5 señales para saber que estás en tus días fértiles

Compartir
5 señales para saber que estás en tus días fértiles

Toda mujer debe conocer su cuerpo y su ciclo menstrual. Muchas mujeres creen que sólo deben conocer sus días fértiles cuando quieren quedar embarazadas, para aumentar las posibilidades de que esto suceda.


Sin embargo, conocer en profundidad el propio ciclo menstrual es algo esencial en cualquier caso. De hecho, también puede ser útil para prevenir el embarazo, no solo para conseguirlo.

[También te puede interesar leer: 4 cosas que nunca jamás deberías hacerle a tu vagina]

Además, conocer el cuerpo y las funciones del mismo permite detectar a tiempo desarreglos, que puedan ser síntomas de enfermedades. Finalmente, tener conocimiento acerca de cómo funciona el ciclo reproductivo es una manera de empoderarse en la sexualidad.

Estas son las señales que debes tener en cuenta para saber reconocer cuándo estás en tus días fértiles.


días fértiles

1. Calendario

Si tienes un ciclo menstrual regular, una de las maneras de más sencillas de saber si estás en tus días fértiles es mirar el calendario.

La ovulación sucede aproximadamente en la mitad del ciclo, es decir, el dia 14 (si tienes un ciclo de 28 días). Ten en cuenta que el día 1 del ciclo es el primer día de menstruación.

El período fértil tiene lugar entre 3 días antes y 3 después de la ovulación aproximadamente. Es decir, que los 6-7 días centrales del ciclo son tus días fértiles.

Si no tienes períodos regulares, el calendario no será una opción fiable.

2. Flujo vaginal

El flujo o moco cervical es un buen indicador del ciclo del período en el que nos encontramos. Es que en cada momento del ciclo se comporta de manera diferente.

[También te puede interesar leer: Cómo reconocer y cuidar tus fluidos vaginales, guardianes silenciosos de tu cuerpo]

Durante la ovulación específicamente, el moco cervical aumenta y cambia su consistencia. Se vuelve entonces más elástico, similar a la clara de huevo. Esto tiene una razón de ser: esto ayuda a los espermatozoides a llegar hasta el óvulo.
Si quieres observar la consistencia de tu moco cervical, puedes introducir el dedo en la vagina. Sino, también es posible tomar una muestra con papel higiénico, para comprobar su aspecto.

días fértiles

3. Posición de la Cérvix

Además del notable cambio en el flujo vaginal, la posición de la cérvix también cambia durante la ovulación.

Se trata de un órgano que funciona generalmente como un muro que evita el paso de los espermatozoides. En cambio, cerca de la ovulación la cérvix es blanda a la palpación, está más alta y suave, para dejar pasar a los espermatozoides.

[También puede interesarte: 8 datos que casi nadie conoce sobre la vagina]

4. Temperatura basal

La temperatura basal es la temperatura corporal cuando nos despertamos sin movernos de la cama.

Esta temperatura suele aumentar algunas décimas durante los días fértiles. Por eso, tomarse la temperatura basal todos los días y mantener un registro hará posible saber en qué momento del ciclo nos encontramos.

Eso sí, para que este método funcione, hay que tener en cuenta varias cosas. En primer lugar, la temperatura debe tomarse ni bien te despiertas, sin salir de la cama. Si debes levantarte para buscar el termómetro no sirve, por lo cual deberías tenerlo siempre en la mesilla de luz.

Además, debes llevar un registro diario de la temperatura basal, e idealmente hacerlo durante varios meses. Del análisis de esos registros lograrás determinar con bastante precisión cuándo son tus días fértiles.

días fértiles

5. Otros síntomas físicos

Hay otras manifestaciones que se pueden sumar a la lista de síntomas que pueden demostrar que estás en tus días fértiles.

No son tan claras como las demás, y no necesariamente tienen que aparecer en todas las mujeres, pero son comunes a muchas en el período de ovulación.

  • Dolor o calambres en el vientre: generalmente producto de la salida del óvulo del ovario y su avance por las Trompas de Falopio. 
  • Sensibilidad en los senos: Después de ovular, algunas mujeres dicen tener los pechos más sensibles y con un ligero hormigueo
  • Hinchazón abdominal
  • Aumento del deseo sexual:Tiene sentido si piensas que es una reacción primitiva, que tiene que ver con la supervivencia de la especie. 
  • Aumento del sentido del olfato y el gusto

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Comentarios