Un pueblo-huerta británico regala frutas y verduras a sus vecinos y visitantes

32.2K
Un pueblo-huerta británico regala frutas y verduras a sus vecinos y visitantes
32.2K

Todmorden es un pueblo-huerta británico de 15 mil habitantes ubicado en las afueras de Manchester, que se autoabastece gracias a la siembra en espacios públicos realizada por una red de 280 voluntarios. De esta manera, sus habitantes han reducido casi por completo el consumo de productos importados de otras ciudades, volviéndose económicamente independientes y además protegiendo el planeta. 


El proyecto, llamado “Incredible Edible” (increíble comestible), se trata de una experiencia de agricultura urbana comunitaria y sustentable pensada para que los habitantes del pueblo no deban comprar los alimentos que consumen. Además, todos sus visitantes pueden también servirse de los vegetales y frutas que se ofrecen de manera pública en esta eco-aldea.

Pueblo-huerta británico - espacios públicos

El pueblo cuenta con más de 70 espacios públicos destinados a las plantaciones de vegetales, hortalizas, árboles frutales, hierbas e incluso plantas medicinales. Esto lo convierte en una experiencia inédita, ya que no se había realizado antes un proyecto similar que implicara ese uso del espacio público. 

El proyecto es al mismo tiempo mediambiental y social. Los habitantes de este pueblo se describen a sí mismos como: “Personas apasionadas trabajando juntas por un mundo en el que las responsabilidad por el futuro del planeta y de la humanidad sea compartida por todos los seres humanos”. Es decir que no piensan solo en sí mismos, sino en toda la Humanidad.

Pueblo-huerta británico - comunidad

Los residentes de Todmorden que pensaron este proyecto lo hicieron porque tomaron conciencia del rol que cada pueblo y persona debe tener en el camino hacia un mundo consciente. Además, por su carácter comunitario, el proyecto es un ejemplo de cómo la sustentabilidad va de la mano con el trabajo en equipo, la responsabilidad y el esfuerzo compartido.

Cada uno de los voluntarios que participa de las huertas públicas le dedica solamente dos mañanas al mes, y con eso es suficiente para alimentar al pueblo y a sus visitantes durante todo el año. Por eso, Todmorden es un ejemplo de que no son necesarios grandes cambios en la vida de los habitantes de un pueblo o ciudad para volverla sustentable o para producir alimentos propios.

Pueblo-huerta británico - calabazas

La cosecha de Todmorden es suficiente para abastecer a la comunidad, pero además genera un excedente, que comparten en la “gran fiesta anual de la cosecha” con todos los visitantes que deseen sumarse a celebrar.  

La intención de sus habitantes no es solamente abastecerse a sí mismos, sino que va más allá: se proponen compartir su logro con los pueblos vecinos y con los visitantes que lleguen de cualquier parte del mundo, para sembrar el ejemplo y expandir la idea por todo el planeta. 

Por eso,  al llegar al pueblo, un mapa en la estación de trenes muestra a los visitantes la ubicación de las plantaciones y los invita a probarlas con la consigna: “sírvase usted mismo”.  De este modo, visitar el pueblo y conocer su proyecto de sustentabilidad y su modo de producción local y conciente es al mismo tiempo una opción turística y una experiencia de reflexión y aprendizaje. 

Pueblo-huerta británico - huerta

Este pueblo que se convirtió a sí mismo en un ejemplo de sustentabilidad, trabajo comunitario y generosidad, es un referente para que cada persona pueda comenzar a pensar qué puede hacer desde su lugar, desde lo cotidiano y desde el desarrollo local de su comunidad para construir un mundo más sustentable, saludable y agradable para todos. 

Puedes conocer más la experiencia en este video: 

Fuentes:
Comentarios