Visitando la Huerta de la Cuadra

108
Visitando la Huerta de la Cuadra
108

Salí de casa en bici, era un día soleado de invierno, una mañana fresca o levemente fresca, como las de estos tiempos, donde la nariz ya no se te hiela como antes.Me fui guiada por los rayos del Sol, respirando profundo y sintiendo la emoción en mi panza de un encuentro que venía procastinando hacía ya tiempo.Patricia me esperaba para que conociera la famosa Huerta Urbana de Biarritz. Yo sentía una felicidad muy grande por conocer esa lugar, fruto de un camino recorrido juntas en el Círculo de Estudio de Permacultura, una experiencia maravillosa que va tocando a cada uno que lo transita de diferentes formas, pero siempre activando e inspirando a hacer cosas nuevas y llenas de corazón.Mientras estaba llegando, sabía que no me perdería y que la descubriría  rápidamente, ahí estaba, una huerta en la vereda de un barrio de la Capital Federal, Waw! en La Paternal! El barrio del Bicho!Patri se asomó con la sonrisa que la caracteriza y esa piel morena de bailarina de la vida! Nos dimos un caluroso abrazo, estacioné la bici, y nos entregamos a los diferentes verdes que invitaban a mirar todo al mismo tiempo. De a poco, la euforia inicial se fue aquietando y fui regulando la emoción primera, empecé a observar con más detalle, descubriendo lechugas, tacos de reina, esquejes de romero, acelgas, boldos paraguayos, kalanchoes, aloe veras, habas, frutillas y una achicoria en flor, que fue la estrella de las últimas semanas, porque Patricia había descubierto que la flor de la achicoria era una Flor de Bach, como buena florista y mujer conectada con la naturaleza, Patri tiene una sensibilidad exquisita y puede leer el mensaje de las flores y todo lo que tienen para enseñarnos.Ella no solo siembra plantas, también semillas sociales, con cartelitos por todos lados, educando con indicadores que nombran a las plantas, motivando con frases inspiradoras, y dando mucho color y calor!Los vecinos se van acercando y participan dejando plantas, cosechando otras y poniendo nombre a la Huerta con una hermosa placa de cerámica que donó una de las vecinas de la cuadra y los adornitos de material reciclados que cuelgan los alumnos de la escuela de la vuelta de la cuadra.Una iniciativa llena de amor que tuvo una recepción más que positiva en el barrio. De a poquito, lento y pequeño, y generando las condiciones, como le enseñó la Permacultura, Patri va construyendo comunidad en la vereda de su casa. Se deja llevar por las señales que van apareciendo, las cosas solas le van marcando los próximos pasos y ella esta atenta para responder creativamente al momento.Por supuesto que no podía faltar la Compostera Comunitaria! Me la mostró orgullosa, sin olor, sin líquido, olor a natura pura! "Los vecinos vienen y dejan sus orgánicos" me dice con entusiasmo.Ahora también está gestionando los reciclables con la cooperativa El Ceibo, que una vez por semana pasan a retirar el material que Patri recepciona en la Huerta de la Cuadra de la calle Biarritz.Después de maravillarnos por todo el mundo vegetal que se puede tener en la vereda de casa, nos tomamos unos mates riquísimos y compartimos experiencias, saberes y tiempo de encuentro, de contacto, de Amor Real.Antes de irme y para cerrar ese tiempo mágico que se abrió cuando llegué coseché limones del limonero que plantaron junto a su marido cuando se mudaron a ese espacio y hoy es abundancia pura.Gracias Patricia! Si quieren conocer más sobre todo lo que pasa en la Huerta de la Cuadra, entrá a este link y seguí motivandote con esta iniciativa! http://lahuertadelacuadra.blogspot.com.ar/


Comentarios