Quizá creas que llorar es para débiles, pero tiene estos beneficios para tu cuerpo

Casi siempre asociamos llorar con sentirnos tristes, dolidos, nostálgicos o incluso enfurecidos, pero en realidad también pueden ayudarnos a expresar felicidad y alegría.

 Ya son muchos los estudios que demuestran cuáles son los beneficios de llorar para nuestro bienestar físico y emocional.

La conclusión siempre es la misma: llorar es natural, es conveniente y más usual de lo que la gente piensa.

Estos son algunos de los beneficios más importantes de llorar.

Las lágrimas son calmantes

Llorar tiene un efecto relajante sobre nuestro cuerpo entero, porque nos ayuda a liberar emociones y desahogarnos. Además, contribuye a disminuir los episodios de angustia al activar el Sistema Nervioso Parasimpático, que se encarga de mantener la relajación y el descanso cuando nos enfrentamos al estrés y a los esfuerzos.

Hay 3 tipos de lágrimas

 Cada una de estas lágrimas tiene una composición distinta y es liberada en condiciones específicas. Las lágrimas basales están compuestas principalmente de proteínas y su función es humedecer nuestros ojos con cada parpadeo. Las lágrimas reflejas son las que liberamos por acción de agentes externos como el humo o el viento, y su función es protegernos de la irritación.

Por último, las lágrimas emocionales son las que liberamos como respuesta a emociones fuertes, como cuando estamos tristes o felices. Contienen hormonas y prolactina que actúan como analgésicos naturales.

Alivia el dolor, mejora el sueño y el humor

Está comprobado científicamente que las lágrimas emocionales liberar dos sustancias muy importantes para la regulación del dolor y del bienestar general: la oxitocina y la endorfina. La acción conjunta nos ayuda a aliviar nuestros malestares físicos y emocionales, pero además mejora nuestro estado de ánimo. Debido a sus efectos relajantes y al alivio del dolor, llorar puede contribuir a que conciliemos el sueño más fácilmente.

Reduce la ansiedad y el estrés

Hay ciertos compuestos que son los causantes de la angustia, el estrés, el nerviosismo y la agresividad. Algunos de ellos son el manganeso y la adrenalina, y sucede que al llorar nuestro cuerpo libera precisamente estas sustancias. Suena contradictorio, pero en realidad ayuda a disminuir nuestros niveles de estrés y nos relaja.

Ayuda a generar empatía y comunicación

Sucede con mucha frecuencia que cuando vemos a alguien llorando no podemos evitar sentir que debemos brindarle un hombro o ayudarla de alguna forma. Es decir, llorar puede ayudarnos a recibir el consuelo y el apoyo de los demás. Esto no quiere decir que debemos llorar cada vez que necesitamos el apoyo de alguien, es solo una consecuencia natural de ver a alguien llorando, y en cambio evitar las lágrimas puede volverse frustrante porque no conectaremos con nadie que pueda entender nuestro sentimiento.

Nos ayuda a conocernos mejor

Algunos expertos creen que existe “la ciencia del llanto” y que por medio de su estudio podríamos determinar por qué algunas personas tienden a llorar más que otras. 

Identificar las situaciones en las que lloramos puede ayudarnos a conocer ciertos rasgos importantes de nuestra personalidad y nos permite determinar nuestras debilidades y vulnerabilidades.

Fuente:
Etiquetas: