Rompiendo mitos sobre el consumo de huevos

1.9K
Rompiendo mitos sobre el consumo de huevos
1.9K

Rompiendo 6 mitos acerca de los huevos.

El consumo de huevos ha estado ligado a mitos que ha provocado en ocasiones que no se considerase un hábito saludable.


Ahora, vamos a desmitificar los 6 principales mitos y comprobar que sí son una opción sana, no aumentan el colesterol y pueden formar parte de una dieta saludable y equilibrada. 

1. Comer huevos aumenta el colesterol.
 Falso.
Hasta finales del siglo pasado se recomendaba limitar el consumo de huevos, por su alto contenido en colesterol, como una medida de prevención cardiovascular. En 1973, la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association, en inglés) recomendó limitar la ingesta de huevos a un máximo de tres por semana. Esta idea fue aceptada durante años por los responsables sanitarios, quienes a su vez la transmitieron a la población general.

Sin embargo, el efecto que el colesterol dietético (el ingerido a través de los alimentos) ejerce sobre los niveles de colesterol plasmático (el presente en la sangre) en personas sanas es mínimo y depende en gran medida de factores individuales como la genética, el peso corporal o los hábitos de vida (actividad física y tabaquismo).

2. No es bueno tomar un huevo todos los días. Falso.
Teniendo en cuenta la pauta de tomar 2/3 raciones/día entre carnes, pescados y huevos, para un niño, persona de tamaño pequeño o mediano, o inactiva, podría ser conveniente un consumo de 3-4 huevos/semana, mientras que una persona corpulenta, o físicamente activa, podría consumir hasta 7 huevos/semana.

El huevo es un alimento recomendable en todas las edades y muy adecuado en las etapas de crecimiento, circunstancias fisiológicas especiales (embarazo y lactancia) y para las personas mayores. No se debe renunciar al consumo de huevos sin causa que lo justifique, porque constituye una pérdida nutricional y gastronómica gratuita.

3. El consumo de huevos engorda. Falso.
No, un huevo de tamaño medio aporta tan solo 71 kcal. y una cantidad muy elevada de nutrientes. Unido a su efecto saciante, hace que el huevo sea un alimento útil en el control de peso. El poder saciante del huevo hace que nos sintamos llenos después de una la comida en la que se ha incluido, lo que contribuye a evitar una ingesta calórica excesiva. Por ello, ayuda a prevenir el sobrepeso y la obesidad. Así, cuando se toma en el desayuno, se tarda más en sentir hambre, lo que favorece una ingesta más controlada de alimentos a media mañana o en el almuerzo, frente a lo que ocurre cuando se hace un desayuno insuficiente o no se desayuna.

4. Hay que evitar comer los huevos crudos. Verdadero.
En este caso, cocinar el huevo es un aspecto imprescindible por diversos motivos. Por un lado, tenemos que tener en cuenta que posibles microorganismos, como la bacteria salmonella, podría estar presente en el huevo. Como explica la Organización Mundial de la Salud (OMS), una temperatura de cocción por encima de los 60 grados centígrados aseguraría su destrucción.

Por otro lado, tomar huevo crudo no va a facilitar que tengas una buena digestión. Únicamente absorberíamos la mitad de las proteínas por la presencia ovomucoides y ovoinhibidores que bloquean las enzimas de nuestro cuerpo encargadas de digerir las proteínas que consumimos.

5. Antes de introducir los huevos en la nevera se deben de lavar bajo el agua del grifo unos minutos. Falso.
Los huevos tienen una protección natural antibacterias, de modo que solo hay que lavarlos si se van a comer al instante. De otra manera, estaremos dejándolos desguarnecidos frente a posibles contaminaciones. Nada de guardar días en el frigo un huevo cocido que ya haya pasado por el grifo.

6. Los huevos de color son más nutritivos que los blancos. Falso.
¿Los huevos morenos son mejores que los blancos? No. El color de la cáscara no supone ninguna diferencia en relación con el valor nutritivo de un huevo. Los huevos morenos suelen ser más caros por dos razones: en primer lugar, el tipo de gallinas que pone huevos morenos lo hace en menor cantidad que el otro tipo, y, en segundo lugar, si existe una demanda mayor de huevos morenos, las tiendas pueden aumentar los precios.

Fuentes
:
http://www.habitossaludables.net/
Huevo.org
http://www.huevo.org.es/
http://www.eufic.org/article/es/artid/Consideraciones-sobre-huevos-nutritivos-seguros-consumo

El mito de no comer huevos todos los días ha llegado a su fin.
Comentarios