¿Qué hay de peligroso en la leche de almendras?

Compartir
¿Qué hay de peligroso en la leche de almendras?

La leche de almendras ha resultado ser una alternativa para miles de personas de distintos círculos sociales. Fitness, veganos, diabéticos, intolerantes a la lactosa y otros más encuentran en la leche de almendras una variante a la animal. Y es que al ser libre de gluten, lactosa y colesterol es buena para la salud. También previene enfermedades cardiovasculares y es una rica fuente de vitaminas y minerales.  


[Lee también:  7 cosas buenas que pasan si comes 2 almendras al día]


leche de almendra

El lado oscuro de esta casi milagrosa bebida que en algunos sitios puede comprarse en el mercado, es que incluso tiene una alta cantidad de azúcar, el segundo ingrediente de la bebida después del agua. En realidad, la leche de almendra comercial solo consiste en cerca de un 2 % en almendras. Por si fuera poco, tal vez no tenga calorías, pero su contenido proteico también es bajo.  

[Lee también:  Este ingrediente podría estar dañando tu salud sin que lo sepas]

campo almendras

Sin embargo el principal problema de la leche de almendras es la cantidad de agua que se necesita para producirla. Se dice que para producir una semilla de almendra, se gastan entre cuatro y cinco litros de agua. Por lo que para una caja con 350 ml de leche de almendra que contiene cerca de 20 semillas, se utilizan 115 litros de agua.  

California es el principal productor de almendras en el mundo. Más del 80 % de esas semillas crecen en su tierra y con la creciente popularidad de esta leche, las reservas de agua están agotándose a un nivel alarmante. Se dice que es tal el gasto de agua que hay alteraciones en la tierra que hacen al Estado aún más vulnerable a los ya comunes terremotos de la región.  

leche de almendra

Las abejas también están sufriendo las consecuencias de la producción de leche de almendras. Ya es sabido que si nos deshacemos de las abejas, es cuestión de tiempo antes de que los humanos desaparezcan, pero la codicia por generar este alimento ha logrado que la población de abejas en California se reduzca hasta un 25 % en un solo año.  

Hacer tu leche de almendra casera es una opción viable, pero sin duda, también se debe regular la cantidad de agua que se utiliza para este producto, así como con el resto de los alimentos que a veces están dirigidos solo a una parte de la población.

[Lee también:  Leches vegetales: beneficios y cómo hacerlas]

Fuentes:
Moi
Comentarios