¿Tienes estas bolitas en el cuerpo? Por qué salen y cómo eliminarlas

Compartir
¿Tienes estas bolitas en el cuerpo? Por qué salen y cómo eliminarlas

¿Tienes este tipo de lunar, verruga o como sea que lo hayas llamado antes de saber su nombre? Es algo bastante común, y se llaman acrocordones.


Los acrocordones, que también son llamados fibromas blandos o pólipo fibroepitelial, son técnicamente pápulas pediculadas muy pequeñas que tienen una textura blanda y que resaltan de la piel.

Suelen verse como protuberancias amarronadas apenas unidas al cuerpo y confundirse o con lunares o con verrugas, y pueden encontrarse con más frecuencia en zonas donde la piel es más gruesa y en la que puede existir fricción: cuello, antebrazo, párpados, axilas, ingles y más.  



acrocordones

Es importante recordar que los acrocordones no son verrugas, ya que la segunda es una lesión cutánea causada por el virus del papiloma humano (sí, incluso las que no tienen nada que ver con sexo responden a un tipo de ese mismo virus), y estos son inofensivos fibromas, que a pesar de ser benignos, pueden ser incómodos para algunas personas y nada atractivos para otras, por lo que estos son algunos remedios caseros y naturales para deshacerte de ellos.   

Vinagre de manzana

vinagre de manzana

Lava la piel donde se encuentra el acrocordón con agua tibia y jabón neutro. La meta es que quede totalmente desinfectado para que después uses un algodón humedecido en vinagre de manzana para, primero, separar un poco más el acrocordón del cuerpo con cuidado, y además ayudar a secar la herida. Véndalo y déjalo actuar toda la noche, repite el procedimiento al día siguiente, eso debe ser suficiente para que el acrocordón caiga.  No intentes arrancarlo tú con un tirón.

Aceite de orégano

aceite de oregano

Mezcla cuatro gotas de aceite de orégano con 8 gotas de aceite de coco y usa un hisopo para aplicar en el acrocordón. Repite tres veces al día y aproximadamente en un mes, tu piel lucirá como nueva. Usualmente funciona a la perfección, pero si ves que el aceite reseca demasiado tu piel, es mejor que vayas con un dermatólogo.   

Aceite de ricino

ricino

Usa una cucharada de aceite de ricino mezclada con media cucharada de levadura en polvo para crear una sustancia pastosa, después úntala sobre el acrocordón y usa cinta para tapar la zona afectada. Deja que actúe toda la noche y repite el procedimiento durante unas dos semanas para eliminar el problema.     

Aceite de árbol de té

arbol de te

Usa una bola de algodón humedecida con aceite de árbol de té para limpiar el área en la que se encuentra el acrocordón. El procedimiento debe ser eficaz si lo haces tres veces al día durante dos o tres semanas, esto permitirá que la zona afectada se reseque sin causar problemas en tu piel más que deshidratar eliminar el acrocordón. Ten cuidado, el aceite de árbol de té es muy fuerte, si ves que la zona se irrita o no reacciona bien, suspende el tratamiento.

Jugo de limón

limón

Por ser un antiséptico natural, el limón es perfecto para tratar este tipo de problemas dermatológicos. En un frasco con zumo de limón, hunde una bola de algodón para después pasarla sobre el acrocordón.

Tal como otros métodos, debe repetirse tres veces al día para que funcione.   Si no deseas intentarlo, recuerda que la mayoría de las veces los acrocordones son benignos y no representan un problema para nadie. La edad y la genética son factores importantes por lo que no debes preocuparte si llegas a encontrar alguno si es que tienes una edad avanzada.

Importante: Debe aclararse que La Bioguía no da consejos médicos ni receta el uso de técnicas como forma de tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, La Bioguía no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información de naturaleza general para ayudar en la búsqueda de desarrollo y crecimiento personal.

Fuentes:
Etiquetas: dermatología, piel, salud
Comentarios