• Arroyo Reyes, 1282, Tigre, Argentina
  • De 17 a 22
  • Guadalupe Boado
  • 0
  • 0

Descripción

  La Residuoteca Algo de su historia, algo de su trasfondo 
 No podemos resolver un problema pensando de la misma manera que pensábamos cuando lo generamos”. Albert Einstein. 
 Este viaje no hubiese sido posible sin mi hija, Gigi, sin mi principal cómplice, Julieta Zamorano y sin mi familia natal.  Concretar la muestra en el presente formato fue posible gracias a TALLER HUMANO y a la asistencia especial de Soledad Iñesta, Sebastián Boado y todos los que colaboraron con el orden. A ellos se la dedico y agradezco su apoyo incondicional.
 
Síntesis La residuoteca es la evidencia de un proceso de reflexión sobre el estilo de vida que hemos construido en la inmersión de un sistema capitalista, que bajo el lema de encontrar soluciones para simplificar la vida de las personas hemos generado una complejidad en el ambiente y en nuestras vidas con problemáticas de difícil resolución. La residuoteca es la síntesis de un compromiso. 2005 fue un año pivot en mi vida, no pude sostener más las consecuencias de mi consumo. Mi hija, para ese entonces tenìa 8 años y me sentía impotente ante el mundo que le estaba dejando. En ese momento, decidí experimentar un comportamiento diferente al comúnmente establecido; no por simple rebeldía, sino en el afán de cuestionar mis propios automatismos. El gesto de tirar, soltar, de deshacernos de los objetos, como si a partir de ese momento ese objeto desapareciera, me cargaba de angustia. Yo sabía que ese objeto no desaparecería, se tornaría en tierra degradada, alimento que no alimenta, sustancias toxicas en el aire, desidia, caos, miseria en la riqueza. Me abrumaba el poco registro que tenemos y el poco valor que le damos, no solo a la materia; soporte principal de nuestra existencia; sino a nuestros pares, que han puesto energía en la extracción de los recursos, en la producción, el transporte, etc. Una alternativa a mí cuestionamiento hubiese sido salirme del sistema, volver a un método prístino de vida, o ser parte de una comunidad que se autosustente y se salga del discurso capitalista, del consumo desenfrenado, sin sentido y vacío. Creo que ese es el lugar hacia donde hay que apuntar, hacia ya vamos. Pero, mi contexto personal y familiar, me derivó hacia otro lugar. Porque, mientras por un lado avanzan las propuestas sustentables, por otro lado el imperio avanza por encima de ellas, a una velocidad que no estamos percibiendo, quedando nosotros como sociedad ocupando espacios que parecerían no dejar otra alternativa. Creo que entre todos, los que sentimos necesidad de cambiar, podemos contribuir, por diferentes vías, a develar lo que hay en el trasfondo de nuestro paradigma, con que llenamos nuestro espacio/tiempo, y a partir de ahí buscar nuevas alternativas.  Hemos llegado a un punto en el que tampoco queremos dejar atrás nuestros logros tecnológicos, que también nos han permitido avanzar en otras dimensiones de la existencia. Pero entonces, todo este conocimiento que hemos adquirido, esa experiencia y habilidad humana acumulada que nos ha permitido, entre otras cosas, por ejemplo, sintetizar plásticos para una distribución más ágil de productos; la podemos poner al servicio de la sustentabilidad de la vida humana, digna y justa para todos los habitantes del planeta. Poner nuestras cabezas y corazones para superar la alternativa vigente, sin la necesidad de desandar lo que hemos descubierto e inventado, sino en pos de que esa información sea nuestra aliada para diseñar un nuevo rumbo, un nuevo mundo.        
    Es dentro del sistema que hago mi aporte, vivo en carne propia la complejidad de resolver qué hacer con todo aquello que hemos producido. La residuoteca, es un signo de interrogación. No es una respuesta, es la pregunta que nos invita a reflexionar sobre nuestras elecciones, sus manifestaciones y repercusiones. La residuoteca anhela ser trampolín hacia un nuevo diálogo con nuestro mundo. Es así como decidí habitar ese nuevo comportamiento, el de no tirar, estando atenta a lo que implica y lo que significa recuperar el poder sobre mi ciclo de vida. Quise vivir en mi pequeña escala lo que “vive” el mundo. No han sido 10 años sencillos. Me he encontrado luchando con mi propia decisión. La basura se desborda, me desborda, invade, genera conflictos con mis propias elecciones y es atravesada por acciones y miradas de otros. Fue una tarea ardua, los residuos debían conservarse limpios y el espacio ser constantemente optimizado. El espacio es clave, un residuo mal gestionado es un espacio mal ocupado; es espacio que nos quitamos a nosotros mismos, es perder soberanía sobre nuestra vida.         
   Si bien es inminente la necesidad de reciclar los objetos ya generados, el reciclado fomenta la industria, o sea el consumo, y no siempre los mètodos y tecnologìas son ecologicos, por lo que no resulta ser la mejor opción, ya que se perpetúan hábitos que no son saludables. Por esto yo insisto que hay que trabajar en la reducciòn de residuos. En la residuoteca también se plasma la voluntad propia, es decir que hay mucho que podemos modificar desde nosotros mismos, sin aguardar que las decisiones sean tomadas por otros, sino generando hábitos que obliguen al mercado a tener otras conductas.
 
