Son tiempos difíciles para el oso polar

52
Son tiempos difíciles para el oso polar
52

Un oso polar examina una trampa fotográfica en Svalbard, Noruega. Foto: Paul Nicklen, National Geographic Creative

Autor: Rachel A. Becker Fecha: 2015-09-08

Son tiempos difíciles para el oso polar.

Las cifras de estos depredadores árticos –que dependen de las menguantes capas de hielo oceánico para cazar focas y otros mamíferos marinos- están disminuyendo. Y rápido.

Según la organización no lucrativa Polar Bears International, quedan menos de 25,000 animales salvajes. Por ejemplo, entre 2001 y 2010, una población de las inmediaciones del mar de Beaufort se desplomó casi 40 por ciento, de 1,500 a 900 individuos. Y conforme su hábitat se reduce, los animales empiezan a comportarse de forma extraña.

Hace unos días, cinco osos rodearon una estación climática de Rusia, atrapando al equipo de científicos que se encontraba dentro.

Ese mismo día, en otro punto del Ártico, científicos de Canadá, Dinamarca, Noruega, Rusia y Estados Unidos anunciaron un proyecto a diez años para prevenir la extinción del oso polar. Las medidas incluyen conservación del hábitat y colaborar con políticos y público general para afrontar el problema del cambio climático.

También recientemente, el presidente Obama se convirtió en el primer mandatario en funciones en visitar el Ártico estadounidense, donde recorrió varias ciudades alaskeñas para resaltar las amenazas que plantea el calentamiento global.

No obstante, la lucha contra el cambio climático no se gestará de la noche a la mañana y mientras tanto, la escasez de alimento y hábitat obliga al oso polar a volverse creativo para sobrevivir.

Estas son cuatro estrategias que usan los osos para sobrellevar los cambios de nuestro planeta:

Guardan las sobras en hielo

Hace poco, un equipo de investigadores en Svalbard (grupo de islas del Ártico noruego) se llevó una enorme sorpresa, en muchos sentidos, al observar que un hambriento oso polar comía un delfín y escondía las sobras bajo la nieve, reservándolas para después.

Para empezar, los osos polares prefieren comer focas. Es más, los científicos nunca habían visto a los depredadores comiendo delfines de esa especie. Por otra parte, aunque algunas especies de osos (como los pardos) almacenan alimentos, meter las sobras en el equivalente a un refrigerador es una conducta inusual en los osos polares.

Según los investigadores, esta es la explicación más probable: los delfines nadaron hacia Svalbard cuando no había hielo; otro fenómeno inusual pues, normalmente, la región permanece congelada durante todo el año. Meses después, cuando el hielo cubrió el área, los delfines quedaron atrapados y fueron depredados por el oso polar.

Esas trampas de hielo son una ventaja temporal para los osos, ya que les brinda acceso fácil a alimentos grasos que solo tienen que sacar por un agujero en el hielo.

Sin embargo, para Peter Ewins, líder de conservación ártica en el grupo conservacionista WWF, eso no significa que el futuro de los osos polares noruegos esté asegurado.

“A largo plazo, las poblaciones de especies con que se alimentan los osos polares van a declinar”, dice. “De modo que no serán una fuente de alto contenido graso persistente”.

Mar y tierra en el menú

Cada año, los ánsares nivales vuelan a Canadá para reproducirse y las hembras suelen poner cuatro huevos por nidada. Aunque alguna vez estuvieron en peligro en Estados Unidos, la especie se ha recuperado, situación muy afortunada para los osos polares.



Mi grupo en Facebook
https://t.co/SIDLrZ7B5O 

Mi pagina de Facebook : https://goo.gl/RQqd24 
Mi Facebook personal: https://goo.gl/lXdZY1 
Mi Twitter personal: @Gualteros03 
Instagram personal: https://goo.gl/4e9HR5


País de residencia Colombia,popayán,cauca. 

©2015 - presente. 

Etiquetas: oso
Comentarios