Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

5 poemas de desamor para dejar a esa persona para siempre

Poemas que te harán superar a un amor perdido, o por lo menos aceptar la despedida.

Entretenimiento

5 poemas de desamor para dejar a esa persona para siempre

Poemas que te harán superar a un amor perdido, o por lo menos aceptar la despedida.

Daniel Morales

26/02/2018

Aceptar que el amor termina es una de las cosas más tristes que existen. Puede terminar por muchas cosas: una decepción, una traición, un malentendido o lo peor de todo, simplemente porque el tiempo pasó y la relación perdió la magia

Existen mucho poemas que pueden ayudarte. Algunos te harán sentir peor en el momento, pero te brindarán una gran lección, otros te reconfortarán para que puedas seguir adelante, diciéndote que no todo está perdido, que hay una vida después de esta pequeña muerte. 

soledad

 Jaime Sabines - "Espero curarme de ti"

Espero curarme de ti en unos días. Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible. Siguiendo las prescripciones de la moral en turno. Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana? No es mucho, ni es poco, es bastante. En una semana se puede reunir todas las palabras de amor que se han pronunciado sobre la tierra y se les puede prender fuego. Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado. Y también el silencio. Porque las mejores palabras del amor están entre dos gentes que no se dicen nada.

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero cuando digo: «qué calor hace», «dame agua», «¿sabes manejar?», «se hizo de noche»... Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías, te he dicho «ya es tarde», y tú sabías que decía «te quiero»).

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo. Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras: guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura. No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana para entender las cosas. Porque esto es muy parecido a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

solo

Sor Juana Inés de la Cruz - "Del amor, puesto antes en sujeto indigno, es enmienda blasonar del arrepentimiento"

Cuando mi error y tu vileza veo,
contemplo, Silvio, de mi amor errado,
cuán grave es la malicia del pecado,
cuán violenta la fuerza de un deseo. A mi misma memoria apenas creo
que pudiese caber en mi cuidado
la última línea de lo despreciado,
el término final de un mal empleo. Yo bien quisiera, cuando llego a verte,
viendo mi infame amor poder negarlo;
mas luego la razón justa me advierte que sólo me remedia en publicarlo;
porque del gran delito de quererte
sólo es bastante pena confesarlo.

Nahui Olin - "Cuatrocientas doce lunas sin ti"

La última vez que te vi, traías sobre los hombros dos rocas pesadas y encarnadas, tu pecho ya no era multicolor y en las manos te colgaban setenta y cinco mentiras que yo inventé, que dije que promulgaste con la intención de quedarme otro ratito.

La última vez que te vi, que te vi de verdad, y eras aquel que amé, llegabas demorado y con premura; azorado caminabas sobre el pasto, incrédulo de tu suerte.

La última vez que te vi ya no volabas, mas andabas con un aire extranjero. Me preguntaste quién era yo y mi respuesta  no correspondía con la mujer que tú amabas.

Ya no importa, después de aquella vez te vi otras tantas, pero ya no igual, ya no como quien halla un oasis en el desierto.

Te vi desierto, deshabitado y extraviado.

No, después de esa última vez ya no te he vuelto a ver.


perdida

Rupi Kaur - "Pensabas que yo era una ciudad" 

¿Pensabas que yo era una ciudad
lo bastante grande para fugarte un fin de semana?
soy el pueblo que la rodea
aquél del que nunca has escuchado
pero por el cual siempre viajas
aquí no hay luces de neón
ni rascacielos ni estatuas
pero hay un trueno
que hace temblar los puentes
no soy carne callejera soy jalea hecha en casa
tan espesa como para cortar lo más dulce que tus labios hayan tocado
no soy sirenas policiacas soy el crujir de una chimenea
yo podría incendiarte y tú no podrías arrancar los ojos de mípor
que me vería tan hermosa que te sonrojarías
no soy una habitación de hotel soy un hogar
no soy el whiskey que quieres
sino el agua que necesitas
no vengas con expectativas
no intentes hacer vacaciones en mí

soledad

Josefa Parra - "Cosas que no tendremos" 

Cosas que no tendremos:

Las mañanas de abril largas de amor y sueño.
Las tardes de noviembre con lluvia interminable.
Las noches del verano tercamente estrelladas.
Todas las madrugadas dulcísimas de otoño.

Cosas que me he perdido:

No sabré del sabor de tu boca dormida.
No acunaré a tus hijos. No beberé tu vino.
No lloraré contigo viendo ningún ocaso.
No me amanecerá tu vientre entre las sábanas.

Tengo todo un tesoro de lagunas y ausencias,
un muestrario completo de páginas en blanco.

¿Qué otro poema te ayudó a superar el desamor?


Otros

Entretenimiento

15 fotografías que te harán enamorarte de la humanidad una vez más

La humanidad es increíble.

Entretenimiento

Ésta es la diferencia entre amar y querer que nos enseñó El Principito

En "El Principito", Antoine de Saint-Exupéry crea un diálogo entre el pequeño personaje y la rosa que podría darnos algunas claves para entender la diferencia entre amar y querer de una forma muy dulce. 

Entretenimiento

La historia de amor entre un joven de 19 años y una mujer de 72

Una pareja estadounidense con 53 años de diferencia se casa luego de dos semanas de conocerse. ¿Es amor?

share