Este hombre de 126 años vivió en 3 siglos diferentes y su vida es casi un misterio

Compartir
Este hombre de 126 años vivió en 3 siglos diferentes y su vida es casi un misterio

Recientemente se conoció en Chile el caso de Celino, un hombre de 126 años, considerado hasta la fecha la persona más longeva viva. Su vida es un misterio, sin embargo, se ha ganado el cariño de sus vecinos.  


[También te puede interesar:
Noruega tendrá el primer hospital psiquiátrico sin medicamentos]  

Cuando Marta Ramírez decidió a los 63 años dar refugio en su casa a un hombre de 99 años sin hogar, no lo consideró una imposición a largo plazo. La casa del hombre se había incendiado, no tenía a nadie más y parecía frágil. "Tenía 99 años, no pensé que estaría mucho más tiempo", recuerda Ramírez.

Sin embargo, 22 años pasaron y él siguió viviendo allí. Ahora tiene 85 años y su invitado a largo plazo, Celino Villanueva Jaramillo, tiene 121 años, y muy probablemente sea el hombre más viejo del mundo.


Su tarjeta de identidad

Su vida

Nacido en 1896, un año después de Jorge VI, y cuatro años antes de la persona de mayor edad que figura en la lista Guinness, Nabi Tajima, Celino perdió su certificado de nacimiento en el mismo incendio que lo hizo indigente hace 20 años. Eso le da un tono de misterio a los primeros (pero muchos) años de su vida.

Pero la fecha de nacimiento en su tarjeta de identidad chilena es 1896, y nadie en Chile desde el Presidente y el Ministro de justicia (que personalmente entregó su tarjeta de identificación renovada en 2016) duda de su longevidad.

"Al revisar nuestros registros, Celino Villanueva Jaramillo nació efectivamente el 25 de julio de 1896, y todavía está vivo", dijo Jacqueline Salinas, una de las jefas del departamento de demografía de la oficina de estadísticas de Chile.

Celino y su cuidadora

En la actualidad

Ahora Jaramillo está casi 90% ciego debido a sus cataratas, 85% sordo y desdentado. Por eso ya nadie sabe nada de su vida, y es difícil entender lo que dice, aunque la familia que lo cuida lo hace cariñosamente.

Durante una visita del medio The Guardian, Jaramillo se sentó a la mesa, comiendo un poco de pan y queso. La conversación fue forzada debido a sus dificultades auditivas. No puede caminar sin una mano amiga, pero ocasionalmente irrumpe en la conversación, recordando cómo una tía le rompió el brazo cuando era un bebé y cómo el jefe de la tribu mapuche tenía muchas mujeres.  

Celino nunca se casó ni tuvo hijos.

Fuente:
Etiquetas: edad, longevidad
Comentarios