6 preguntas que si eres mujer alguna vez te has hecho

2.4K
6 preguntas que si eres mujer alguna vez te has hecho
2.4K

En cada paso de nuestra vida, las mujeres nos encontramos con procesos nuevos en nuestro cuerpo y nuestras emociones que queremos descifrar. Cada uno de ellos despierta preguntas y temores, pero a su vez esconde un cofre de secretos esperando por ser revelados. Y la buena noticia es que solo nosotras tenemos la llave. 


Pero, a lo largo de la historia, hemos perdido cada vez más el contacto con nosotras mismas, con nuestro cuerpo, nuestra sexualidad, nuestra sabiduría y nuestra salud.
 
Seguramente si eres mujer te preguntas constantemente muchas cosas en relación a estos aspectos. Y posiblemente no creas que la respuesta más segura ya la conoces; solo debes volver a recordarla.

Ha llegado, pues, el momento de volver de reencontrarnos con esos saberes que ya nos pertenecen, y despertar la magia de ser mujer. 

5 preguntas que si eres mujer alguna vez te has hecho

En esta nota podrás conocer 6 de las preguntas que seguramente si eres mujer alguna vez te has hecho, respondidas por Pabla Pérez San Martín, fundadora de “Ginecosofía”, un proyecto editorial y de investigación independiente nacido de la mano de dos jóvenes chilenos a partir de un viaje por Sudamérica donde descubrieron una multitud de saberes olvidados que podrían ayudar a la salud sexual y/o reproductiva de las mujeres.

Pabla, además, es autora del Manual Introductorio a la Ginecología Natural, una guía práctica para promover el autoconocimiento y cuidado de las mujeres y su salud. Y, junto con su equipo, ya llevan publicados dos libros y cuatro calendarios lunares que promueven el conocimiento de las mujeres entorno a sus ciclos y fertilidad; otro de los temas que aun sigue siendo tabú. 

¿Alguna vez te hiciste estas preguntas? 

https://www.facebook.com/pg/ludoelcometa/photos/?ref=page_internal
Imagen de El Cometa Ludo

1. ¿Por qué la mayor parte del tiempo que se oye hablar de la mujer se hace referencia a su cuerpo?

Las mujeres habitamos un cuerpo amordazado por la cultura, la moral y los cánones de belleza. Nosotras sabemos lo que es el abuso, el acoso, el sentirse un objeto en evaluación constante. Pero también, nuestro cuerpo es el principal espacio de lucha; tiene que ser descolonizado del ojo ajeno que lo administra, medica, censura y violenta.

Las mujeres todavía no sabemos que el mejor conocimiento sobre nosotras mismas solo podemos alcanzarlo nosotras. Es más: nos han hecho desconfiar de nuestra propia intuición y sabiduría.

Acercarnos a nosotras mismas sin temor significa recuperarnos. El cuerpo es la puerta para un cambio, comenzando desde afuera hacia adentro, donde hay que necesariamente sumergirse en un mundo abisal de sentir profundo para escucharnos. Es así como nosotras vemos que podemos construir el camino hacia el poder de nuestra propia sanación.

https://www.facebook.com/pg/ludoelcometa/photos/?ref=page_internal
Imagen de El Cometa Ludo

2. ¿Qué es la ginecología? ¿Hay otra alternativa “natural” para tratar nuestros problemas de salud?

La ginecología convencional es una especialidad de la medicina moderna. Desde la ciencia, el cuerpo es estudiado a partir de la enfermedad, a la par de un amplio listado de medicamentos listos para combatir nuestros padecimientos. Es así como hemos perdido muchos saberes. El caso más común es la sabiduría del parto, donde las mujeres teníamos poder, y lo hemos perdido.

El concepto de “ginecología natural” en un comienzo fue solo un manifiesto para invitar a las mujeres a conocerse y enfrentar la violencia gineco-obstétrica, pero con el tiempo comenzamos a promoverlo como un movimiento en el que las mujeres mismas sean las especialistas de su propia salud sexual.

Por eso creamos el concepto de “ginecosofía”, que significa “la sabiduría de la mujer”, también para alejarnos un poco del concepto “ginecológico”. Nuestra propuesta considera la recuperación de saberes populares y ancestrales en el cuidado y los procesos de sanación, así como la profundización en aspectos sociales, culturales, emocionales y alimentarios, para la recuperación de la salud.

Esto no significa abandonar la medicina alópata, sino aprender a usarla para que no terminemos siendo utilizadas por ella. Además, promovemos una salud comunitaria en la que las mujeres sean un puente para aconsejar y acompañar los procesos de otras mujeres en base a sus propias experiencias, como se hacía antiguamente. 

3. ¿Por qué la menstruación sigue siendo un tabú?

La menstruación es una temática social importantísima que sigue siendo un tabú, mientras que paradójicamente, la mitad del planeta sangra a diario.

