Una pareja de extraños dejó 400 dólares de propina a una mesera. Al día siguiente hicieron algo aún más sorprendente

Compartir
Una pareja de extraños dejó 400 dólares de propina a una mesera. Al día siguiente hicieron algo aún más sorprendente

A casi todos los jóvenes les cuesta llevar el ritmo de estudiar y trabajar al mismo tiempo, más aun cuando del trabajo depende el pago de los estudios. Esta joven hawaiana estaba luchando por mantenerse a flote, hasta que sucedió algo inesperado que cambió su vida.


Ahora su historia es un ejemplo, no solo por su perseverancia, sino por el gesto generoso de unos extraños que fue decisivo para que su vida diera un vuelco.

[También te puede interesar: Este niño en coma despertó milagrosamente justo antes de que apagaran su respirador]


Cayla Chandara es de Hawai

Su historia

Cayla Chandara aspiraba a una educación universitaria. Para lograrlo, se mudó al área de Waikiki en Hawái para iniciar su carrera académica.

Sin embargo, la joven Cayla, no estaba preparada para la enorme tensión financiera que vivió. Después de un tiempo, Cayla tuvo que tomar en dos empleos, lo que la llevó abandonar la universidad.

Aunque era su principal objetivo, no podía con las tres cosas a la vez, y tampoco podía mantenerse con uno solo de los empleos. Así que se quedó trabajando, con el objetivo de volver a la Universidad más adelante, cuando tuviera ahorrado algo de dinero. 

Cayla trabajaba de día en Cheesecake Factory y por las tardes en Noi Thai Cuisine. Su sueño había quedado aplazado. Pero mientras trabajaba una noche, atendió a los comensales adecuados.

Cuando la pareja se fue, Chandara se sorprendió al ver que le habían dejado una propina de $ 400

El gesto que cambió su vida

Una pareja australiana había sido asignada a una de las mesas en la sección de Noi Thai Cuisine de Cayla, y conversaron ella sobre su vida, les contó cómo había querido continuar sus estudios pero no pudo pagar su carrera, y de cómo aspiraba regresar en algún momento.

Cuando la pareja se fue, Cayla se sorprendió al ver que le habían dejado una propina de $ 400
, casi el doble del costo de la comida. Quería agradecerles, pero ya se habían ido. Afortunadamente, al hablarles, supo dónde se estaban hospedando.

Cayla rápidamente escribió una carta para agradecerles por su increíble generosidad, y fue a la tienda a comprar flores para ellos y se las llevó al hotel. Al día siguiente, recibió una sorpresa aún mayor.

  • La pareja regresó al restaurante y le dijeron que querían pagar la deuda, los saldos y el resto de su matrícula para poder volver a la escuela. Un total de 10,000 dólares. Cayla sintió que el gesto era demasiado, pero insistieron en que querían hacer esto por ella. 

La joven ahora está de vuelta en la universidad, donde estudia negocios, y espera hacer que la pareja se sienta orgullosa de haberla ayudado
.

Fuente:
Etiquetas: solidaridad
Comentarios