Cookies!

Bioguia utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

Entretenimiento

Si siempre te has creído inteligente, tenemos una mala noticia para ti...

Si eras de los mejores alumnos de tu escuela, no serías la persona más afortunada.

Entretenimiento

Si siempre te has creído inteligente, tenemos una mala noticia para ti...

Si eras de los mejores alumnos de tu escuela, no serías la persona más afortunada.

Rocío Belén Suárez

20/12/2017

Generalmente en la escuela, e incluso en la Universidad, hay una distinción muy clara: los alumnos aplicados y los que no lo son. Los primeros son los que sacan muy buenas calificaciones, los preferidos de los docentes, a quienes se les augura un mejor destino.

Los segundos son los que obtienen calificaciones malas o que aprueban con lo justo, y sobre quienes los adultos suelen creer que están mal encaminados en la vida.

Sin embargo, hay opiniones divergentes al respecto, y distintos estudios han dado cuenta de que no es tan así.

  • En realidad, los buenos alumnos tienden a ser menos exitosos en la vida, según explica la ciencia.

Esto no quiere decir que nada les salga bien; pero sí que no son los más preparados para alcanzar el éxito, la fama, la gloria y el dinero. En realidad, se trata de un problema que tiene que ver con cómo está planteada la educación formal.

Dificultades para afrontar la vida

buenas calificaciones

Según el escritor y periodista inglés John Haltiwanger, las personas que destacan académicamente no son las más afortunadas en el mundo laboral.

Esto, según el criterio de Haltiwanger, tiene que ver con que la educación formal motiva el cumplimiento de reglas, pero no da todas las herramientas necesarias para enfrentarse al mundo laboral, e incluso para desarrollarse en la vida personal.

Los mejores alumnos, que estaban acostumbrados a que con cumplir lo que en la escuela les pedían que aprendieran era suficiente, se encontrarán con que esa fórmula no funciona en el "mundo real". 

En otras palabras, quienes se atienen a las normas de la educación no tienen problemas en sacar buenas calificaciones, pero difícilmente consigan grandes logros.

  • En cambio, los estudiantes con bajas calificaciones pero que han terminado la escuela habrían logrado desarrollar por sí mismos capacidades más bien prácticas. Que son las que generalmente se buscan en los mercados laborales. 

Romper los límites

buenas calificaciones

En esta línea, otra razón por la cual los buenos alumnos no siempre destacan luego, es porque no van más allá de lo establecido.

Es normal: en el colegio, las reglas son claras. Quien mejor respeta las reglas, mejores beneficios obtiene. Pero la vida real no es así: no tiene reglas claras, y hay que saber moverse más allá de los límites.

Las personas verdaderamente exitosas son aquellas que rompen los esquemas, que se animan a avanzar incluso por donde les dicen que no se puede.

En este sentido, Karen Arnold, líder de la investigación en la Universidad de Boston, asegura que el sistema educativo premia el conformismo de sus alumnos.

En el colegio, se siguen las instrucciones del profesor, y con eso basta: se alcanzan las buenas calificaciones, y todo el mundo parece estar conforme. Pero las personas que se logran salir de ese orden, sobrepasan las limitaciones y llegan mucho más lejos.

Muchos pequeños saberes vs. una gran pasión

buenas calificaciones

Finalmente, hay otro motivo por el que los buenos alumnos no están bien preparados para el éxito.

Es que la escuela nos enseña a saber un poco de todo. Piénsalo: cuando vas al colegio, tienes que aprobar a veces más de 10 materias. Entonces, si una te gusta más que el resto, tienes poco tiempo de prestarle atención.

Al final, terminas teniendo bastante conocimiento general, pero no puedes dedicarte a tu verdadera pasión. En cambio, los que triunfan en el mundo son los verdaderos apasionados.

Karen Arnold también asegura que quienes fueron excelentes en el colegio apoyan el sistema, se vuelven parte de él, pero no lo cambian”.

Sólo los que tienen pasión por algo, y van hasta las últimas consecuencias, logran grandes cambios.

[También puede interesarte: 5 hábitos de las personas exitosas que puedes imitar]

¿Sacabas buenas calificaciones en el colegio? ¿Estás de acuerdo con estas opiniones?


Otros

Entretenimiento

Calendario Maya: una herramienta de auto conocimiento

Del Factor Maya de José ARGÜELLES:“Oíd, ustedes, pobladores de la Tierra”, parecen decirnos cantando los monumentos levantados en los centros clásicos mayas del Baktun 9 (435 – 830 DC. Segunda visita galáctica de los mayas), Quienes nos construyer...

Salud

Somos Aprendices

 Somos aprendices.  Venimos a esta vida a aprender, de nosotros mismos, de los demás, de cómo ser un Ser Humano cada día más íntegro, volviendo a nuestra naturaleza compasiva, solidaria, amorosa.  Es un desafío diario caminar con nue...

Entretenimiento

Esta madre inventó un ingenioso plan para "castigar" a su hijo: ¿qué te par..

Una madre decidió hacer algo diferente para que su hijo aprendiera a colaborar en la casa.

share