Para la ciencia es un tema bastante despreciado y no forma parte importante de investigaciones médicas. Y, como si fuese poco, la industria comercial de ´esos días´ es altamente violenta y contaminante.

Por suerte, hoy en día aparecen cada vez más alternativas ecológicas, como copas y toallas higiénicas reutilizables para acompañar mejor nuestros sangrados y la ecología del planeta.

Por nuestra parte, hemos desarrollado una herramienta de trabajo para el autoconocimiento denominada “Serpiente Lunar”, un calendario que enseña a comprender el ciclo menstrual y sus fases y ayuda a registrarlo para facilitar el acercamiento y diálogo con estos movimientos energéticos y hormonales, que es uno de los primeros pasos para que deje de ser un tabú. 

5 preguntas que si eres mujer alguna vez te has hecho

4. ¿Por qué se dice que las mujeres somos “cíclicas”?

Las mujeres somos tan cíclicas como todos los procesos de la naturaleza y de la vida misma. Conocer la energía cíclica que transitamos es una gran herramienta terapéutica y de poder. Para estar conectadas debemos estudiar el movimiento hormonal que habitamos cada mes. Todos los cambios que vivimos durante nuestras cuatro fases (menstrual, preovulatoria, ovulatoria y premenstrual) son producidos por nuestras hormonas sexuales. Conocer cómo actúa cada una de ellas y reconocer nuestro comportamiento y deseos ante su acción en nuestros cuerpos y emociones es abrirse a un mundo lleno de recursos transformadores.

Las hormonas danzan con nuestras energías y con todos los estímulos externos ya que son muy sensibles a éstos. Por eso es tan importante revisar nuestras horas de sueño, la calidad de nuestra alimentación, el estrés y las relaciones, entre otros factores. Y también ir reconociendo las propias necesidades, aprendiendo a escuchar el cuerpo. En este camino de autoconocimiento, el calendario es una herramienta personal que puede ser de mucha ayuda. 

5. ¿Por qué muchas mujeres todavía sentimos vergüenza al querer consultar sobre nuestra salud sexual o reproductiva?

Las mujeres estamos atestadas de mitos y tabúes. Aun tenemos mucho miedo y vergüenza. Y el tema de las enfermedades en torno a la sexualidad es alarmante. Lo más común que veo es que solemos pensar que todo lo que nos afecta entre las piernas es un “hongüito”, cuando podría ser una inflamación pélvica grave o incluso una infección de transmisión sexual.

En estas situaciones, también se inician las malas prácticas de ocultar el padecimiento, dejarlo pasar hasta que se transforma en otro asunto más delicado o incluso tomar el camino de la automedicación con la receta prestada. Estas prácticas son muy comunes y todo por un asunto de desconocimiento y tabú social. Como consejo ante esto, creo que es súper importante el autoconocimiento.

Todos los consejos de cómo detectar y tratar situaciones sobre las que estar alerta son abordados en profundidad en nuestro libro, que es una guía con información sobre cómo alimentarnos, cómo usar las plantas para sanar, cómo detectar y tratar infecciones, cómo recocer signos de fertilidad, entre muchos otros conocimientos que hemos ido recuperando.

5 preguntas que si eres mujer alguna vez te has hecho

6. ¿Cuál es el mayor desafío que tenemos hoy las mujeres?

Las mujeres en Latinoamérica mueren en manos de la pobreza, de sus parejas, de abortos clandestinos, en definitiva, de la desigualdad... Tenemos en nuestras manos el gran desafío de autogestionarnos la salud a partir de un estudio profundo de nosotras mismas. Es nuestro trabajo recuperar las prácticas y memorias de nuestras ancestras olvidadas. 

También, es enorme la responsabilidad de generar instancias educativas transformadoras. Necesitamos profundizar, estudiar y también tomar los recursos de la ciencia para generar conocimiento. Esto es crear poder y, por ende, autonomía. 

Tenemos el desafío de luchar para que se implementen políticas públicas de salud que nos protejan y que no nos maltraten, el desafío de dejar de abortar clandestinamente, el desafío de romper con la moral religiosa que hace cinco siglos vino a imponerse y a saquear nuestro continente.
Para dejar de ser el territorio acostumbrado a perder, tenemos que partir por casa. Y recuperar nuestra cuerpo, nuestra Tierra, el agua que bebemos y el aire que respiramos. 

Si quieres conocer más sobre éstas y otras preguntas, en poco tiempo se estrenará el nuevo sitio www.ginecosofia.com, en el que podrás encontrar mucho material inédito de registros visuales, así como nuevas publicaciones y la agenda de charlas y presentaciones que se brindan en diversas ciudades y países de Latinoamérica.

¿Qué otras cosas te has preguntado?

Video producido por Manopropia

Fuentes:
Etiquetas: salud femenina
Comentarios