Cargador solar USB

Lu B. por
0
9.1K
Cargador solar USB
9.1K

Cargador solar USB

Además de ser ecológico, este cargador solar USB de bajo costo es muy práctico para quienes suelen quedarse sin batería en sus dispositivos, como celulares, GPSs o e-readers.  Funciona con un panel solar que carga las pilas del circuito, aunque tiene la potencia suficiente como para poder cargar un dispositivo directamente con la energía del sol.

Es pequeño, de modo tal que se lo puede transportar fácilmente.  Podés cargar las pilas durante el día y llevar la cajita con vos. También te puede resultar muy útil si vas de campamento, o para dejarlo en la oficina y usarlo cuando te olvidás el cargador.

Materiales

  • Soldador
  • Taladro
  • Pistola de pegamento caliente
  • Pelacables
Partes:

  • Convertidor DC-DC (de corriente directa a corriente directa más intensa) con puerto USB
  • 2 portapilas AA
  • 2 pilas AA recargables
  • 1 diodo 1N914
  • Conector hembra de 2.5 milímetros
  • Conector macho de 2.5 milímetros con cable
  • Panel solar de 5V o más con una intensidad eléctrica mayor a 200 miliamperios
  • Una latita metálica con tapa u otro recipiente que te guste
Paso 1: Pelá el cable

Si mirás el cable del conector macho de 2.5 milímetros, vas a ver que hay dos cables pegados. Uno es todo negro y el otro tiene una tirita blanca. El que es todo negro, es el negativo. El otro, es el positivo.

Para dividirlos podés usar una tijera o un alicate. Separalos sólo un poco, de lo contrario vas a tener dificultades más adelante. Después, usá un pelacables para pelar un pedacito de los extremos de cada uno.

Paso 2: Soldá los cables y pegalos

SPaso 2oldá los cables en sus respectivos lugares sobre el panel solar. El negro en el negativo y el que tiene blanco, en el positivo. Nuevamente, recordá no separarlos más de lo necesario.

Una vez que se enfríe la soldadura, cubrila con una capa gruesa de pegamento usando la pistola de pegamento caliente. Esto servirá para asegurar los cables en su lugar. También podés usar cinta aisladora, aunque el pegamento es mejor.

 

Paso 3: Perforá la lata

Sin importar cuál sea el recipiente que uses, vas a necesitar hacer algunos agujeros. Podrás perforar cualquier lata usando un taladro con una mecha común para agujerear madera de un tamaño similar al del conector hembra de 2.5 milímetros. También podés empezar con una mecha más chica e ir agrandando el agujero. Para ayudarte a sostener el recipiente, podés usar una prensa.

Es importante que tengas mucho cuidado al perforar. Si presionás demasiado, la lata se doblará y perderá su forma. Lo mejor es hacerlo de a poco y suavemente.

Una vez que hayas hecho el agujero, probá si entra el conector hembra. Si no cabe, podés agrandar el hueco usando una mecha más grande o una lima.

Paso 4: Cortá una abertura para el puerto USB

Hay dos maneras de hacer esto. La más sencilla es tomar las medidas del puerto USB, usar una tijera de hojalata para cortar la lata y doblar el pedacito recortado hacia adentro.

La otra opción es un poco más compleja, pero le da un mejor acabado al proyecto y te permite obtener una abertura que tenga exactamente el mismo tamaño que el puerto USB. Colocá el puerto sobre la lata y marcá su contorno. Después, usando un taladro, perforá dentro de las líneas que marcaste. Por último, dale forma al hueco con una lima. Si elegís esta alternativa, es conveniente que vayas revisando el tamaño del hueco con el puerto para no hacerlo demasiado grande.

Paso 5: Cortá los cables del portapilas

Cortá los cables a aproximadamente uno o dos tercios de distancia del portapilas. Luego, pelá los extremos de todos los cables, incluso los de los que cortaste.

 

 

 

 

Paso 6: Conectá el conector hembra

 

 

 

 

 

El conector hembra de 2.5 milímetros tiene tres lengüetas: la izquierda es negativa, la superior es positiva y la de la derecha no se utiliza. Ubicalo en la mesa de trabajo de manera tal que las tres queden de frente a vos. La porción sin lengüeta debe quedar apoyada sobre la mesa.

Tomá el trozo de cable negro que cortaste antes y conectalo a la lengüeta izquierda. En la del medio, conectá el diodo 1N914. Este tiene una banda negra en uno de sus lados que no se debe unir al conector, sino al cable rojo que cortaste anteriormente. Soldá en cada punto.

Paso 7: Conectá el conector hembra al portapilas

Uní los cables positivos (rojos) del portapilas con los del conector enroscándolos juntos. Hacé lo mismo con los negativos (negros).

 

 

 

 

Paso 8: Soldá el circuito USB

 

 

 

 

 

Buscá los puntos de la placa marcados como negativo (-) y positivo (+). Suelda en esos lugares. Para facilitar el trabajo, es conveniente doblar los extremos de los cables que enroscaste en el paso anterior.

Si tu circuito USB se parece al de la imagen, deberías remover ambos LEDs ya que no tendrán utilidad en este proyecto. También verás que hay un interruptor con tres posiciones sobre uno de los lados. Movelo hacia atrás, a la posición más alejada del puerto USB. Esto configurará el circuito en el modo de carga.

Paso 9: Poné un poco de cinta

Si estás usando un recipiente de plástico, puedes saltar este paso. Si optaste por una lata, seguí leyendo.

Colocá un poco de cinta aisladora en la parte de adentro de la lata donde ubicarás el circuito USB. Esto aislará la caja para evitar cortocircuitos. También deberías poner un poco debajo del conector de 2.5 milímetros. Podés usar otros materiales para hacer esto, como un sellador, pero con cinta es más sencillo.

Este punto es particularmente importante. Si la lata no está bien aislada, es posible que se genere un cortocircuito. Así, cuando lo enciendas, saldrá humo o sentirás olor a quemado. Si pasa esto, sacá las pilas lo más rápido posible.

Paso 10: ¡Probalo!

Colocá unas pilas comunes o recargables y probá si funciona la conexión. Si el circuito no funciona, revisá lo siguiente:

  • - ¿Las pilas tienen carga?
  • - ¿El circuito está armado correctamente? ¿El interruptor está en el lugar adecuado?
  • - ¿Está todo bien soldado?
  • - ¿Conectaste bien los polos negativos y positivos?
Paso 11: Pegalo

Primero, asegurate de que todo encaje en el recipiente. Enroscá el conector de 2.5 milímetros, colocá el portapilas y el circuito USB en su lugar. Si todo entra bien, pegalo con la pistola de pegamento caliente. También podés usar cinta bifaz.

Si usas pegamento, poné un poquito abajo del circuito USB. Presionalo y esperá hasta que se enfríe. Después, poné un poco más por encima y sobre las soldaduras. Esto ayudará a protegerlo y evitar cortocircuitos. Una vez que termines de hacer esto, colocá las pilas.

Recomendaciones

Si querés usar un panel solar de mayor capacidad, tené en cuenta que los paneles solares se clasifican según su máxima potencia de salida, no por la capacidad media que alcanzan, lo cual implica que probablemente nunca alcances la potencia indicada. Cuanto mayor sea el voltaje, menor luz solar necesitarás para cargar las baterías. Sin embargo, no es aconsejable usar una corriente mayor a los 400 miliamperios, ya que esto puede dañar las pilas.

Fuente: http://www.instructables.com/id/Heavy-Duty-Solar-USB-Charger-In-a-tin/?ALLSTEPS

 

 

Comentarios