Alerta por fiebre amarilla: recordamos cómo prevenirla

Compartir
Alerta por fiebre amarilla: recordamos cómo prevenirla

A fines de octubre,  San Pablo, la mayor ciudad de Brasil, cerró al público dos de sus principales parques naturales como medida preventiva para evitar un brote de fiebre amarilla, tras la comprobación de que un mono de una de las reservas murió víctima de la enfermedad.


Días más tarde, se comprobó que otros dos monos murieron este sábado en el Parque Anhanguera de la ciudad de San Pablo contaminados por el mismo mal. 

Esto reactiva las alertas por una enfermedad que parecía controlada. La Fiebre Amarilla es virus es endémico en las zonas tropicales de África y de América Central y Sudamérica, y si visitas esas zonas o vives en alguna de ellas, conviene recordar qué es y cómo prevenirla.

[También te puede interesar: Todo lo que deberías saber si vas a viajar estando embarazada]  


El virus de la fiebre amarilla es un arbovirus del género Flavivirus

¿Qué es? 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): “La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, hemorrágica, transmitida por mosquitos infectados. El término "amarilla" alude a la ictericia que presentan algunos pacientes.”

Los síntomas son: fiebre, cefaleas, ictericia, dolores musculares, náuseas, vómitos y cansancio.

Transmisión


El virus de la fiebre amarilla es un arbovirus del género Flavivirus transmitido por mosquitos de los géneros Aedes y Haemogogus. Las diferentes especies de mosquitos viven en distintos hábitats. Algunos se crían cerca de las viviendas, otros en el bosque, y algunos en ambos hábitats.

El periodo de incubación es de 3 a 6 días. Muchos casos son asintomáticos, pero cuando hay síntomas, los más frecuentes son: fiebre, dolores musculares, sobre todo de espalda, cefaleas, pérdida de apetito y náuseas o vómitos. En la mayoría de los casos los síntomas desaparecen en 3 o 4 días.

No se transmite de humano a humano o de otro animal a un humano de forma directa, sino que el mosquito, si pica a uno y luego a otro, actúa como vector.

La vacunación es fundamental para evitar la Fiebre Amarilla

Riesgo

Una pequeña proporción de pacientes infectados presentan síntomas graves, y aproximadamente la mitad de estos casos fallecen en un plazo de 7 a 10 días.

Las grandes epidemias de fiebre amarilla se producen cuando el virus es introducido por personas infectadas en zonas muy pobladas, con gran densidad de mosquitos y donde la mayoría de la población tiene escasa o nula inmunidad por falta de vacunación. En estas condiciones, los mosquitos infectados transmiten el virus de una persona a otra.

Hay 47 países de África (34) y América Central y Sudamérica (13) en los que la enfermedad es endémica en todo el país o en algunas regiones. Con un modelo basado en fuentes africanas de datos, se ha estimado que en 2013 hubo entre 84 000 y 170 000 casos graves y entre 29 000 y 60 000 muertes.

Prevención

Existe una vacuna contra la fiebre amarilla, que en muchos países es obligatoria cuando se va a visitar un área de riesgo. Además de eso, las medidas preventivas son similares a las de cualquier otra infección transmitida por mosquitos:

  • Usar repelentes;
  • Cubrirse con pantalones largos y camisas con mangas;
  • Evitar dejar recipientes con agua o que acumulen agua al aire libre, para que el mosquito no se reproduzca;
  • Antes de viajar a una zona de riesgo, buscar información y consultar con un médico.

Fuentes:
OMS
Etiquetas: Fiebre Amarilla
Comentarios