• Av Federico Lacroce 3900, Buenos Aires, Argentina
  • duyos
  • 0
  • 11

Descripción

Shiatsu: es un tratamiento que estimula por medio de presiones y movimientos, el buen funcionamiento del cuerpo humano. Es un masaje originario de Japón, pero sus orígenes se remontan a 4000 años de antigüedad. La palabra SHIATSU significa presión digital pero se utilizan otras partes del cuerpo como: codos, rodillas, antebrazos, estiramientos y deslizamientos. Con el nombre de SHIATSU hay variedad de técnicas, de estilos, orientales y occidentales, actuando juntos como por ejemplo: las maniobras del maestro Tokujiro Namikoshi y del maestro Shizuto Mazunaga, ambos maestros japoneses. Pero todos los estilos están unidos por un principio en común: LA ENERGÍA (KI) en japonés, que es la fuerza que nos mueve. Esta energía circula por canales específicos llamados MERIDIANOS, sobre estos canales es donde el SHIATSU ejerce las presiones buscando restablecer el flujo energético, evitando estancamientos. Cada meridiano está ligado a un órgano, a una función psicológica, se puede actuar sobre los meridianos presionando los puntos que se forman llamados TSUBOS en japonés, esto sería realizar DIGITOPUNTURA o recorrer el trayecto. Para la medicina oriental el estado de salud depende del equilibrio de la circulación energética. Muchas veces por estado de stress el flujo energético es irregular y aparecen estados patológicos, en algunos lugares hay falta de energía por lo tanto en otros hay exceso. El SHIATSU es esencialmente preventivo, si la energía fluye no hay enfermedad, uno de los principios de SHIATSU es no trabajar en forma localizada (trabajar las piernas porque estas duelen es un error), ya que la causa puede estar en la zona lumbar. No hay que trabajar solamente los síntomas, hay que buscar la causa, se parte de la idea que el cuerpo es una unidad psicofísica (mente-cuerpo). Para diagnosticar es necesario conocer el estado emocional y actuar sobre todo el cuerpo. www.sebastianduyos.com

Esta página aún no ha hecho publicaciones en La Bioguía.
Comentarios