Tengo una relación tóxica y quiero salir de ella

Compartir
Tengo una relación tóxica y quiero salir de ella

Un post de Alejandra León 


"Llevamos casi 3 años juntos, entre idas y venidas. Siempre me dejaba el por qué no le aguantaba o por qué necesitaba otras cosas, su espacio. Cuando está conmigo el mantiene otras relaciones. Lo que me duele de todos esto es que aunque me deje, el que hiciera conmigo barbaridades, siempre tengo yo la culpa… yo puedo reconocer mis errores, pero que me trate como peor que aun animal… no puedo más…  "


Esta es el mensaje me llega de una mujer que está viviendo una relación tóxica. Día a día leo mensajes de mujeres que viven y conviven con relaciones de dependencia emocional, y aunque lo vemos en la tele, lo escuchemos en la radio, hay elementos que parece calar en lo profundo de amores insanos. en los que soportamos todo a cambio de nada.

Baja autoestima
Las personas que se encuentran dentro de una relación tóxica tienen una percepción y valoración de sí mismos negativas. Tienen la idea de que no pueden continuar su vida sin el otro, se infravaloran y se preguntan “¿quién me va a querer?” o “¿quién me va a cuidar?” .
Hace poco una de las mujeres que acompaño  en Terapia me decía:  ” es que si terminamos esta relación, va a sufrir, lo va a pasar mal, y ya lo ha pasado mal muchas veces, no quiero ser culpable de que vuelva a deprimirse, o deje el trabajo”.    Realmente, merece la pena hacerte cargo de las conductas del otro?  

A dónde nos lleva la dependencia emocional
En este tipo de relaciones se tratan de suplir carencias afectivas, demandando amor de una forma casi adictiva. Aparecen expresiones del tipo “no puedo vivir sin ti”, “sin ti no soy nada” o “si no te tengo me muero”. El amor pasa a ser sufrimiento cuando se transforma en necesidad. Sé que suenan a canción romántica, pero la verdad es que son frases lapidarias que manipulan y generan dependencia y culpabilidad a dosis agigantadas.

 Algunas claves:
El primer paso es asumir que no somos felices al lado de esa persona. No tengamos miedo de admitirlo, retrasar el momento de enfrentarnos a la realidad sólo nos causará mayor infelicidad y agotará cada vez más nuestras fuerzas. Para poder poner un remedio, debemos tomar conciencia de la situación en la que estamos.

Para salir de este estado, muchas veces se requiere ayuda profesional. No debemos sentir reparo en acudir un especialista si lo creemos necesario. De la misma forma, es muy recomendable buscar el apoyo de amigos y familiares, que sin duda nos animarán a superar esta fase.

Busca ayuda por y para ti


* Cuida tu salud mental, física y emocional: una mala relación conduce, casi invariablemente a vivir en el estrés constante, en la depresión o en la ansiedad.

  1. * Aprende a ser independiente: ¿Sabes quién eres y qué quieres? ¿O tienes tantas fuerzas y energías concentradas en que tu relación se arregle que ya no queda nada para ti? Las buenas relaciones te dejan ser: no te absorben.

  2. * Dejar de luchar: las relaciones tóxicas exigen una lucha constante entre mente y emociones que nos agota.


  3. * La relación tóxica no es la enfermedad, es el síntoma: El aprendizaje es en tu emoción, aprender a poner límites o zanjar una situación que nos está causando dolor. Empezar a conocerse es otorgarse el derecho a una vida mejor.
  4.  
  5. * Ábrete al cambio:  Dejarla atrás supone abrir la puerta y contemplar la vida en todas sus inmensas posibilidades. Romper viejos esquemas es muy doloroso: pero es necesario para poder crear esquemas nuevos.

  6. *Cuidar tu autoestima: La ruptura será dolorosa y difícil, pero con ello estás apostando por empezar una hermosa relación de amor contigo misma para luego poder establecer relaciones sanas con potras personas.

  7. *La esperanza tóxica: Abandona la esperanza de … “ya cambiará… voy a hacer que cambie” . Las falsas esperanzas nos encadenan de pies y manos y entregamos el devenir de nuestra vida al azar de sucesos hipotéticos. No te engañes: si la relación te daña, lo más probable es que siga dañándote.

  8. * La felicidad consciente: los placeres y las alegrías son momentáneos. La felicidad no es una lotería, ni una cuestión de suerte. Es una actitud ante la vida, es una forma de asumir tu papel y el rol que quieres vivir.

  9. * Qué esas llenando: Si la relación saca lo peor de ti, si en lugar de hacerte crecer, te estanca, no se basa en el amor, sino en dependencia y sufrimiento. Quizá es el momento de replantear lo que entiendes por amor, reconocer tus carencias, los huecos que quieres llenar.

  10. * Una oportunidad para conocerte!: pasar por una relación tóxica es una experiencia que te cambia para siempre. Tus miedos, inseguridades, vacíos y carencias salen a flote y se muestran fuera de control. En lugar de avergonzarte o reprimirte, aprovecha esta oportunidad para crecer, conocerte y aceptarte.


Recuerda: Estas viviendo un proceso de cambio y necesitas una guía, una mano amiga que te ayude a mejorar tu vida de pareja, bienestar y salud emocional, no dudes en ponerte en contacto.


Alejandraleon.com
@psico_alejaleon
Facebook

Recuerda, puedes escuchar mis audios aquí

Me concedo a mí mismo el permiso de estar y de ser quien soy, en lugar de creer que debo esperar que otro determine dónde yo debería estar o cómo debería ser.
Comentarios