Criterio de clasificaciòn             La división y clasificación de materiales fue evolucionando a medida que pasaba el tiempo. Al principio era más general y cada vez se hizo más particular. Si bien hay 41 tipos de clasificaciones, dentro de cada una puede haber más. De más está decir que hay muchos criterios posibles para clasificar el material, dependiendo del uso que se le dará luego.             Yo he elegido, arbitrariamente, hacer clasificaciones tanto por material como por temas y por productos, dependiendo de las cantidades y de los volúmenes que ocuparan cada tipo de objeto. Por ejemplo, las bolsas pueden ser tanto de polietileno como de polipropileno. Si bien podría haber agrupado todas las bolsas juntas, me parecía relevante resaltar la cantidad de bolsas de compras que se acumularon, muy a mi pesar. El Polietileno de Alta densidad es utilizado para hacer envases resistentes, pero decidí separar los envases limpios de los de Aceite de motor, debido a que estos últimos contienen restos de aceite, hecho que complejiza su reutilización o reciclado.
   Donde está lo que no está?             Por supuesto, que lo que está acá no son todos los restos de lo consumido mi hija y yo. Julieta, sabiamente, le ha puesto el nombre de RESABIO a los restos que forman parte de la Residuoteca. En síntesis, es lo que ha quedado luego de haber transitado de la mejor manera posible, lo que yo llamo, las 6 Rs de consumo: Reflexionar, Rechazar, Reducir, Reparar, Reutilizar y Reciclar    
En que se transformaron algunos objetos?
Gran parte de ellos han sido utilizados de manera experimental como elemento constructivo.
 Vidrio El vidrio es silicio, por lo tanto es un material inerte que no contamina, obtenido del suelo y que triturado vuelve al suelo y se degrada sin perjudicar al mismo. Lo que se ve aquí es sólo una muestra, el resto fue triturado y lo he enterrado en un lugar controlado y específico en mi terreno. Las botellas de vidrio han sido utilizadas tanto por mí como por otros isleños en la construcción. Es un muy buen material aislante que puede ser incorporado en las construcciones de Barro. Es un material que deseo investigar en reciclado. Botellas PET: Las botellas PET (de gaseosas, agua mineral, etc) han sido utilizadas de diversas maneras, ya sea para la creación de ecoladrillos, como macetas o para hacer aislantes de piso. Muchas las he utilizado yo misma, otras han sido entregadas a organizaciones o persanas que las reciben.
La ropa y los textiles: La ropa en buen estado es regalada, la que tiene partes recuperables las he utilizado para hacer otras prendas o accesorios, en general bolsos y carteras, que solía vender. La ropa que está muy degradada, que no es mucha, fue enterrada en un lugar controlado, siempre que fuera algodón. También he recibido retazos de otras personas y de la industria.
 Las bolsas de plástico: Las bolsas de compra están casi todas, he utilizado mucho las bolsas de colores para hacer tejidos en telar, que luego utilizaba para hacer individuales o bolsos.
El papel y el cartón:
Generamos mucha cantidad de papel y cartón, se estima que entre un 30% y 40% de los residuos corresponde a papel y cart[on. Algo de él es utilizado para encender mi salamandra o fuegos en el exterior. Tengo aún una importante cantidad en casa con el que haré papel reciclado. He utilizado cartón para hacer una división de pared.
El Telgopor: Algo del mismo ha sido utilizado como aislante en un piso de 2,5mts x 2mts, aproximadamente.
  Restos de alimentos: Compostaje
Hueveras
: los últimos años los entrego al almacén.
Botellas de aceite de motor
: Los últimos años las he entregado a la YPF, quienes me garantizaron su gestión.


Esta página aún no ha hecho publicaciones en La Bioguía.
Comentarios