Receta: ñoquis de camote y algunas salsitas para acompañarlos

Lu B. por
1
34.7K
Receta: ñoquis de camote y algunas salsitas para acompañarlos
34.7K

Los ñoquis son típicos de la cocina italiana, aunque existen platos similares en distintos países del mundo. A pesar de que los ingredientes y el modo de preparación de este plato son distintos a los del resto de las pastas, normalmente se los suele incluir dentro de esta categoría.


Los ñoquis de patata suelen ser los más conocidos, especialmente en el Cono Sur, pero siempre es bueno probar nuevos sabores en la cocina. En esta receta de Oh My Veggies se los prepara con camotes (también conocidos como batatas). Conjuntamente, encontrarás algunas salsas con las que puedes acompañarlos.

Ingredientes (rinden para 6 porciones)

- 1 taza y media de camotes asados y hechos puré. Deberás colar el puré durante dos horas para drenar tanto líquido como sea posible. Asegúrate de usar un colador de malla bien fina o similar para no desperdiciar comida.
- 170 gr de requesón (ricota). También deberás colarlo en un colador de malla fina dos horas antes de comenzar a cocinar.
- 1/2 taza de queso parmesano rallado
- 1 cucharadita de sal
- Una pizca de azúcar morena
- 1 taza y ¼  (aproximadamente) de harina común y un poquito más para darle forma a los ñoquis

Preparación

1. Aplasta alrededor de 500 gr de camotes con un tenedor y hornéalos a 200°C durante 60 o 90 minutos o hasta que estén tiernos. Deja que se enfríen un poco, pélalos y písalos para hacerlos puré.

2. Mezcla el puré de camote y el requesón (ambos colados durante dos horas) en un recipiente grande. Luego, añade el parmesano, la sal y el azúcar moreno. Revuelve hasta que los ingredientes estén bien integrados. Por último, agrega la harina de a dos cucharadas por vez hasta que se forme el bollo.

La clave para que los ñoquis queden bien es incorporar la menor cantidad de harina posible. El bollo debe quedar ligeramente pegajoso, pero no tan pegajoso que sea imposible manipular la masa. Observa la textura que debe tener en la imagen de arriba. 

3. Cuando tengas listo el bollo, colócalo sobre una superficie enharinada y divídelo en tres partes. Con las palmas de tus manos, haz rodar cada una de las partes para estirarlas y formar una tira de masa de alrededor de 50 cm de largo. Tal vez necesites agregar un poquito más de harina para amasar.

4. Con un cuchillo, corta cada tira en trocitos de 2,5 cm. Si quieres, puedes darle forma a cada ñoqui usando los dientes de un tenedor. Para ello, coloca la bolita de masa sobre el tenedor, presiona el centro de ella con tu pulgar y haz que se deslice por los dientes.

5. Hierve los ñoquis terminados en una olla grande llena de agua salada por 3 o 5 minutos o hasta que estén tiernos. Cuando estén listos, sácalos con una cuchara perforada y deja que se enfríen un poco.


6. Sofríe los ñoquis en una sartén con una cucharada de mantequilla o aceite de oliva a fuego entre medio y fuerte por aproximadamente seis minutos. También puedes agregar hierbas frescas, ajo o cebollas caramelizadas.

Algunas salsas que combinan bien con este plato

Primera opción: salsa de zapallo, que dará como resultado un plato dulce.
Segunda alternativa: El delicioso contraste entre el sabor picante del roquefort y el sabor ligeramente dulce de los camotes.
Tercera opción: una salsa de tomate con verduras para quienes buscan algo más tradicional.

1. Salsa de zapallo

Ingredientes
- 1 zapallo anco grande, de aproximadamente 700 gr
- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 2 chalotes picados
- Sal y pimienta (a gusto)
- 1 hoja de laurel
- Una pizca de nuez moscada en polvo
- 6 hojas frescas de salvia cortadas en tiritas bien finitas
- 1 taza de caldo vegetal
- 1/2 taza de queso rallado

Preparación

1. Corta el zapallo al medio, a lo largo, y quítale las semillas y la parte fibrosa. Pélalo y córtalo en cubos pequeños.

2. Coloca el aceite de oliva y los chalotes en una sartén y llévala a fuego medio. Cuando los chalotes empiecen a tomar color, agrega el zapallo y condimenta con sal y pimienta. Sofríe por algunos minutos para dorar ligeramente la superficie de los cubos.

3. Añade la hoja de laurel, la nuez moscada, la salvia y el caldo. Cubre la sartén y cocina por aproximadamente 8 minutos, o hasta que la calabaza esté tierna ( sin llegar a que se deshaga).

4. Pisa la preparación o licuala para terminar la salsa.

2.  Salsa de roquefort

Ingredientes
- 55 gr de roquefort
- 2 cucharadas de crema (nata)
- 1/4 de cucharadita de ajo en polvo


Preparación

1. Pisa el roquefort con un tenedor para desmenuzarlo y colócalo en un recipiente.

2. Sobre los trocitos de roquefort, vierte la crema y agrega el ajo en polvo.

3. Toma 1/4 de taza del agua de cocción de la pasta y colócala dentro del recipiente. Mezcla bien.

4. Luego de colar la pasta, vuelve a colocarla en la olla. Por encima de ella, vierte la preparación que hiciste en el paso anterior.

5. Lleva la olla a fuego medio y revuelve hasta que la salsa tome la consistencia deseada.

3.  Salsa de tomate con vegetales

Ingredientes

- 2 cucharadas de aceite de oliva
- 1 diente de ajo machacado
- 1 cebolla mediana, pelada y picada en cubitos bien chiquitos
- 100 gr de zanahorias peladas y ralladas
- 50 gr de calabacín (zapallito) rallado
- 50 gr de champiñones rebanados bien finitos
- 1 cucharada de aceto o vinagre balsámico
- 400 gr de puré de tomate
- 1 cucharadita de azúcar moreno
- 1 cubito de caldo vegetal disuelto en 400 ml de agua hirviendo
- Un puñado de hojas frescas de albahaca troceadas con las manos
- Sal y pimienta negra molida (a gusto)

Preparación

1. Calienta el aceite en una olla. Agrega el ajo machacado y saltéalo por algunos segundos. Luego, agrega la cebolla y saltea por dos minutos más.

2. Añade las zanahorias, el calabacín y los hongos y saltea por cuatro minutos, revolviendo cada tanto.

3. Agrega el aceto balsámico y deja que la preparación se cocine por un minuto más.

4. Añade el puré de tomate y el azúcar. Revuelve para integrar los ingredientes, tapa la olla y deja que la salsa hierva a fuego lento por ocho minutos.

5. Agrega el caldo vegetal y cocina por dos minutos más, revolviendo todo el tiempo.

6. Agrega la albahaca y condimenta con sal y pimienta a gusto.

7. Vierte la preparación en una licuadora y licua hasta obtener una salsa de textura suave.

Fuentes:
Comentarios