• Zona Sur/ Villa Celina
  • estefaniamollo
  • 0
  • 16

Descripción

LIBERALAVACA Bolsas para leches vegetales y germinados La germinación es un proceso natural que todas las semillas transitan en su viaje hacia convertirse en  una planta, proceso que permite que una semilla pase de la vida latente a la vida activa. Este es el momento de mayor poder y potencial disponible de la semilla, que pasa de estado durmiente a su activación y crecimiento.
Los seres humanos han estado consumiendo semillas germinadas desde tiempos antiguos por su alto nivel nutritivo y fácil preparación. Son ricos en enzimas, vitaminas, minerales, aminoácidos,  hierro, proteínas, clorofila, potasio, calcio y mucho más.  Poseen toda la energía, vitaminas y nutrientes que permiten que una pequeña semilla se transforme en una planta vigorosa. Cada germinado tiene su sabor y textura particular, algunos pueden tener un sabor mas picante, como los de cebolla, trébol  y  rábanos y otros sabor mas suaves como los de mung o lentejas. Consumir semillas germinadas es “comer vida de primera mano”, lo que significa incorporar vigor y energía regeneradora a todas las células del cuerpo. Comiendo alimentos vivos estamos mas conectados a la vida en general. La germinación es la expresión mas activa y fértil del gran potencial de creación de todo lo vivo. Las semillas germinadas son un alimento predigerido, lo que supone una economía energética para el cuerpo, al exigir menos esfuerzo al aparato digestivo.
Son esenciales para limpiar el cuerpo, regenerar tejidos, prevenir enfermedades y regular las funciones intestinales.

Son también una manera muy económica  y segura de tener en casa alimentos sanos y frescos de una forma muy sencilla!

¿De cuales semillas se pueden hacer germinados?

Aunque todas las semillas germinan, no todas las semillas se pueden consumir germinadas, bien porque las mismas semillas son tóxicas o porque la planta adulta es tóxica: por ejemplo las semillas de solanáceas no son comestibles (tomate, morrones  y otras de la familia , etc.) Las semillas mucilaginosas, esas que al estar en contacto con el agua generan como un gel (lino, berro, chía, mostaza, etc.) son algo mas complicadas de germinar, un truco es mezclar semillas mucilaginosas con semillas no mucilaginosas que tengan el mismo tiempo de germinación, mezcladas germinan mas fácilmente.
Se puede hacer  mezclas de semillas con tiempos de remojo y crecimiento parecidos, como por ejemplo: alfalfa, fenogreco y mostaza. Ademas de todos los beneficios que tiene germinar, es también una manera muy económica de tener en casa alimentos sanos.   Abajo podrán ver una tabla de varias semillas  y sus tiempos de germinación.

Esta página aún no ha hecho publicaciones en La Bioguía.
Comentarios