Este cráneo podría ser el eslabón perdido entre simios y humanos

Compartir
Este cráneo podría ser el eslabón perdido entre simios y humanos

El supuesto "eslabón perdido" es una de las obsesiones de miles de científicos y antropólogos alrededor del mundo: un ejemplar que deje ver con claridad cómo los simios evolucionaron hasta convertirse en homo-sapiens, y que compruebe al 100% la teoría de la evolución.


[También puede interesarte: Hallazgo en Jerusalén demuestra que uno de los pasajes de la Biblia fue real]

Descubierta en Kenia, los paleontólogos creen que al fin han encontrado una pieza faltante del rompecabezas que une a simios, chimpancés y gorilas con humanos: Nyanzapithecus alesi pertenece al grupo de los homínidos y su especie vivió en África durante más de 10 millones de años.



El craneo descubierto pertenecía a un bebé de un año apróximadamente

Origen africano

El descubrimiento en Napudet, Kenia, de un cráneo casi completo, revela cómo el antepasado común de todos los simios y de los seres humanos vivos pudo haber lucido.

[También te puede interesar: El descubrimiento de un diente fósil sugiere que los mamíferos migraron cruzando América] 

El hallazgo, anunciado en la revista científica Nature el pasado 10 de agosto, pertenece a un bebé que vivió hace unos 13 millones de años. La investigación fue realizada por un equipo internacional liderado por Isaiah Nengo de Stony Brook University, Turkana Basin Institute y De Anza College, Estados Unidos.

Entre los primates vivos, los seres humanos están más estrechamente relacionados con los simios, incluidos los chimpancés, gorilas, orangutanes y gibones. Nuestro antepasado común con los chimpancés vivió en África hace 6 a 7 millones de años, y muchos hallazgos fósiles han revelado cómo los seres humanos evolucionaron desde entonces.

El gran hallazgo

El espécimen infantil, llamado científicamente: KNM-NP 59050, pero apodado: Alesi, ("ales" significa ancestro en lengua turkana) se asigna a una nueva especie de Nyanzapithecus sobre la base de sus dientes permanentes no erupcionados, visualizados mediante imágenes 3D.

Este ejemplar no es adulto, sino que murió siendo un niño, probablemente de no más de 18 meses. Pero a pesar de su corta vida, el destino le tenía preparada tal vez una función importante en la historia, que recién se llevaría a cabo millones de años después.

El cráneo de Alesi es aproximadamente del tamaño de un limón, y con su hocico notablemente pequeño parece más un gibón bebé. "Esto da la impresión inicial de que es un gibón extinto", comenta Chris Gilbert de Hunter College, Nueva York. "Sin embargo, nuestros análisis demuestran que esta apariencia no se encuentra exclusivamente en gibones, y evolucionó varias veces entre simios extintos, monos y sus familiares".

Su conducto auditivo tiene un ectotímpano tubular completamente osificado, una característica que une a la especie con catarrinos coronados. A pesar de que se asemeja a algunos hilobátidos en los aspectos de su morfología y  desarrollo dental, no posee sinapomorfias hilobátidas definitivas. La evidencia combinada sugiere que los de la especie nyanzapithecines eran homínidos del vástago cerca del origen de los simios existentes.

Aunque la teoría de la evolución es aceptada prácticamente por toda la comunidad científica, son miles los científicos que trabajan para encontrar pruebas de cada tramo de la "transformación" de una cierta línea de simios, en los humanos que conocemos hoy. Con este hallazgo, están un paso más cerca.

Fuentes:
Comentarios