¿Yoga con cerveza? ¡¿Qué es esto?!

Compartir
¿Yoga con cerveza? ¡¿Qué es esto?!

Hace solo dos años atrás, Berlín fue la ciudad que, una vez más, vio nacer otro estilo de "Yoga". Pero éste no es igual que los demás, es mucho más extraño y polémico: busca fusionar la práctica o técnicas de Yoga con tomar Cerveza. Según sus creadoras, ambas son terapias centenarias para el cuerpo, la mente y el alma; y esto ya se ha convertido en una moda que se expande rápidamente bajo el nombre de "BeerYoga"


En el "BeerYoga", las personas hacen el saludo al sol, respiran, estiran, pero también, y mientras tanto, beben cerveza. Pero, ¿esto puede seguir llamándose "Yoga"? ¿Acaso no va en contra de sus mismos principios?

Hernán Rodríguez Borgonovo, Director de Escuela de Hatha Yoga Dinámico señala que: "El problema actual que enfrenta esta práctica y filosofía milenaria oriental que es conocida como el “YOGA” es que cada vez más se está tergiversando el propósito y objetivo de la misma". 

Un poco de historia 

Durante miles de años, esta práctica oriental de exploración y desarrollo espiritual y de búsqueda personal conocida como "Yoga" fue conservada, cuidada y traspasada de forma oral y directa de un maestro a sus discípulos. Luego, alrededor del año 500 AC aparecieron los Yoga Sutras del Maestro Patanjali. Él fue el codificador del Yoga Clásico, que se caracteriza por la brevedad, condensando profundas enseñanzas en frases muy cortas, llamados sutras. Es a partir de allí que el Yoga comienza a tener una mayor sistematización. Si bien tanto las escuelas y linajes de yoga seguían manteniendo un cuidado por las enseñanzas y un cierto ocultismo, comenzó la expansión.

E año 1900 DC aproximadamente, es cuando los primeros maestros, swamis y gurús de distintos linajes yoguicos autorizados, comenzaron a viajar a occidente a transmitir las enseñanzas y herramientas universales que propone el Yoga. Hay que entender que las mismas son vastas y muy variadas, y que para los propósitos que fueron diseñadas se requiere de mucha disciplina y constancia.

El Yoga hoy: ¿cerveza sí o no?
 
"Hoy, cada vez más se conoce al Yoga como una forma nueva de Fitness y de “minfullnes” en la cual obtenemos beneficios y prosperidad física haciendo un gran reduccionismo del objetivo de la misma y así se pierden los principios de la búsqueda de un verdadero Yogui", explica Hernán; y agrega: "No somos quien para juzgar cuál es el verdadero Yoga, ni qué práctica es más respetada o reconocida, ni que escuela o estilo transmite con claridad estos principios que hablamos. Pero está claro que El Yoga, se fue adaptando cada vez más a las necesidades del occidente y hoy por hoy se ha vuelto un servicio de consumo masivo, en un mercado en auge y crecimiento, y por consiguiente, se ha desdibujado. Patanjali, hace más de 2000 años, reconociendo la naturaleza del Ser Humano, dio pistas y señales con sus yamas y niyamas y sus respectivas prácticas; porque está en el hombre el egoísmo, la avaricia y la búsqueda de poder y ambición, y el yoga sirve para regular y armonizar estas ignorancias y no transformar el Yoga en lo que no es". 

De acuerdo a la postura del Director de la Escuela de Hatha Yoga Diámico"Entendemos desde nuestra perspectiva, que si una persona disfruta de tomar una cerveza no hay nada de malo, no queremos ser dogmáticos o fundamentalistas en relación al consumo de alcohol, pero no comprendemos el objetivo de unir esta práctica con la ingesta de cerveza. De hecho, en nuestra escuela por cuestiones de Salud, de eficiencia en relación a las técnicas, recomendamos al menos 2 hs de ayuno antes de concurrir a una clase. Pero creo que podríamos unir Yoga a cualquier cosa y hacernos varias preguntas, con el fin de traer consciencia al tema.

En primer lugar, Yoga no es únicamente posturas físicas, sino más bien es por donde se empieza, es la punta del iceberg y no la totalidad. ¿Por qué en occidente se ha hecho tanto hincapié en esto? ¿Puede ser que nuestro culto al cuerpo, que representa lo material,  lo estético, lo de afuera sea aún el motivo; pero nos apabulla ingresar en las dimensiones profundas de nuestra psiquis, de nuestra mente y alma? ¿O es solo una moda y otro servicio que se quiere volver de consumo masivo?

Ser un verdadero Yogui, nunca fue algo masivo, por la dificultad de madurar a la consciencia, aunque sería genial que estos movimientos no sean una mera tergiversación del Yoga sino el comienzo verdadero y los primeros pasos del pasaje de una sociedad consumista y materialista, a una sociedad más madura, de consumo responsable y consciente… Pero por lo que hoy comprendemos que sucede, es que lo sagrado se está comercializando y quitando su valor y el misticismo intrínseco  por la dificultad de lo que la misma nos propone".

Tú, ¿qué opinas sobre esto? 

Más info: bsas@hathayogadinamico.com.ar

Fuentes:
Etiquetas: yoga
Comentarios