Receta sencilla y saludable de crème brûlée

Lu B. por
0
183.8K
Receta sencilla y saludable de crème brûlée
183.8K

La “Crème brûlée” es un postre tradicional de Francia. El nombre de este plato dulce se traduce como “crema quemada". En efecto, consiste en una crema que se espolvorea con azúcar y se quema para obtener una capa crujiente de caramelo. Normalmente la receta suele incluir crema de leche y varias yemas. Sin embargo, esta versión de Vegan Richa ofrece una alternativa libre de lácteos que también es apta para veganos y celíacos.


Ingredientes (rinde para cuatro porciones)


- 1 taza de anacardos (castañas de cajú) remojados por seis a ocho horas
- ½ taza de agua. Para preparar otra variedad Crème brûlée, puedes reemplazarla por 1/2 taza de café bien fuerte.
- 2 tazas de leche de almendras (receta)
- 1/2 taza de azúcar
- 1/4 de taza y 2 cucharadas de harina de garbanzos
- 1 cucharada y media de almidón de maíz
- 1/8 de cucharadita de sal
- 2 vainas de vainilla, abiertas al medio y raspadas para extraer su pulpa (puedes reemplazarlas por un poquito de extracto de vainilla)
- 2 a 3 cucharadas adicionales de azúcar

Preparación


1.
Cuela y enjuaga los anacardos (castañas de cajú) y colócalos en una procesadora o en una licuadora potente. Añade el agua y procesa hasta obtener un puré bien suave y cremoso. Tal vez necesites raspar los bordes del recipiente con una espátula para que todos los ingredientes se integren bien. Cuando termines deja esta preparación a un lado.


2.
En una cacerola mediana, mezcla la leche de almendras, 1/2 taza de azúcar, la harina de garbanzos, el almidón de maíz, la sal y las vainas de vainilla con su pulpa. Calienta todos los ingredientes a fuego medio, sin dejar de revolver, hasta que empiecen a hervir suavemente. Cuando esto suceda, la preparación comenzará a adquirir una textura más espesa. Sigue revolviendo, raspando los bordes de la olla cada tanto. La leche deberá hervir durante dos minutos. Al cabo de este tiempo, retira la cacerola del fuego y deja enfriar por 10 minutos.


3.
Coloca cuatro ramequines o cazuelas sobre una bandeja para horno.

4. Cuando la preparación se haya enfriado, quita las vainas de vainilla y déjalas a un lado. Vierte esta mezcla sobre el puré de anacardos en la procesadora. Procesa nuevamente hasta obtener una pasta de textura bien suave.

5. Divide la crema equitativamente entre las cuatro cazuelas. Cúbrelas con papel de aluminio y llévalas al refrigerador  hasta que se enfríen por completo. Esto tomará, al menos, tres horas.  También puedes hacer la preparación con algunos días de antelación, ya que la mezcla se conservará en buen estado por tres o cuatro días.


6.
  Antes de servir, rocía la superficie de la crema con media cucharada de azúcar por cazuela. Deberás formar una capa delgada, lo más pareja posible. Para que resulte más sencillo hacer esto, rota el recipiente con un movimiento circular mientras espolvoreas el azúcar.

7.
Con un soplete, derrite el azúcar hasta que empiece a burbujear y se vea dorada. Alternativamente, puedes poner el horno al máximo y colocar las cazuelas en la parrilla. Así, recibirán el fuego desde arriba y se formará la capa crujiente de caramelo. Si vas a hacer esto asegúrate de usar recipientes aptos para horno.


8.
Luego de dorar la superficie del postre, espera aproximadamente una hora para comerlo. No lo lo enfríes en el refrigerador, ya que esto hará que se derrita el caramelo.

Fuentes:
Comentarios