Vivienda sustentable

Compartir
Vivienda sustentable

¿Un producto de moda o una necesidad de nuestra sociedad?

Vivienda sustentable

¿Un producto de moda o una necesidad de nuestra sociedad?  

Actualmente la comunidad mundial está atravesando diversos problemas derivados del crecimiento poblacional, uno de estos es la necesidad de producir energía para abastecer la nueva demanda de consumo.
Ante esta situación, los países desarrollados han comprendido que el valor de producir energía es costoso y hacerlo mediante los dispositivos tradicionales genera daños irreparables al medio ambiente, dejando de ser una opción viable.
Por este motivo, han invertido en energías renovables e implementado políticas que les permitieron disminuir el consumo energético.  

¿Te preguntarás que tienen que ver las VIVIENDAS con la producción energética? ¿O porque deberíamos analizar las medidas que están tomando estos países?
 
En la Argentina, según los datos que nos proporciona el Ministerio de Energía y Minería en el Balance energético Anual del 2015, el 27% de la energía que se consume en nuestro país lo consume el área residencial, el 28% el transporte y un 24% la industria.  
¿Qué quiere decir esto? Que casi la tercera parte de energía que producimos, la consumen las viviendas.
 ¿Y para que se utiliza esta energía? Para iluminar, para acondicionar la temperatura de los ambientes, para cocinar, para calentar el agua con la cual nos aseamos.

Después de comprender esto, te invito a recorrer nuestra ciudad y ver las edificaciones que se están construyendo o simplemente ver tu propia casa y analizar esta problemática.  

Hoy en día es muy común ver en las nuevas construcciones:
 -         Muros que no tienen la suficiente aislación para acondicionar térmicamente un espacio habitable.
 -         Edificios corporativos con grandes fachadas de vidrio, sin ventanas que  permitan ventilarlos.
 -         Edificios orientados de manera tal que sus caras principales están expuestas a horas y horas de radiación solar sin ningún método de protección.
 -         Edificios de viviendas diseñados como si fuesen corporativos, con grandes superficies vidriadas que no contemplan las condiciones térmicas de nuestras ciudades o donde se reemplazan las clásicas cortinas de enrollar por el famoso black- out, muy de moda en estos tiempos modernos.  

Todas estas malas decisiones de diseño, traen como consecuencia soluciones costosas tanto desde el punto de vista económico como el ambiental, y afectan a toda la sociedad.

Para compensarlas, se instalan grandes equipos de aire acondicionado o forzadores de ventilación mecánica que consumen cantidades de energía y que claramente podrían ser evitados.
Esto produce que las redes eléctricas colapsen, ya que no están preparadas para soportar dichos consumos (sin mencionar la falta de inversión de las empresas) y ni hablar de las enfermedades que se producen en ambientes con mala ventilación o por las bruscas diferencias de temperaturas entre el exterior e interior, en los que la refrigeración se utiliza en temperaturas extremadamente bajas.

El aumento de iluminación artificial para suplantar la falta de luz natural, también trae consecuencias de salud, la luz solar dentro de cada espacio habitable es fundamental para la vida del ser humano.

Consideremos que en la Argentina la producción energética es en su mayoría derivada de combustibles fósiles que atentan contra el medio ambiente.  

Y ante este contexto, me pregunto:
¿Es posible aún que sigamos viviendo de esa manera? Saturando nuestro sistema energético ¿O que nos sigamos enfermando por microclimas extremos que nos autogeneramos?  

Mi respuesta es NO. No quiero esto para mí, ni para las futuras generaciones.  
Tenemos en nuestras manos la oportunidad de mejorar, de evolucionar, de generar nuevas soluciones que nos permitan vivir mejor, cuidar nuestro planeta y nuestros recursos.  

¿De qué manera podemos contribuir para cambiar esta realidad?
 
