Una Terapia en Auge - Terapia con Flores de Bach

114
Una Terapia en Auge - Terapia con Flores de Bach
114

Flores para el aprendizaje de experiencias, auto condena y explosiones contenidas

Se entiende por Terapia Floral del Dr. Bach o Flores de Bach, un sistema terapéutico cerrado, compuesto por 36 esencias de flores, 1 esencia de agua solarizada (Rock Water) y otra hecha del brote del Castaño de Indias (Chestnut Bud). Total: 38 esencias, más una fórmula envasada de origen compuesta de 5 flores del sistema: Impatiens, Star of Bethlehem, Rock Rose, Clematis y Cherry Plum, cuyo nombre varía según el fabricante: Rescue Remedy, Five Flower Remedy, Estratto Universale, Plantis Elixir de Urgencia, etc.


El sistema fue creado por Edward Bach, médico inglés (1886-1936) entre los años 1928 y 1935. Se basa en la utilización de esencias obtenidas de plantas y árboles silvestres o en algunos casos de cultivo, por el procedimiento de solarización y el de cocción. El primer método fue el que utilizó para preparar las primeras 19 esencias, y consiste en cortar las flores con unas ciertas precauciones y condiciones que sería largo de enumerar y dejarlas en agua al sol una media de entre 4 y 6 horas.[4]

Las restantes esencias, (salvo White Chestnut), se preparan por cocción de alrededor de media hora. Ambos procedimientos se basan en la obtención de la energía de la planta, concentrada en la flor, mediante el sol o el fuego, y la vehiculización de la misma en ese diluyente universal que es el agua.

No estamos aquí ante un tipo de fito-terapia, ya que se trabaja con una dilución mínima, sin una concentración molecular que pueda hacernos presumir la existencia de un principio activo bioquímico.

Es un error muy arraigado el creer que todos los tratamientos se realizan con 4 gotas de la mezcla tomadas 4 veces al día. Nadie sabe a ciencia cierta de donde procede esta afirmación ya que, en los casos tratados por Bach y colaboradores, en ocasiones las pautas de ingesta son muy superiores: incluso cada pocos minutos, como él mismo se encarga de especificar en Los Doce Curadores y Otros Remedios.

La práctica cotidiana nos demuestra que, si bien no parece transmitirse más información al ingerir más de 4 gotas, sí que se pueden acelerar los resultados en frecuencias de toma más altas, siendo muy usual establecer pautas de 6 u 8 dosis al día.

En casos de emergencia, es obvio que se pueden tomar las flores correspondientes a demanda. Por otra parte, resulta lógico suponer que la receptividad energética de cada persona es diferente y que, por tanto, la frecuencia de tomas debe adaptarse a cada caso en particular y naturalmente a la evolución del mismo.

Otro tema controvertido es el de la cantidad de flores que pueden coincidir en una misma mezcla. A mi modo de ver, no creo que el efecto dependa de emplear más o menos flores, y aquí todos los autores tenemos criterios diferentes. En mi caso particular no suelo rebasar las 9 esencias, pero más que nada por una cuestión metodológica de seguimiento, ya que más complicado resulta cuantos más remedios se empleen. Pero en cualquier caso, el problema de algunos terapeutas que darían muchas flores, se soluciona al entender que lo urgente siempre predomina sobre lo importante y que una buena entrevista y la empatía terapeuta/cliente, son los elementos que nos ayudan a jerarquizar las prioridades y objetivos de la terapia a corto, medio y largo plazo.

Fuente: artículos de la Formación Profesional. Ricardo Orozco

El acompañamiento que el terapeuta o consultor realiza con el consultante, quien da pasos hacia si mismo. Imagen de la serie "En terapia"
Etiquetas: flores de bach
Comentarios