Una tortuga gigante aparece misteriosamente muerta en la costa catalana

Compartir
Una tortuga gigante aparece misteriosamente muerta en la costa catalana

Una tortuga de 200kg fue encontrada en Barcelona, era de la especie Dermochelys coriácea y su estado de descomposición impidió hacer estudios completos para determinar lo que lamentablemente ocurrió con ella.


[También te puede interesar:
Ven al primer bisonte salvaje en 250 años... Pero en lugar de conservarlo, lo baten a tiros]


La tortuga tuvo que ser retirada de la costa con una grua

El pasado martes 19, la tortuga perteneciente a la especie Dermochelys coriácea, de aproximadamente unos 200 kg fue encontrada en las costas del municipio de Calella, al norte de Barcelona, España.

Inicialmente, el cuerpo del reptil iba a ser trasladado a la Facultad de Veterinaria de la Universitat Autònoma de Barcelona para intentar esclarecer las causas de su muerte, pero finalmente y dado su avanzado estado de descomposición, ha sido directamente descartada como un residuo.

Según la ONG Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas (IAC/CIT); a la Dermochelys coriácea, también se le conoce como tortuga laúd o baula. “La tortuga baula es la única tortuga marina sin caparazón duro. Su nombre común en inglés significa “espalda de cuero”, lo cual hace referencia a la piel sin placas y suave, semejante al cuero, que la cubre.” Esta especie está calificada como “Vulnerable” por la UICN.

Esta tortuga se alimenta de medusas y es la especie que bucea a mayor profundidad y que tiene la distribución más amplia entre todas las tortugas marinas. Su buceo típico puede durar 15 minutos y aunque muy rara vez se extiende a más de 200 m de profundidad se han reportado buceos a más de 1000 m.

Casos similares

Según IAC/CIT, “La tortuga baula más grande de que se tiene registro es el de un macho capturado en Gales, Gran Bretaña hace 15 años, con un peso de casi 1,000 Kg. y una longitud de 305 cm. desde la punta de la cabeza hasta el final de la cola”.

No sabemos que pasó con la última tortuga hallada, y probablemente nunca lo sepamos porque el caso no será investigado por especialistas. Lo único que sabemos, es que es una lamentable noticia para una especie vulnerable, como tantas otras, que dañamos con actos que hacemos cada día sin pensar, como arrojar una simple botella a la basura, que luego terminará en el mar.

Fuentes:
Comentarios