de una afección grave, van acompañados de muchos otros síntomas.

Hay que recordar que muchas veces no son un motivo de preocupación, pero si no se ha tenido ninguna lesión y aparecen repentinamente seguido, debemos estar atentos y acudir al médico para saber a qué se deben.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Comentarios