Reportan un caso de "ameba come cerebros" en Argentina: ¿hay que preocuparse?

Compartir
Reportan un caso de "ameba come cerebros" en Argentina: ¿hay que preocuparse?

La meningoencefalitis amebiana primaria es una enfermedad, rara y por lo general mortal, del sistema nervioso central (encéfalo y médula espinal); es causada por el Naegleria fowleri. Un niño de ocho años murió en Argentina por esta causa, así que ahora son muchas familias las que se preguntan si deberían preocuparse.    


[También te puede interesar:
Tui-na: cómo aplicar un masaje chino eficaz para el dolor de cuello y espalda]


Las amebas que causan esta infección viven en agua dulce y a menudo estancada

Las amebas que causan esta infección viven en agua dulce y a menudo estancada, en todo el planeta. Cuando las personas, por lo general niños o adultos jóvenes, nadan en agua contaminada, las amebas pueden penetrar en el sistema nervioso central a través de la mucosa nasal. Al alcanzar el encéfalo, causan inflamación, muerte tisular y hemorragias.
 
Síntomas

Los síntomas comienzan en un plazo de 1 a 2 semanas. A veces el primer síntoma es un cambio en el olfato o el gusto. Más tarde, aparecen dolor de cabeza, rigidez de nuca, fotosensibilidad, náuseas y vómitos. Las personas afectadas desarrollan confusión, somnolencia y sufren convulsiones. La infección avanza rápidamente, causando la muerte en un plazo de 10 días.

En 2017 por primera vez se reportó en Argentina un caso de MAP

Caso argentino

A fines de 2017 por primera vez se reportó en Argentina un caso de MAP. Terminó con la vida de un chico de ocho años de la localidad bonaerense de General Arenales, cercana a Junín y a unos 320 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires.

El pequeño adquirió la infección en aguas de la laguna Mar Chiquita, que estaba contaminada, en febrero del año pasado. La ameba le entró al cuerpo por la nariz y se dirigió al cerebro.

El niño tuvo fiebre, cefalea y vómitos. También manifestó fotofobia y sonofobia (intolerancia a la luz y a los ruidos), y signos meníngeos. Luego comenzó con fallas respiratorias y hemodinámicas y cuadro de encefalitis, deterioro progresivo del sensorio, hemiparesia braquiocrural derecha y convulsiones. Falleció dentro de los cinco y siete días desde que iniciaron los síntomas.

Sucedió en febrero de 2017. En ese momento fue documentado por el Reporte Epidemiológico de Córdoba (REC). Pero ahora el tema adquirió trascendencia mundial, ya que fue reportado y difundido por la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas (ISID).

¿Deberíamos tomar precauciones?

Las infecciones por Naegleria fowleri son poco frecuentes. En los 10 años que abarca el periodo entre el 2007 y el 2016, se reportaron 40 infecciones en los Estados Unidos. Sin embargo, en aguas dulces y templadas (como lagunas, lagos y ríos) puede estar presente.

Según explicó el doctor  Raúl Costamagna a Clarín,   "El que produce la enfermedad es el trofozoito. Si ingresa el quiste (o sea la pelotita donde adentro está la ameba durmiendo) y no desenquista, el paciente se va a sonar la nariz o la va a expulsar"

Además, agrega: "cuando uno nada horizontalmente está expulsando permanentemente el agua de la nariz y la boca. Por eso, nadar no causa tanto problema como el tirarse tipo 'bomba', o de pie, o hacer buceo, donde el agua sí entra a presión y está más tiempo en la nariz".

"Si se bañaran hasta el cuello, y se lavaran la cara, o metieran la cabeza en el agua, e inmediatamente soplaran sacando el agua de la nariz, es muy difícil que se produzca la infección. No es fácil, sino habría más casos"

Fuentes:
Etiquetas: ameba, parasito
Comentarios