Cómo construir un recolector de agua de lluvia

Lu B. por
1
15.9K
Cómo construir un recolector de agua de lluvia
15.9K

Junto con el aumento de la población se incrementa cada vez más el uso de agua potable a nivel mundial. Recolectar aguas pluviales es un proceso sencillo que permite preservar el líquido que consumimos. Simplemente consiste en almacenar el agua de lluvia que cae en tanques para tenerla a disposición cuando sea necesario usarla.


El agua de lluvia no es apta para el consumo humano.
 En cambio, se puede utilizar para tareas que no requieren que desperdiciemos el agua potable, como regar las plantas o lavar los pisos. Con instalaciones más complejas, incluso se puede utilizar en el baño para el inodoro.

1. Reúne los materiales necesarios

Consigue un barril. También puedes comprarlo, pero es mejor conseguir uno usado para ahorrarse el gasto y reutilizar. Algunas compañías los usan para almacenar comida u otros productos y tal vez te puedan dar alguno que vayan a desechar. También puedes usar un tacho grande de basura. En cualquier caso, asegúrate de que pueda contener de 100 a 200 litros de agua.

Si decides conseguir un barril usado, asegúrate de que no haya sido utilizado para almacenar petróleo, pesticidas o cualquier otro tipo de sustancia toxica, ya que será imposible remover los químicos. Esto haría que el barril sea peligroso para tu salud.

Si planeas recoger mucha agua, consigue dos o tres barriles. Puedes conectarlos para que todos formen parte de un mismo sistema. Obtendrás así cientos de litros de agua.  

El resto de los materiales necesarios para fabricar el sistema de recolección
puedes conseguirlos en tiendas tales como una ferretería o un vivero.

Necesitarás

  • 1 llave para manguera estándar de 2.5 cm con roscas para tubos de 1.8 cm (para que puedas sacar el agua del barril)
  • 1 junta de 1.8 cm x 1.8 cm
  • 1 buje de 1.8 cm x 1.8 cm
  • 1 rosca de tubo de 1.8 cm con adaptador para manguera de 2.5 cm
  • 1 contra-tuerca de 1.8 cm
  • 4 arandelas metálicas
  • 1 rollo de cinta de teflón
  • 1 tubo sellante de silicona
  • 1 codo de bajante pluvial en forma de “S” (para pasar el agua del bajante pluvial al barril de lluvia)
  • 1 mosquitero de aluminio (para evitar que caigan hojas, insectos y otros desechos en el agua)
  • 4 a 6 bloques de cemento

2. Construye una plataforma para los barriles

Aplana la zona de al lado del bajante pluvial, que es el tubo de metal o plástico que va desde las canaletas del techo hasta el piso. Vas a necesitar reorientar el bajante hacia tu barril, así que tendrás que preparar una plataforma en un área próxima al lugar donde desemboca.

Primero, quita las piedras o desperdicios que haya en la zona. Si el suelo no es plano, agarra una pala y saca suficiente tierra como para aplanar el espacio que van a ocupar tus barriles.

Si tu bajante pluvial desemboca en una superficie de cemento, como la entrada del garaje o un patio con pendiente, construye una superficie plana apilando tablas de madera contrachapada en la parte menos elevada.

Si tienes más de un bajante pluvial en tu casa, escoge el que esté más cerca del jardín para que no tengas que mover tanto el agua cuando la vayas a usar.

Forma una capa de grava para obtener un mejor drenaje alrededor de los barriles de lluvia. Además, esto ayudará a que el agua se mantenga lejos de los cimientos de tu casa. Primero, debes cavar un rectángulo de 13 cm de profundidad en el área que aplanaste para poner los barriles. Luego, rellena con 1.2 cm de grava.

Salta este paso si tu bajante desemboca en una superficie de cemento.

Apila bloques de cemento encima de la grava. Colócalos de lado para crear una plataforma elevada para tus barriles. Debe ser lo suficientemente ancha y larga como para que quepan todos y queden a la misma altura. Además, debe ser estable para evitar que se vuelquen.

3. Coloca la llave y la válvula de desagüe

Taladra un hueco para la llave en un lado del barril. Hazlo en un lugar que deje suficiente espacio como para poner un balde o una botella debajo.

El tamaño estándar de las llaves es de 1,8 cm. Haz el hueco de este tamaño para que quepa bien. Si tienes una llave con otras medidas, perfora un hueco acorde a ellas.

Coloca sellante en el borde del hueco, tanto adentro como afuera del barril.

Pon la llave y únela a la junta. Usa la cinta de teflón para envolver los bordes con rosca. Así, lograrás un sellamiento más hermético y evitarás que el agua se derrame.

Pon una arandela en el borde con rosca de la junta e insértalo en el hueco del barril desde afuera. Pon otra arandela sobre el tubo desde adentro. Pon el buje para que fije la llave en su lugar.

Si tu llave es distinta, sigue las indicaciones para colocarla.

Haz una válvula de desagüe. Taladra otro hueco a unos cuantos centímetros de la parte superior del barril. El mismo debería ser de 1.8 cm o del mismo tamaño que el primer hueco que hiciste.

Coloca sellante en el borde del hueco, tanto en la parte de adentro como en la parte de afuera del barril. Pon una arandela en el adaptador de la manguera e introdúcela en el agujero desde afuera. Pon otra arandela en las roscas de adentro, coloca un poco de cinta de teflón y coloca una tuerca para ajustar todo. También puedes poner una manguera directamente sobre la válvula.

Si quieres agregar otro barril, tendrás que hacer un tercer hueco. Hazlo a la misma altura que la llave, pero varios centímetros hacia un lado. Luego haz un hueco de 1.8 cm en el segundo barril a la misma altura que en el primero. Pon los adaptadores de manguera en los huecos de ambos barriles tal como se describió antes. Repite estos pasos por cada barril que desees incorporar.

4. Monta el sistema de recolección

Conecta el codo al bajante pluvial. Decide cómo hacerlo poniendo el barril en la plataforma que armaste anteriormente. Debería quedar lo suficientemente cerca como para que puedas conectarlo con el codo.

Haz una marca en el bajante a 2.5 cm por debajo de la altura del barril. Tendrás que unir el codo al bajante para que el agua desemboque en el barril. Corta el bajante con una sierra para metales. Fíjalo con tornillos y asegúrate de que queden bien apretados.

Mientras estés midiendo y ajustando el codo en el bajante, asegúrate de que el borde del codo desemboque dentro del barril para que no derrames nada de agua. No es suficiente que quede por encima.

Conecta el barril al codo. Si el barril tiene tapa, usa la sierra para cortar un hueco lo suficientemente largo como para que el borde del codo quede adentro. Cubre el área alrededor del hueco con el mosquitero metálico.

Pon un filtro encima del bajante para evitar que las hojas y otros desechos taponen tu sistema de recolección de agua.

Conecta los barriles adicionales. Si tienes más barriles, ponlos en la plataforma y conecta porciones de la manguera a las válvulas.

En un departamento

Si vives en un departamento, no tendrás espacio para ubicar barriles. Pero esto no significa que no puedas recolectar el agua de lluvia. Simplemente coloca algunos recipientes en tu balcón en la zona donde reciban más agua. Si tu balcón tiene techo, probablemente será cerca de la baranda.

Puedes reutilizar envases de plástico o vidrio que tengas en tu hogar. Sólo asegúrate de limpiarlos bien antes de usarlos. También es importante que tengan tapa, ya que el agua estancada se llenará de mosquitos. En las regiones con dengue, esto es especialmente importante. Ni bien se llene el recipiente, deberás taparlo.

Fuentes:
Comentarios