 
Para empezar, desde el Diseño:
   -         Orientación: Disponer correctamente una vivienda, de manera de aprovechar al máximo la luz natural, nos permite reducir energía en iluminación artificial y favorece a nuestra salud. En los lugares de altas temperaturas debe considerarse las orientaciones por donde circule aire fresco y en los de baja temperatura aprovechar al máximo la mejor orientación solar.
 -         Ventilación: Proyectar una ventilación natural adecuada para nuestros espacios habitables, permite renovar el aire y evitar enfermedades.
 -         Protección Solar: el exceso de sol sobre superficies vidriadas pueden producir un sobrecalentamiento de los espacios, por eso es necesario diseñar mecanismos de protección como aleros o galerías, o utilizar la naturaleza por medio de arboles de hoja caduca, que nos den sobra en verano por su gran follaje y que permitan pasar los rayos de sol en invierno cuando sus hojas se caen.
 -         Aislación: Una vivienda diseñada con una envolvente que consideré el clima del lugar donde va a ser emplazada, y contemple la temperatura de confort interior para evitar utilizar equipos de aire acondicionado, es una gran solución. Cuando hablo de envolvente me refiero a paredes que dan al exterior y techos. Si estos están bien aislados respecto de la temperatura del lugar, reduciríamos grandes cantidades de consumo de energía.
 Otro aspecto a considerar son las ventanas y puertas, las mismas deben estar bien selladas en su contorno y diseñadas con dobles contactos para evitar pérdidas de temperatura interior. En el caso de las ventanas se recomienda utilizar aquellas que tengan doble vidrio, de manera de disminuir la trasmisión térmica.
 -         Materiales: Construir con materiales que en su producción generen bajo impacto ambiental y que sean naturales preferentemente. -         Calentamiento del agua: Utilizar mecanismos que permitan calentar el agua por medio de la energía solar.
 -         Iluminación: Aprovechar al máximo la luz natural y utilizar tecnología LED preferentemente o de bajo consumo como iluminación artificial.
  -         Agua: Utilizar el agua de lluvia para el riego y limpieza, sin olvidar que potabilizar el agua que consumimos lleva una gran demanda de energía.
 -         Techos: Si bien es parte de la envolvente del edificio, hago un apartado especial en este tema, porque me parece importante considerar en este punto y sobre todo en los edificios de las grandes ciudades la utilización de techos verdes. Un techo verde, es un techo con un sustrato de tierra y vegetación, que no solo mejora considerablemente la aislación térmica de las viviendas, sino que también trae otros beneficios como ser: absorben agua de lluvia, alivianando el sistema de desagües pluviales; filtran las partículas de polvo y suciedad del aire; producen oxigeno y absorben CO2; evitan el calentamiento de los techos, reduciendo el calentamiento de las ciudades; optimizan la aislación acústica y pueden servir como lugares de recreación, entre otros beneficios.  

 Y desde el punto de vista del habitar:  
-         Disminuir el consumo eléctrico por iluminación artificial que muchas veces queda encendida sin sentido, o por televisores y computadoras que quedan encendidos toda una jornada sin que nadie los esté utilizando.
-         Cuidar el agua potable que consumimos, evitando dejar canillas abiertas o con goteras sin reparar, utilizar lo necesario al ducharse, ser consientes de lo que cuesta energéticamente potabilizarla y utilizarla en racionalmente.  

Estas son solo algunas de las consideraciones importantes que debemos conocer para reducir el consumo energético y hacer viviendas más sustentables, sin utilizar el término como algo de moda, sino realizando cambios que permitan mejorar nuestra calidad de vida y cuidar nuestro planeta.  

Para que esto suceda, se necesita que cada uno de los actores sociales sea protagonistas del cambio: Los usuarios debemos comprender el impacto que genera nuestra forma de habitar en el medio ambiente; los profesionales debemos entender que el mundo cambia, que requiere que la inteligencia y creatividad este puesta en dar soluciones concretas que transciendan el individualismo y los intereses personales; y los representantes de la Nación, deben actuar con el compromiso del cargo que llevan adelante, acompañando estas acciones mediante políticas concretas que permitan lograr este gran objetivo colectivo.
 
El gran Mahatma Gandhi lo resumió en una frase: “Sé el cambio que quieres ver en el mundo”.  

Arq. Adrian Maciel

Co – Fundador de RIO Diseños Sustentables 
amaciel@riosustentable.com.ar

Comentarios