Rutina de gratitud diaria para estar en armonía con el Universo

Compartir
Rutina de gratitud diaria para estar en armonía con el Universo

La gratitud es sumamente importante para estar en armonía con nosotros mismos, con los demás, y con el Universo. Se trata de un sentimiento tan noble… ¡Que hasta tiene una semana completa en su honor!


Tal vez sientas que eres una persona agradecida, pero ¿Estás seguro? ¿Cuántas veces por día te paras a dar gracias por todo lo que tienes?

Puedes sentir gratitud hacia todo lo que te ha tocado en la vida, pero con sentirla no alcanza. Es necesario también acostumbrarse a expresarla. Piensa cuando haces algo bueno por otra persona. Aunque hayas tenido esa actitud de forma desinteresada, seguro que te sientes bien cuando te dan las gracias.

[También te puede interesar leer: Las 5 cosas que las personas felices hacen todos los días]

Asimismo, para estar en armonía con el Universo, es necesario que agradezcas lo que te da cada día. Puedes creer que lo mereces, y tal vez así sea: pero de todos modos debes expresar tu gratitud.

Cuanto más agradecido seas, más cosas buenas llegarán a tu vida. Es un hecho.

Por eso, puedes poner en práctica esta rutina diaria. Es un ejercicio útil para “aprender” a ser agradecido. Es que como todo, aprender a valorar lo que se nos ha dado necesita también un entrenamiento.

Verás que cuanto más tiempo lo haces, más agradecido y feliz te sientes.


Aprende a ser agradecido en 6 sencillos pasos

Ser agradecido

1. El cuaderno

Elige un cuaderno especial para que sea tu compañero en la rutina de gratitud. No importa qué tipo de cuaderno sea, pero procura que esté nuevo. El agradecimiento requiere de su propio espacio.

También fíjate que sea un cuaderno con bastantes hojas. Aunque al principio no lo creas… ¡Necesitarás mucho espacio!

2. Empieza a escribir

Cuando tengas tu cuaderno, tómate un buen rato para sentarte y escribir todo aquello por lo que estás agradecido con el Universo, todo lo que te ha dado.

Como será la primera vez que lo hagas, tomará su tiempo, por lo que debes asegurarte de hacer este paso cuando estés tranquilo y sin apuros. Es que se trata de uno de los pasos más importantes.

Concéntrate y escribe todo lo bueno que hay en tu vida. Trata de no olvidarte de nada. ¡Hasta lo más pequeño cuenta!

[También te puede interesar leer: Cómo puedes hacer tu vida mejor enviando algunos mensajes de WhatsApp ]

Ser gradecido

3. Reflexiona

Cuando sientas que ya no hay nada más para agradecer, tómate un momento para reflexionar sobre todo lo que has escrito.

Verás que has escrito mucho más de lo que te creías capaz. Lee todo lo que agradeces y concéntrate en cómo te sientes.

Notarás que tu energía ha cambiado. Te sentirás mejor, con más fluidez. El Universo también lo notará.

4. Repite

Aunque creas que has agradecido todo lo bueno que tienes, no olvides que el cuaderno debía ser nuevo y tener muchas páginas. ¡Es que lo seguirás usando todos los días!

Ahora que ya has escrito lo más importante que tienes para agradecer, sólo te llevará unos minutos al día, pero debes ser constante.

Cada día , elige un momento para seguir anotando cosas que te generen gratitud. Puede ser algo que te haya pasado ese día (un aprendizaje, haberte cruzado un amigo, un bello momento vivido…) o pueden ser cosas que hayas olvidado antes.

Es que cuanta más gratitud expresas, más sientes que tienes para agradecer. Está comprobado.


Ser agradecido

5. Evalúa

Después de un mes de escribir el cuaderno de gratitud, tómate un momento de tranquilidad para evaluar cómo ha cambiado tu perspectiva desde que comenzaste.

Lee todo lo que has escrito y trata de medir tu evolución en este tiempo. ¡Cuántas cosas buenas te han pasado! Y eso que antes casi ni te dabas cuenta.

Puedes anotar cómo te sientes en este momento, analizando todo lo bueno que te ha pasado en el mes.

6. Valora y cambia

Ahora que puedes ver de manera gráfica todo lo que tienes, es momento de valorarlo. La clave de esta rutina es entender que puedes enfocarte en tus deseos sin sentirlos como faltas.

Puedes querer conquistar el mundo, pero no lo lograrás si no sabes valorar la porción de mundo que ya has conquistado.

Cambia tu punto de vista y empieza a enforcarte en ser agradecido por lo que tienes, en lugar de envidioso por lo que te falta. Si lo logras, habrás ganado la batalla más importante.

[También te puede interesar leer: 5 increíbles beneficios de sonreír médicamente probados... ¿No quieres intentarlo?]

Pero nunca te olvides de seguir completando el “diario de agradecimiento”. No importan cuánto tiempo pase, cuánto hayas cambiado y aprendido. Cada uno de nuestros días tienen algo para agradecer.

Fuente:
Comentarios