Receta para Várices y Piernas Cansadas

Compartir
Receta para Várices y Piernas Cansadas

Con la llegada del verano la temperatura aumenta y nuestro cuerpo realiza varios ajustes para soportar el calor. Uno de ellos es la vaso dilatación periférica (aumento del diámetro de los capilares sanguíneos) para favorecer la liberación de calor desde la sangre hacia la piel. Con ello el regreso de la sangre al corazón (retorno venoso) se hace más difícil, siendo las venas de nuestras piernas quienes más sufren.


 Normalmente la sangre fluye mucho más lento a través de nuestras piernas debido a su lejanía con el corazón, de hecho parte del impuso para regresar a él lo dan los mismos músculos de las piernas que, al movernos, comprimen las venas de las piernas y “empujan la sangre” hacia la bomba cardiaca.

Las venas poseen unas especies de compuertas que solo se abren un una dirección, hacia el corazón, por lo cual la sangre solo puede ir avanzando o quedarse detenida al interior de las venas. Lamentablemente las venas no son elásticas, por lo que si la sangre se mueve muy lento a través de ellas con el tiempo se deformaran, haciéndose más anchas, produciendo várices. El sedentarismo, los hábitos alimenticios, estar mucho tiempo sentado o de pie favorecen este proceso. Esta situación se acentúa en verano por lo explicado anteriormente, por lo que es fundamental prevenir complicaciones, la sensación de cansancio, venas inflamadas o de un color visible (generalmente violeta), picazón o incluso dolor en las piernas son signos de varices.    

Concejos para prevenir los varices.

 Lo más sencillo es recostarse y poner los pies a una altura por sobre el nivel del corazón, esto favorece el retorno venoso de las piernas y acelera el flujo de sangre en esta zona, ayudando a mover toxinas y desechos que los tejidos hallan acumulado durante el día, favoreciendo su recuperación. Con 10 a 15 minutos es suficiente. Esto aumenta la presión sanguínea, si usted es hipertenso realícelo con precaución.

Después de bañarse aplíquese agua fría en sus piernas, esto genera una contracción muscular intensa en las piernas dando un impulso a los líquidos que se encuentran retenidos en ellas. Luego aplique agua caliente (no es necesario que queme) para favorecer la llegada de nuevos fluidos cargados de nutrientes y oxígeno a los tejidos. Alterne entre golpes de agua fría y caliente un par de veces y finalice con agua fría. Realice actividad física, esto fortalecerá su musculatura y su circulación.

Disminuya el consumo de sal y azúcar o simplemente no las consuma. La sal genera una potente retención de agua en los tejidos que entorpece la circulación. Estudios recientes han demostrado que el azúcar de mesa (azúcar blanca) también tiene un efecto similar en el cuerpo.

Consuma frutas, verduras frescas y te verde. Las vitaminas y los antioxidantes mejoran la circulación sanguínea.

Ayúdese con la aromaterapia. Los aceites esenciales pueden inducir cambios potentes en los tejidos del cuerpo, por lo que es posible tonificar la red venosa de las piernas e inducir una mejor circulación en ellas.
Te comparto una receta práctica:

 10 ml de aceite de Oliva puro
 1 gota de ciprés 1 gota de Lemon grass
 1 gota de Romero alcanforado
 1 gota de Espliego o Lavanda
 1 gota de Menta  

Mezclar bien y aplicar en las piernas dando un masaje en dirección al corazón, de preferencia 2 veces al día. Repetir todos los días por dos semanas y dejar una semana de descanso. Evaluar y continuar con el tratamiento.
Puedes preparar otras cantidades manteniendo la proporción.

Recuerda siempre que Sentirse Bien... es Esencial.

Etiquetas: aromaterapia, piernas, venas
Comentarios