Un lazo de esperanza que confirma que no hay límites para dar amor