¿Por qué la política está tan desvalorada?

Compartir
¿Por qué la política está tan desvalorada?

La política es hoy, para muchos, algo totalmente detestable. Corrupción, negociados, mentiras y falsas promesas aparecen asociados a ella de forma directa. La frustración, la decepción y la falta de credibilidad, también. Pero, ¿siempre fue así?


Como palabra, la política viene de la palabra "polis" que, en griego, significa ciudad. De ella deriva, a su vez, "politikos", que señala lo relativo a la polis y a sus ciudadanos. Es decir que, "politikos" es sinónimo de social. 

Entonces, más que ser una profesión o algo que permanece alejado del común de las personas que solo la recuerdan cuando hay elecciones o cuando toma luz un acto de corrupción de un funcionario, la política, en sí misma, hunde sus raíces en lo social y es ahí donde hay que ir a buscar su sentido. 

Fernanda Miño conoce esto desde cerca. Madre de cuatro nenas, esposa de Juan Carlos, militante social y catequista, nació en el barrio La Cava (Buenos Aires, Argentina) y habiendo tenido una vida para nada fácil, decidió que su camino era hacer, desde su lugar, un pequeño aporte para generar la transformación social que cree necesaria.

Con ese espíritu nació hace siete años Enbarriarte, un espacio creativo de contención para niños y adolescentes en situación de riesgo, que creó junto a su marido en el patio de su casa. ¿Por qué en el patio? Porque al crecer, las familias de los barrios como La Cava fueron construyendo dentro de los patios, y los niños y niñas se quedaron sin un espacio de juego.

Por eso, cuando con su marido lograron comprarse una casa pequeña y otra casilla detrás que tiraron abajo para armar su patio, Fernanda decidió compartir ese lugar de juego con otros chicos que no fueran solo sus hijas.

Al principio, Enbarriarte fue un lugar donde ir a pintar y jugar; pero fue creciendo y se sumó el apoyo escolar, las meriendas y los talleres, donde los chicos se encuentran con otros en un espacio de contención y cuidado.

“Nada es posible de transformar si no es a través de un vínculo”, explica Fer, madre del corazón de los chicos y chicas de su espacio, siempre dispuesta a escuchar, aconsejar, cuidar de quien enferme, o poner un límite cuando es necesario.

[Conoce más sobre Fer Miño aquí] 

La política como transformación social

Abrir el patio de su propia casa para generar un espacio de apoyo y encuentro dentro del barrio es, en sí, un acto político, tenga o no una bandera partidaria. Porque busca generar una transformación y plantea un proyecto para hacerlo.

Desde esa visión, Fernanda Miño se presenta hoy como candidata a concejal en el partido de San Isidro (Buenos Aires, Argentina). Su participación ya implica una transformación, porque le daría representación a uno de los sectores más marginados. "Hoy participo en política porque creo en la posibilidad de intervenir en las decisiones que tengan que ver con los sectores más postergados de San Isidro y poder, desde ese lugar, visibilizar problemáticas que no son conocidas por muchos vecinos", explica.

Por eso, ¿por qué nos obstinamos a seguir pensando en la política como algo detestable? 

"´Hacer Politica´ para mí es una responsabilidad, casi una obligación. Yo entiendo que para mucha gente es una mala palabra. Muchos han deshonrado esta tarea. Pero,
para mí, es un gran desafío poder mostrar que se puede hacer política con los mismos valores que vengo llevando adelante en mi trabajo social: el compromiso con el otro y la vocación por lograr una sociedad más igualitaria, con oportunidades para todos. Quiero poder sumar, que más vecinos, gente honesta, solidaria y trabajadora se involucre, y puedan colaborar en una mayor organización de los barrios. Siempre valoré a quienes plantean la política como espacio de construcción colectiva y participativa, y es eso lo que quiero poder impulsar", explica Fer, quien cree que sus raíces están en La Cava y que aún queda mucho por hacer para cambiar esa realidad en la que vive todos los días y que, sin embargo, muchos todavía desconocen.

¿Cómo ayudar?

Podés sumarte donando tu tiempo como voluntario en Enbarriarte, colaborando con recursos para la merienda, útiles, o desde un bono contribución. También, si eres parte de una empresa y estás buscando un proyecto solidario, Enbarriarte puede serlo.

Fb: @embarriartelacava
Web: http://enbarriarte.wixsite.com/lacava       

Fuente:
Etiquetas: Sociedad, política
Comentarios