Reflexología:Cuando la ansiedad se convierte en un trastorno

223
Reflexología:Cuando la ansiedad se convierte en un trastorno
223

La REFLEXOLOGÍA regula el sistema neuroendócrino para controlar la ansiedad

 En diferentes momentos sentimos ansiedad, estrés, temor o angustia y nuestro cuerpo reacciona para poder resolver la situación. Pero cuando estos sentimientos perduran y se hacen más recurrentes e intensos, estamos en presencia de un trastorno de ansiedad.

 La ansiedad es una respuesta de lucha-huida. Es una reacción refleja primitiva que nos prepara para luchar o huir ante la presencia del peligro. Por eso, la finalidad de la ansiedad es proteger al organismo activando acciones físicas y emocionales de respuesta ante el estímulo.
 El encargado de coordinar estas respuestas es el Sistema Nervioso. Ante la percepción de un estímulo de peligro,  nuestro cerebro lo interpreta y se  comunica con el Sistema Nervioso Autónomo para que efectúe una serie de cambios que preparan al individuo para luchar o huir. De esta forma, nuestro sistema muscular se tensa  para poder emprender la acción de huida o lucha, se dilatan las pupilas para agudizar la visión, el Sistema Cardiovascular incrementa el ritmo aumentando el flujo sanguíneo en los músculos. En el cerebro se redistribuye la sangre disminuyendo el flujo en las zonas del razonamiento e incrementándolo en a las zonas donde se desarrollan las respuestas instintivas y motoras. Aumenta el ritmo respiratorio, obteniendo más oxígeno necesario para incrementar la energía. Sube la temperatura corporal provocando mayor sudoración,  etc. Todos estos cambios constituyen la respuesta fisiológica de la ansiedad, necesaria para proteger al organismo y finalizará cuando el organismo se siente a salvo.
 Para refrenar la respuesta de ansiedad suelen ponerse en acción el Sistema Nervioso Parasimpático, encargado de proteger y reparar al organismo y el Sistema Endócrino que liberará sustancias químicas que destruyen la adrenalina y la noradrenalina, causando la desactivación de la ansiedad.
 Pero, si la ansiedad pasa de ser un episodio poco frecuente, de intensidad leve a moderada, con una duración limitada y se convierte en una situación reiterada con  intensidad alta y duración prolongada, con reacciones desproporcionadas que causan mucho sufrimiento e interfieren en diferentes áreas de la vida cotidiana, el individuo siente alterada su calidad de vida. Dependiendo  de la intensidad de estas alteraciones se convierte en un trastorno donde el componente principal es un desequilibrio sistémico del organismo.
 Una forma de acompañar este proceso para revertirlo, es la Reflexología. Siendo el canal de conducción del estímulo el sistema nervioso, la Reflexología puede enviar las señales necesarias al sistema para que éste se autorregule.  La sensación de calma y relajación que produce la terapia, sumado al manejo reflejo del sistema neuroendócrino, le permitirá regular las respuestas de ansiedad, produciendo una reparación efectiva del organismo. Constancia y continuidad en el tratamiento, nos permitirá tener cambios asombrosos con esta problemática, mejorando la calidad de vida de la persona que padece este tipo de trastorno.
 Rlga Mabel A. Davila
Reflexología Clínica CR
www.reflexologiaclinicacr.com

Comentarios