Cómo hacer tapetes de musgo

Lu B. por
0
2.8K
Cómo hacer tapetes de musgo
2.8K

Caminar descalzo sobre el césped es una forma de conectarse con la naturaleza que genera relajación y estimula la sensación de bienestar. Puedes llevar algo de esto a tu casa con este tapete de musgo para el baño.


La idea original es de la diseñadora Nguyen La Chanh. En su creación, ella incluyó distintas variedades en cada celda: musgo pelota, musgo de isla y musgo de los bosques. El material utilizado para la base, la espuma plastazote, no genera hongos ni contiene residuos químicos. Cabe aclarar que, al no utilizar tierra, no hay peligro de ensuciarse los pies al pisar sobre la alfombra luego de salir de la ducha.

El tapete no requiere demasiado mantenimiento, ya que el agua que se escurre del cuerpo al salir de bañarse debería bastar. Sin embargo, ten en cuenta que al principio necesitará algo más de cuidado, al menos hasta que el musgo se haya asentado. Para ello, rocíalo con agua durante los primeros dos meses. En el tercero, comienza a hacerlo cada tres días. Al cuarto, una vez a la semana.

Materiales

  • Espuma plastazote de alta densidad
  • Una tijera o un cúter
  • Una pistola de silicona
  • Un rotulador blanco o gris
  • Musgo de la variedad a elección
  • Un atomizador con agua

Procedimiento

1. El tipo de espuma a utilizar es la de aquellos tapetes que se colocan a veces en gimnasios o áreas infantiles. Harán falta cuatro cuadrados del color que más te guste. Comienza uniendo dos de ellos para formar un rectángulo. En la parte lisa, dibuja una figura con un rotulador blanco o gris. Quedará mejor si la forma es más bien orgánica, como la de una piedra.

2. Coloca el rectángulo del paso anterior sobre una superficie dura que no se raye. Usa el cúter o la tijera para recortar la forma que dibujaste. Esto será la base de tu tapete. Ten en cuenta que el material es muy duro, así que tendrás que hacer mucha fuerza y necesitarás una herramienta bien afilada.

3.  Toma los otros dos rectángulos de espuma, únelos y coloca la parte texturizada hacia abajo. Encima, apoya la base que cortaste en el paso anterior y dibuja su contorno. Dentro del borde delineado, dibuja distintas formas circulares. Estos serán los huecos donde introducirás el musgo. Cálalos todos.

4. Con ambas partes ya recortadas, toma la pistola y aplicá una capa de silicona sobre el lado texturizado de la parte calada. Pégala sobre la base. Aprieta para que ambas partes se unan bien y deja reposar por al menos tres horas.

5. Cuando la silicona esté bien seca, aplica agua sobre todo el tapete usando el atomizador. Deja que se absorba y vuelve a rociarlo. Lo prepararás así para colocar el musgo.

6. Rellena cada hueco con musgo. Puedes usar un solo tipo o varios, para obtener distintas texturas y colores.

Si no consigues espuma plastazote o si quieres hacer algo más sencillo, puedes optar por esta otra alternativa:

Materiales

  • Una base plana de plástico (puede ser la tapa de una caja de plástico)
  • Un trozo de malla plástica antideslizante
  • Musgo
  • Una tijera
  • Pegamento

Procedimiento

1.  Coloca unas líneas de pegamento sobre la base de plástico y pega la malla plástica. Recorta el excedente.

2. Voltea la base y, en el lado contrario al que usaste para pegar la malla antideslizante, coloca el musgo hasta cubrirla por completo.

Si no te animas al musgo, esta otra opción te ayudará a darle un toque de naturaleza al cuarto de baño:

Materiales

  • Un trozo de malla plástica antideslizante
  • Una tijera
  • Pegamento
  • Cantos rodados

Procedimiento

1.  Recorta un trozo de malla plástica antideslizante del tamaño que prefieras.

2.  Pega los cantos rodados usando algún pegamento resistente. Empieza por el centro y cubre toda la superficie usando las piedras que mejor encajen.

Fuentes:
Comentarios