Una familia festeja un cumpleaños a ambos lados del muro fronterizo de Arizona

10.1K
Una familia festeja un cumpleaños a ambos lados del muro fronterizo de Arizona
10.1K

Una de las noticias que más debate generaron desde que Donald Trump asumió el gobierno de Estados Unidos fue el muro que anunció construir en la frontera entre Estados Unidos y México, que tendrá  3152 kilómetros y cubrirá el total de la frontera.


Pero lo cierto es que un muro de unos 1000 kilómetros ya existe en parte de la frontera, incluyendo Arizona. Para algunas familias, esto significa que, aunque sus familiares estén relativamente cerca en cantidad de kilómetros, siguen muy lejos porque visitarse les resulta imposible.

Pero el amor de una familia fue más fuerte que el llamado "muro de odio", y lograron encontrarse luego de 13 años, para celebrar el cumpleaños de su padre con las rejas entre medio.


cumpleaños  en el muro

Los hermanos Mayra, Martina y Rafael Ceniceros Hernández planearon una fiesta sorpresa para su padre Onésimo, que cumplió 65 años de edad.

A las 9 de la mañana del 12 de febrero, la parte de la familia que vive en Estados Unidos se acercó al muro en la zona de Nogales. En el perímetro de la línea fronteriza, las hijas de Onésimo colocaron sillas, mesas y un pastel, y le solicitaron a su padre que, de espaldas al muro, pidiese un deseo en voz alta.

Cuando Onésimo se dio vuelta, allí estaba su hijo Rafael, que había visto por última vez 16 años atrás, con su esposa y sus tres hijos. No todos los nietos conocían a Onésimo.

cumpleaños  en el muro

La familia Ceniceros Hernandez vivía en Nogales, Sonora, México. Pero cuando la madre falleció, los hijos se dispersaron y Rafael decidió ir a los Estados Unidos a buscar un mejor pasar económico. Actualmente no es un inmigrante legal, pero tiene en trámite una visa para inmigrantes que sufrieron violencia en el país vecino.

cumpleaños  en el muro

Cada uno de los familiares recorrió un largo trayecto para realizar el festejo, aunque solo pudieron tocar a su hermano a través de las rejas. Martina viajó 10 horas desde Baja California, y Onésimo llegó desde Sinaloa a Nogales, donde vive Mayra, quien organizó el encuentro.

"No sé cómo decirlo, soy muy feliz, todos estamos aquí. No lo puedo creer, desde que mi hijo se fue no nos habíamos reunido", expresó el hombre muy feliz.

Fuentes:
Comentarios