17 sorprendentes usos del almidón de maíz (maicena)

Lu B. por
0
100.8K
17 sorprendentes usos del almidón de maíz (maicena)
100.8K

La maicena, también llamada almidón de maíz, suele emplearse para hacer masas o espesar sopas. Sin embargo, su utilidad no se agota en la cocina, sino que también se la puede emplear en diversos lugares de la casa para resolver asuntos cotidianos. Incluso sirve como producto de cuidado personal. 


1. Quita manchas de tus alfombras


Si derramaste comida sobre tu alfombra, puedes remover la mancha de grasa o aceite rociando un poco de almidón de maíz sobre ella. Deja reposar por 20 minutos y aspira. Verás que la mancha habrá desaparecido.

2. Haz que los pisos de madera dejen de chirriar


Coloca un poco de almidón de maíz sobre las tablas del piso que chirrían cuando caminas sobre ellas. Luego, barre para quitar el exceso. Así, introducirás el polvo entre los recovecos y la madera dejará de hacer ruido.

3. Lustra objetos de plata


Forma una pasta de almidón de maíz y agua, y cubre con ella tus objetos de plata cuando ya no se vean brillantes. Espera a que la mezcla se seque, quítala con un paño seco y lustra.

4. Quita el exceso de cera en los muebles de madera


Luego de colocar cera sobre tus muebles de madera, rocíalos con un poco de almidón de maíz y lustra. Así podrás limpiarlos con mayor facilidad. Este método también funciona para lustrar automóviles.

5. Limpia las ventanas


Mezcla una cucharada de almidón de maíz con el jugo de medio limón, media taza de vinagre y media taza de agua. Coloca la preparación en una botella con atomizador y úsala para dejar tus vidrios relucientes.

6. Quita manchas de sangre


Mezcla un poco de almidón de maíz con agua para formar una pasta. Aplícala sobre la mancha y frota suavemente. Luego, deja que la prenda se seque al sol. Cuando esto suceda, quita el exceso de maicena con un cepillo. Repite el procedimiento hasta que la mancha desaparezca por completo.

7. Plancha la ropa


Diluye una cucharada de maicena en medio litro de agua para obtener un almidón casero. Coloca la preparación en una botella con atomizador y rocíalo sobre las telas antes de planchar, al igual que lo harías con los productos comerciales.

8. Quita manchas de grasa de la ropa


Primero, intenta absorber toda la grasa que puedas con un papel de cocina. Luego, aplica un poco de almidón de maíz sobre la mancha y déjalo reposar por aproximadamente 10 minutos. Al cabo de este tiempo, quítalo con otro papel de cocina. Frota la zona sucia con un poquito de vinagre blanco y lava la prenda como lo harías normalmente.

9. Remueve las manchas de tinta de la tela


Haz una pasta con almidón de maíz y leche. Aplícala sobre la mancha y deja que se seque. Cuando esto suceda, quítala con un cepillo y lava la prenda como de costumbre.

10. Desata nudos


Si tus cordones o lazos se enredaron demasiado, espolvorea un poquito de almidón de maíz sobre el nudo. Esto te ayudará a desatarlos con mayor facilidad.

11. Deja tus libros como nuevos


Hay quienes adoran el aroma de los libros viejos. Si no eres una de esas personas, puedes colocar un poco de almidón de maíz sobre las páginas, tal como se ve en la imagen. Esto eliminará el olor a humedad.

12. Prepara pintura para usar con los dedos


En una cacerola, coloca una taza de almidón de maíz y cúbrela con tres tazas de agua. Mezcla bien con una cuchara para que ambos ingredientes queden bien incorporados. Cuando esto suceda, lleva la preparación a fuego medio. Revuelve constantemente hasta que rompa hervor y se espese. Espera a que la pasta se enfríe y divídela equitativamente en varios recipientes. Para darle color, usa unas gotitas de colorante comestible. Los niños se divertirán con esta pintura para pintar con los dedos. 

13. Desodoriza tus zapatos


Si transpiraste mucho y tus zapatos tomaron mal olor, puedes hacer que huelan bien nuevamente colocando un poco de almidón de maíz dentro de ellos. Deberás dejarlo reposar durante la noche. La maicena también se ocupará de absorber la humedad. Antes de volver a usar tu calzado, agítalo para quitar el polvo.

14. Alivia quemaduras solares


Si estuviste expuesto demasiado tiempo al sol, el almidón de maíz te ayudará a aliviar el ardor de la quemadura. Mézclalo con un poco de agua para formar una pasta y aplícala sobre el área afectada. Deja que se seque y quítala con agua tibia. Es importante que no frotes la herida, ya que esto irritará más la piel. La misma pasta sirve también para calmar la comezón ocasionada por las picaduras de insectos.

15. Haz tu propio talco


En un recipiente, coloca una taza de almidón de maíz. Sobre él, rocía algunas gotitas de un aceite esencial que te guste. Agita bien para mezclar. Usa la preparación sobre tu cuerpo del mismo modo que usas habitualmente el talco comercial.

16. Trata la piel grasa


Si la piel de tu rostro tiende a ser grasa, puedes usar un poco de almidón de maíz para controlarla y evitar que se vea brillante y oleosa. Solo deberás aplicarla directamente sobre tu cara. Procura no usar demasiado.

17. Alivia la dermatitis del pañal


Los bebés suelen desarrollar dermatitis como consecuencia del uso de pañales. Para aliviar la inflamación, puedes colocar un poco de almidón de maíz en su cola luego de cambiarlo. Otra opción es añadir un cuarto de taza de maicena al agua de baño del niño.


Importante:
Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Comentarios