Salud sexual para cardiopatas.

Compartir
Salud sexual para cardiopatas.

por Silvestre Faya Romero.

EDUCACION SEXUAL PARA ENFERMOS DEL CORAZON.- Por Silvestre Faya Romero. Quien conoce su condición de cardiópata después de sufrir  un dolor torácico y un diagnostico de infarto, sabe lo angustiante que llega a convertirse el momento de reanudar su vida sexual en pareja. La expectativa de un nuevo evento cardiaco obliga a postergar de manera temporal y a veces permanente la sexualidad intima. Hombres y mujeres por igual asumen que la sexualidad es un esfuerzo físico y temen recaer o incluso morir durante un acto sexual.  Todo paciente enfermo del corazón  que logre subir dos pisos de escaleras sin sufrir dolor torácico o disnea puede mantener relaciones sexuales con normalidad.  La realización de un acto coital   aumenta el número de latidos del corazón y al llegar al orgasmo se incrementan a 117 latidos por minuto. Recuperar la confianza en sí mismo es indispensable para aventurarse en una nueva sexualidad a sabiendas de que el corazón no está del todo bien. Un paciente cardiópata bien controlado no debe temer a sostener relaciones sexuales. Muchas veces la pareja no desea apoyar al cardiópata y la relación de pareja se termina. Posterior a un infarto al miocardio un porcentaje elevado de hombres presentan disminución del apetito sexual, disfunción eréctil o trastornos de la eyaculación. Las mujeres cardiópatas refieren frigidez e insatisfacción sexual. Aquellos pacientes que se someten a un plan de rehabilitación cardiaca y posteriormente consigan realizar el esfuerzo de subir dos pisos de escaleras sin sufrir alteración respiratoria o dolor torácico tendrán una mayor oportunidad de reanudar su actividad sexual, siempre y cuando lo apruebe su cardiólogo. OPINION EXPERTA. Consultando al  Dr. Edgardo López Mata, médico cirujano cardiotorácico  sobre la posibilidad de que los cardiópatas tengan una vida sexual normal, expresó: “Hay diferentes tipos de cardiopatía. Las congénitas y las adquiridas. En ambos grupos los pacientes tienen una vida sexual limitada. ¿Qué ocurre con los hombres y mujeres en esta situación? La actividad sexual se considera un esfuerzo grande y por lo mismo puede ocasionar un infarto o parada cardiaca. Entonces deben revisarse y diagnosticarse antes de que tengan una actividad sexual libre” ¿Usted recomienda que usen apoyos farmacéuticos para mejorar su vida sexual? “Si no tienen una revisión médica no es recomendable que tomen medicamentos, ya que estos pueden ocasionarles otros problemas con su corazón” OPTIMISMO O ABATIMIENTO. El paciente cardiópata tiende a ver la vida en tonos grises, todo lo ve cuesta arriba. La depresión puede llevarlo al abatimiento. Esta actitud propiciara que deje de luchar y considere que todo está perdido, lo cual no es así. Hay que recordar que los procedimientos farmacológicos, quirúrgicos, fisioterapéuticos y psicológicos se apoyan mutuamente para buscar la rehabilitación cardiaca y con ello recuperar las capacidades sexuales como; el deseo sexual, el lograr y mantener la excitación junto con una erección firme y sostenida y la obtención del clímax sexual.  Hombres y mujeres pueden caer en el desaliento creyendo definitiva la cancelación de su vida amorosa, cuando en realidad son contados los casos donde la vida sexual se prohíbe de manera definitiva. La comunicación médico-paciente es importante para no dejar huecos de información o falsas creencias. ¿LO INTENTAMOS, MI VIDA? La actitud mental con que se llegue al inicio de un intento sexual marcará la diferencia. Es de esperar que así como una persona fracturada teme hacer nuevos esfuerzos con la parte afectada, así el varón desconfiara de su papel como encauzador de un acto sexual con su pareja.  La mujer cardiópata estará tensa, temerosa de un nuevo evento y su vagina se presentara seca, carente de estimulación erótica. Estos obstáculos naturales posteriores a un evento cardiaco deben ser subsanados con el amor, la confianza y el mutuo apoyo que la pareja se prodigue. Existen medicamentos que apoyan la erección del varón como los conocidos denominados Viagra, Cialis, Levitra, Té Sensual que deberán ser aprobados por su cardiólogo para el momento en que las condiciones físicas y mentales de la pareja lo permitan. La alimentación restringida de un enfermo del corazón, donde las grasas y las comidas fuertes están prohibidas, contribuirá a que la vida sexual trascurra de manera más natural y fácil. La caminata diaria, disfrutada, hará que  la circulación de los órganos sexuales y la piel, trabajen en equipo y las cosas sean de mejor resultado en la cama. Las primeras relaciones sexuales se recomienda sean sin gran esfuerzo y si muy complacientes para ambos.  Cada pareja conoce sus posiciones favoritas, aunque la más recomendable para la primera vez es de cucharas; colocados de lado, el varón penetra  la vagina por atrás, levantado la pierna de su compañera y tocando su vulva, clítoris, senos, piernas. Esta posición es sumamente descansada y permite una penetración vaginal profunda. HABLE CON SU MEDICO Y PSICOLOGO. Reanudar la vida sexual después de un evento cardiaco o mantener la actividad sexual siendo cardiópata requerirá de la suma de capacidades profesionales de su médico y psicólogo. El deseo sexual requiere la seguridad que las cosas saldrán bien y cada día mejor. El apoyo médico psicológico será fundamental antes, durante y posterior a cada relación sexual. Hombres y mujeres que enfrentan día con día un padecimiento cardiaco pueden tener una vida sexual más feliz. Es un derecho que les asiste. www.sexologosilvestrefaya.com Fuente: Dr. Edgardo López Mata Cirujano Cardiovascular y Torácico.        


Etiquetas: sexo
Comentarios