Estas son las razones que me hicieron dejar de comprar a las grandes corporaciones

Compartir
Estas son las razones que me hicieron dejar de comprar a las grandes corporaciones

Primero debo aceptar mi propia hipocresía que me hizo escribir acerca de los negocios locales. Hace unos meses me suscribí a Amazon Prime, pues además de ofrecer los libros a un precio que pocos pueden comparar, el envío inmediato y gratis me permitió comprar más novelas de las que podía imaginar.


Sin embargo, no ignoraba que mientras más dinero gana Amazon a partir de la venta de libros, más librerías cierran y al ser una empresa transnacional que domina gran parte del mercado en línea, sé que esto contribuye a que muchas pequeñas y hermosas librerías cierren ahora más que nunca.  


Poco después descubrí una relativamente nueva librería, llamada “La increíble librería” y caí de nuevo en la magia de pasar horas en los estantes, sin estar seguro de qué buscaba, pero siempre encontrando algo increíble.

No mentiré, aún tengo mi suscripción a Amazon Prime, pero sólo pido libros imposibles de conseguir en los sitios locales. Esa magia de conectarte con un libro de forma física me hizo ver que así puede ser con todo lo que tenemos en casa. Estas son otras razones para dejar a las grandes corporaciones y consumir local.  

Consumes menos

Increíble librería

Las grandes corporaciones venden todo a un precio menor pero de forma impersonal, por lo que muchas veces no aprecias lo que tienes. Pero al comprar un producto local (que suele ser más costoso, pero poco a poco los precios se están igualando a los de las corporaciones) tienes el trabajo de alguien en tus manos, lo aprecias más y te das cuenta que no necesitas cuarenta frascos de distintos tipos de mermeladas, con ese tienes más que suficiente.   

Sabes a quién le compras

Marika Vera

Una prenda de las empresas de Fast Fashion suele venir de Asia, donde miles de niñas son explotadas para trabajar y además se exponen a peligros como el derrumbe de su lugar de trabajo e incluso a padecer cáncer por los químicos tóxicos de su ropa. Consumir ropa hecha en tu país por lo general te deja saber quién la produjo y casi siempre se trata de una pieza de edición limitada o única en el mundo. Claro que no se trata sólo de la ropa sino de cualquier objeto que puedas comprar.  

Ayudas a tu comunidad

Mercado

El dinero se mueve de forma interna. Sí, muchos no se pueden dar el lujo porque el costo es mayor, pero se trata de una inversión a largo plazo. Mientras más personas consuman de forma local, los precios de esos productos bajarán y la economía, poco a poco, crecerá para beneficiar a todos.  

Creas comunidad

cervecería

El dinero que entra a esos negocios sirve para que siga a flote, pero muchas veces esas cafeterías, librerías o tiendas especializadas, sirven de foros para personas de la comunidad que tienen un interés en común. Mientras esos negocios prevalezcan, la comunidad tendrá un lugar en el cuál convivir.  

Generalmente es más saludable

pan integral

Casi toda la comida de las grandes corporaciones tiene algo malo o ni siquiera es lo que piensas. La leche, el chocolate en polvo, los cereales; todas esas cosas son sólo una parte de lo que en verdad tienen esos productos. Los comercios locales se aseguran de proveer sólo lo mejor y con el tiempo te darás cuenta que lo que antes consumías eran conservadores y azúcar refinada.  

Dale la oportunidad a los locales cercanos a ti, los comercios pequeños pueden ser un poco más costosos, pero tienen muchas virtudes que lo valen y, de nuevo, mientras más los consuman, más temprano sus precios se equilibrarán con los que nos venden en Internet, espectaculares y todos los supermercados.

Fuente:
Comentarios