• Ubaque-cundinamarca, Bogotá, Colombia
  • Lunes a Viernes de 8:00 am a 6:00 pm
  • Andrea Giraldo
  • 0
  • 0

Descripción

Nuestro pequeño gran proyecto, busca apoyar y generar una transformación en la alimentación que actualmente consumimos. Es preciso retornar a la alimentación sana y saludable para el ser humano, que a su vez garantice el óptimo cuidado, respeto y desarrollo del suelo y de  los animales  que nos pueden proveer de excelentes alimentos. La industrialización de los procesos alimenticios nos han llevado a consumir casi que sin otra opción productos que si bien salen de nuestra querida tierra, están llenos de materias primas químicas que aceleran los procesos, disminuyen sus propiedades y no son benéficas para la salud a largo plazo. Adicional  las extremas condiciones de confinamiento que en el caso avícola se pueden evidenciar con  galpones donde se mantienen en jaulas o sueltas dentro del galpón 3 mil- 4 mil y/o más gallinas, lo que conlleva a manejar estrictos protocolos de sanidad que incluyen la implementación constante de fármacos antiestres para las gallinas, antibióticos, además del despique al que tienen que ser sometidas a temprana edad para evitar el canibalismo que genera el mismo encierro, entre otras condiciones y situaciones que no permiten que el producto que se origina de un proceso natural conserve la calidad y nivel nutricional que se obtiene si el manejo avícola se basa en el respeto del proceso y conservación de la función y producción natural que estas y todos los seres vivos podemos tener.
Sorprendentemente al estar libres y aprovechar su pastoreo hasta los bichos que se comen las gallinas tienen efectos benéficos que se reflejan en los huevos y en el campo como tal. Por todo lo anterior iniciamos nuestro apoyo y lucha por la transformación de la alimentación con uno de los productos que más consumimos desde niños. De paso invitamos a nuestros emprendedores del campo y campesinos a retornar a sus excelentes conocimientos y practicas sobre este y todos los campos de Colombia, los campesinos mujeres y hombres, son el motor de cualquier economía pero nos cambiaron la página y hoy las grandes industrias y sus procesos nos han convertido a todos en máquinas de producción en donde lo más importante no es más que el dinero.

Comentarios