Vivir viajando, viajar viviendo

720
Vivir viajando, viajar viviendo
720

Misión Médica en Malascua, Filipinas.

De la Mano por el Mundo: una nueva modalidad de viaje


Todo comenzó como el sueño de dos personas, pero hoy son muchos más los que se han unido a este movimiento internacional.

Florencia y German emprendieron el viaje de sus vidas hace más de tres años. Algo inquietante en sus corazones les decía que tenían que salir a la ruta y así fue como se despidieron de su querida Ushuaia (Argentina) y comenzaron a viajar sin saber lo que vivirían luego de tantos kilómetros recorridos.

En todo este tiempo ellos han visitado una interminable lista de lugares. Hoy, se encuentran en Filipinas, en donde actualmente están realizando lo que toda su vida soñaron hacer: llevar arte y alegría a niños y comunidades de países en desarrollo con el objeto de aliviar los efectos de la pobreza.

"Creemos que la risa es el mejor remedio para todos los males, por eso compartimos nuestras habilidades, nuestro arte y lo usamos como herramientas para generar sonrisas y sembrar semillas de esperanza”

¿Cómo nació De la Mano por el Mundo?

Durante su viaje, Flor y Ger se encontraron con diferentes realidades sociales, frecuentemente con sociedades muy lastimadas y quedadas en el olvido. Han visto pasar, detrás de cada hermoso paisaje, muchas historias que debían ser contadas, y que merecían una segunda oportunidad.

De la Mano es un movimiento internacional de viajeros que lleva arte y alegría a niños y comunidades de países en desarrollo con el objeto de aliviar los efectos de la pobreza.

"Para nosotros el propósito de la vida no sólo es ser feliz, sino también útil. No necesitas dinero para ayudar a otros, esto se puede hacer incluso en tu vida cotidiana. A cada segundo, a cada minuto aparecen oportunidades para hacer una buena acción. A veces hasta una simple palabra puede servir de ayuda a otra persona"

A través de su pagina web www.delamanoporelmundo.org comparten información útil de viajes, y también historias de soñadores que luchan día a día para cumplir sus sueños.

Desde que empezó este proyecto, los días de De la Mano se basan en proyectos que se realizan a diario. Con su moto-triciclo viajan constantemente visitando comunidades en los rincones más marginales de Filipinas. Una de nuestras misiones es compartir conocimientos. Creando arte y generando herramientas para aquellas personas que mas lo necesitan.

De la Mano cuenta con programas de reciclaje, música, circo, crochet, controles médicos y erradicación del hambre, entre otros, con un objetivo único: dar herramientas a quienes más lo necesitan.

Reciclaje y concientización ambiental:

Dentro de los programas de inclusión que son realizados por este grupo humano se encuentra "Juventud y el medio ambiente” un programa dedicado a estudiantes de escuelas secundarias en donde se concientiza a los jóvenes charla acerca de la gestión de los residuos y cómo esto afecta al medio ambiente. Los estudiantes comprenden la necesidad de la gestión de residuos, el significado de los términos de reducir, reutilizar y reciclar. También se les brinda se les da la oportunidad de documentar sus propias ideas para reciclar y crear sus propios diseños. Como trabajo final, se les proporciona a los niños materiales y capacitación para trabajar en sus propios proyectos.

Música:

Una de las maneras de acercarse a la comunidades es mediante la música.  Muchas horas de trabajo han sido destinadas a educar a través de  instrumentos musicales hechos de materiales naturales y reciclados.

Alimentación:

Algunos de los programas están destinados a aliviar el hambre a corto plazo para niños en edad escolar en los países en vías de desarrollo, De la Mano comenzó un programa de alimentación para niños en Malapascua, Filipinas con el objetivo es mejorar la nutrición y la cognición, para una mejora en su salud y desarrollo de los niños. También se les proporciona educación sobre la importancia de comer sano, el mantenimiento de la higiene adecuada, y el cuidado de los dientes.

Chequeos médicos gratuitos:

La organización llevó a la isla Malascua en Filipinas una de las pediatras más reconocidas en México, la medica pediatra Yara Yep, como parte de los programas que ofrecen asistencia médica a comunidades en desarrollo. Esta misión fue muy importante para toda la comunidad ya que muchas personas pobres en la isla no tienen acceso a la medicina.
Se han realizado chequeos a niños de la localidad y del norte de la isla. Así como también entrenamiento de rescate y primeros auxilios para lugareños.

Después de dos meses viajando en moto-triciclo por Filipinas han logrado visitar más de 150 comunidades; más de 25 escuelas; han entrevistado a más de 50 familias; han compartido más de 400 horas con locales; han recibido más de 1 millón de sonrisas y abrazos. Esa, sin lugar a dudas, es la mejor recompensa para este arduo, pero aun así hermoso, trabajo.

Impulsados por el amor, De la Mano por el Mundo se ha comprometido a proporcionar igualdad de oportunidades para todos los niños y comunidades del mundo, pero para seguir creciendo es necesario el apoyo de todos! Hay muchas maneras que puedes participar, no importa en que parte del mundo te encuentres! Juntos vamos a poder lograr muchas mas cosas! Ayúdanos a ayudar! Únete al movimiento!

Se parte de este gran sueño, danos la mano y crucemos fronteras.
www.delamanoporelmundo.org

info@delamanoporelmundo.org Para saber más acerca del proyecto ingresa a:
http://www.delamanoporelmundo.org/conociendo-el-proyecto/

El cambio esta en todos nosotros, no te quedes afuera!

Visita a la escuela secundaria Daanbantayan, bajo el programa "Juventud y el medio ambiente"
Comentarios