Japón mata cientos de ballenas bebés y embarazadas por una misión "científica"

Compartir
Japón mata cientos de ballenas bebés y embarazadas por una misión "científica"

Con la excusa de una “investigación”, balleneros japoneses mataron a más de 300 ballenas en la Antártida. Pero esa no es la peor noticia; casi todas estaban preñadas.  


[También te puede interesar: Donald Trump elimina medidas de protección a los osos y permitirá engañarlos con dulces para cazarlos en Alaska]


Balleneros japoneses mataron a más de 300 ballenas en la Antártida

Contexto

La Comisión Ballenera Internacional junto a tribunales de justicia internacional ha condenado durante los últimos años la decisión unilateral de Japón de mantener la caza de ballenas. El país asiático hace caso omiso a estas condenas con la excusa de que la captura de cetáceos forma parte de las actividades científicas para el estudio de estos animales. Se sabe que las ballenas capturadas por los balleneros de ese país acaban en los mercados y restaurantes, con el beneplácito de la mayor parte de la población japonesa.  

Más de 300 ballenas muertas

A finales de marzo, tres balleneros japoneses regresaron al puerto de Shimonoseki tras haber cazado 333 ballenas en aguas del Antártico y cerrando la temporada.

La caza de ballenas es ilegal desde 1986, sin embargo, un vacío legal permite hacerlo si es por motivos científicos. Según fuentes oficiales, con este tipo de viajes se recogen datos sobre la población de ballenas y el ecosistema en el Antártico. Se sabe que el Gobierno busca restituir la legislación que permita la caza con fines comerciales.


Daños

Los balleneros japoneses terminaron con la vida de 333 cetáceos. 122 de las ballenas capturadas y luego asesinadas (el 96% de las hembras capturadas) estaban preñadas. Además, 114 de los cetáceos cazados eran crías o jóvenes.  

Son muchos los motivos por los cuales esta noticia es demoledora: por la cantidad de ballenas, por el hecho de que estuvieran a punto de dar a luz a muchas otras, y sobre todo, porque se disfraza una vez más de misión científica la cacería, que tiene como fin último la venta de la carne.

¡Difundamos para salvarlas antes de que sea tarde!

Fuente:
Etiquetas: ballenas, caza, japon
Comentarios