Una tormenta solar barrió la atmósfera de rayos cósmicos y casi no nos enteramos

Compartir
Una tormenta solar barrió la atmósfera de rayos cósmicos y casi no nos enteramos

El pasado 16 de julio, un CME (eyección de masa coronal, por sus siglas en inglés) golpeó el campo magnético de la Tierra, provocando dos días de tormentas geomagnéticas y hermosas auroras meridionales.


La nube de tormenta solar también barrió algunos de los rayos cósmicos que rodean actualmente a la Tierra.

¿Qué significa esto?

Para averiguarlo, los estudiantes de Earth to Sky Calculus lanzaron un globo meteorológico espacial a la estratosfera horas después de que el CME llegara. Se detectó una disminución del 7% en los rayos X y los rayos gamma (dos trazadores de rayos cósmicos secundarios). Los monitores de neutrones en el Ártico y Antártico registraron reducciones similares.

Los rayos cósmicos bajaron después de la tormenta solar

A esta disminución se le llama una "disminución Forbush", nombre del físico Scott E. Forbush que lo describió por primera vez en el siglo XX. Dondequiera que vayan los CMEs, los rayos cósmicos son desviados por campos magnéticos dentro de las nubes de tormenta solar.

Como resultado, cuando la actividad solar es alta, la radiación cósmica alrededor de la Tierra es relativamente baja, una relación yin-yang que se mantiene a lo largo de todas las fases del ciclo solar.

Gráfico de radiación en la estratosfera desde 2015 hasta 2017

Actualidad

Últimamente, los rayos cósmicos alrededor de la Tierra se han intensificado a medida que el ciclo solar se hunde hacia el mínimo. El CME del 16 de julio invirtió esa tendencia, pero sólo por unos pocos días. La actividad solar ha vuelto a niveles bajos y los rayos cósmicos están en aumento de nuevo.

Los estudiantes de Earth to Sky Calculus seguirán monitoreando estas tendencias con vuelos regulares en globo del clima espacial sobre California y otros lugares del mundo.

Fuente:
Comentarios