Ya ni se duchan: las estrategias de los habitantes de Ciudad del Cabo para evitar que la ciudad se quede sin agua

Compartir
Ya ni se duchan: las estrategias de los habitantes de Ciudad del Cabo para evitar que la ciudad se quede sin agua

La situación es trágica: Ciudad del Cabo está a punto de convertirse en la primera ciudad grande del planeta en quedarse sin agua.


[También te puede interesar: Ciudad del Cabo es la primera ciudad en quedarse sin agua: ¿Cómo ocurrió?] 

Ante la dramática situación, los ciudadanos están tomando sus propias medidas individuales para intentar frenar lo que parece inevitable. 


Mohammed Allie junt a su esposa

Mohammed Allie, un periodista de la BBC, es uno de los millones de personas que están tratando de evitar el "Día Cero", estimado para el 12 de abril de este año: la fecha en la que ya no saldrá agua de los grifos en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

Allie relató cómo es la vida cuando solo puedes utilizar 50 litros de agua al día: una experiencia que, se logre o no revertir la sequía, va a marcar su vida y la de sus vecinos para siempre.

Ciudadanos recolectando agua en Ciudad del Cabo

“Mi esposa ya no usa la ducha. En lugar de eso, hierve un litro y medio de agua, lo mezcla con un litro de agua de la canilla y así se limpia diariamente, mientras nosotros recogemos el agua con un balde y lo reusamos en la cisterna” cuenta Allie.

Por su parte, South African Breweries (SAB), la principal cervecera de la ciudad, instaló cinco tubos y permite a los locales que llenen todo tipo de contenedores con agua que desviaron de un manantial natural que tienen en sus terrenos. Por esta misma razón, han tenido que reforzar la seguridad e imponer un tope de 25 litros por persona luego de que surgieran acusaciones de que algunos empresarios estaban llevando hasta 2.000 litros para revender.

Para Allie, si las cosas no mejoran es posible que tengan que empezar a usar platos de papel cuando comen, para no tener que lavar, y que ya no puedan lavar la ropa. 

En casa de Allie, haciendo algunos cambios como no regar el jardín, limitar el uso de la lavadora a dos lavados por semana y reutilizar el agua cada vez que podemos, han logrado reducir su consumo de agua de unos 18.000 litros por mes, el año pasado, a 7.000 litros ahora.

Claramente, el caso extremo de Ciudad del Cabo es una llamada de atención a todas las ciudades del planeta. ¿Por qué esperar a una situación tan extrema para hacer cambios pequeños, como reducir el tiempo que pasamos en la ducha o ser conscientes sobre los minutos en que dejamos el grifo abierto sin razón?

Fuente:
BBC
Etiquetas: Ciudad del Cabo, Sequía
Comentarios